Los jóvenes, la fiesta y la política

Los jóvenes, la fiesta y la políticaEste blog está cerca de morir de éxito… agraciadamente, será en principio una muerte temporal.  Mi número de visitas al día se acerca peligrosamente a las 1.000 visitas únicas (en poco más de medio año desde que lo inicié), y eso, curiosamente, tiene un lado malo. La empresa de hosting en donde está alojada este servidor ya me ha mandado el mensajito que o amplio mi tráfico de datos o me cortan el servicio. Y mi situación de paro hace que me las tenga que ingeniar para sacar el dinero necesario para hacer la ampliación. Agraciadamente mi libro “de poco sociable a seductor” se está vendiendo bastante bien, y los compradores, además de adquirir el mejor libro de esas características que existe, han hecho posible que este blog continúe. Hablo muy poco de mi blog y de mí… Llevaba casi dos meses con este blog medio abandonado. Los blogs por lo general no dan mucho dinero. Uno lo hace por que le gusta, en mi caso, me gusta tener influencia y me gusta ayudar a forjar el mundo del mañana con mi propio mundo interior. En este artículo, los jóvenes, la fiesta y la política.

Política y desgracias

He estado viendo por la tele los dramáticos acontecimientos que se han producido en una de esas macrofiestas que se celebraba con motivo de la “noche de Halloween”. Esta es una fiesta muy antigua. Su origen parece que se remonta a los antiguos celtas (o sea, habitantes del centro y oeste de Europa en la Edad de Hierro). Y es una fiesta que tiene su origen en un fenómeno mental, asociado a un fenómeno natural. Concretamente, esa sensación que tenemos los habitantes de Europa occidental de inmersión en la oscuridad y el frío del invierno después del calor y de los días soleados del verano. En España la fiesta antigua se cristianizó y luego celebremos el “día de todos los santos”, pero en el fondo la fiesta es la misma, y es una forma de que nuestra mente y nuestra sociedad tiene de “cambiar el chip” y afrontar con un poco de teatro (en eso consisten las religiones) que se va el calor y el verano y que viene el largo, frío y oscuro invierno. Y desde luego, si el verano es la vida, el invierno es la muerte. Muerte como la que se ha producido en ese recinto de Madrid (Madrid Arena, si no me equivoco, y si no me equivoco también, no es exactamente una macrodiscoteca como sí es “Fabrik”, si no más bien una sala multiusos que se usa a veces de macrodiscoteca).

Lo primero de todo, lamentar mucho estas muertes, además han sido mujeres probablemente aplastadas y asfixiadas debido a su menor tamaño. Pero también lamento que los medios de comunicación hallan usado durante décadas fenómenos como este, llenos de muerte y sangre, para con ello “tapar” otros asuntos muy graves, como fue en su día la apuesta de José María Aznar de hacer una España como un país formado a base de construcción e industria del mojito. Desde luego, le viene bien esto a los medios de comunicación de siempre. Ellos tapan con muerte sus trapos sucios y la crisis y cubren así el poder muy oscuro y cruel que está detrás de esos medios. Agraciadamente esta situación ha empezado a cambiar. Cadenas como La Sexta, Cuatro y otras, hacen que la manipulación de juzgado de guardia que ha ejercido Antena 3 durante cerca de dos décadas en las que se gestó nuestra ruina como nación, haya empezado a dar para atrás, como cuando un camión se mete en una calle que  no tiene salida y tiene que empezar a dar para atrás, o sea, a corregir su decisión errónea de ir por un camino que no tenía salida.

Aun así, esta desgracia podría tener detrás algún que otro componente político. No tenemos más que ver lo que ha hecho Arthur Mas en Cataluña con las concesiones de las licencias de la ITV (que todos los que tenemos coche sabemos que dan suculentos beneficios). Habiendo estado detrás de la Comunidad de Madrid durante mucho tiempo una tipa como Esperanza Aguirre, que cada vez que abre la boca dice una sandez de escándalo, cualquier cosa se puede esperar de la concesión del Madrid Arena a una contrata (empresa que administra el recinto para sacarlo beneficio, aunque no sea de su propiedad).

Pues decía, ese inepto de Arthur Mas (no se como se escribe, pero ni lo pienso averiguar porque para mi este cretino no tiene ningún tipo de mérito como para tener que aprenderme su nombre) parece ser que ha regalado las licencias de ITV a amigos suyos con el fin de sacar para sí mismo algún que otro buen beneficio (Aznar era especialista en hacer eso también). Y resulta que lo han pillado. Pero como diría “Terminator” “no problema”, pues Artur Mass tiene una carta debajo de la manga: la carta del independentisimo catalanista. No se si el componente político habrá influido en el caso de la desgracia del Madrid Arena, pero lo que es seguro es que espero que llegue el día en donde todas las personas que han escondido cartas marcadas debajo de su manga se les incendie la baraja al completo.

La juventud española

Y hablo de la desgracia del Madrid Arena, porque no puedo por menos de ver en ella un sistema de juventud que se nos ha impuesto. Nadie podrá acusarme jamás de falta de empatía y de compasión. Siempre me he puesto en el lugar de los demás hasta llegar al punto de que he sido capaz de sufrir con el dolor ajeno. Y esto lo digo por si este testo lo lee alguien relacionado con la desgracia. Pero hace tiempo que aprendí ha ir a las raíces, y la raíz del problema de la juventud en España no es la fiesta; si no la incultura. Pero me gustaría profundizar más en esto. Y me gustaría profundizar en que existen dos tipos de jóvenes españoles (creo que es lo mismo para países como Argentina y los demás de Suramérica, en donde tengo a uno de cada dos lectores). Concretamente, el tipo introvertido y el tipo extrovertido. Aunque esto es más complejo. No hay que confundir a un introvertido con un tímido. Puede haber personas de cerebro extrovertido que sean tímidas. El introvertido, para mi entender, es algo distinto, y yo lo relaciono con el tipo de carácter melancólico cuyo concepto nos legaron los pensadores de la Grecia Clásica. En España hay y ha habido siempre dos tipos de juventud. Lo que pasa es que los extrovertidos parece que dan “más guerra”, y hacen más ruido. Mis investigaciones en mente humana no dejan de darme más y más sorpresas. Y para desvelar algunas de esta sorpresas, que desde luego tiene que ver con las dos formas de ser español que existen (la dos españas, aunque Artur Mass, Aznar y otros descerebrados quieren acabar con la diversidad e imponer su monologismo a todos y para siempre), nos remitimos a un posterior artículo, que creo que se titulará “las dos formas de ser joven y español hoy en día”. A él me remito para terminar el pensamiento que me ha inspirado este artículo.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Nuestra vida como proyecto simbólico y como destino (4)
  • La crisis económica y sus consecuencias políticas (4)
  • La crisis y la falta de autoestima (4)
  • Todos tenemos defectos y virtudes para seducir (4)
  • La clave de la felicidad: estar a gusto en tu casa (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>