Los tímidos también aman

Los tímidos también amanAyer en un comentario recordaba la anécdota que me sucedió ya hace más o menos un par de años, cuando la mujer de mi vida llamó al fin a mi puerta, tras mucho esperar que esto sucediese… Por aquél entonces llevaba ya casi una década completamente sólo, encerrado en mi habitación creándome mi propio mundo particular. El mundo de fuera era hostil, la gente en vez de ayudarte veía en ti más una oportunidad de mofarse y divertirse con la peculiar enfermedad de la fobia social. Y esto es importante: esa gente que tanto se mofaba de que yo estaba enfermo (pues estaba enfermo) era mucho más estúpida que yo, mucho más fea que yo, mucho menos valiosa que yo, mucho menos atractiva que yo… La timidez como enfermedad (fobia social) no tiene nada que ver con lo que valemos. Yo ya he superado mi fobia social. Me falta de superar del todo mi depresión (de lo que ya he hablado en otros artículos, pero se que ahí también estoy en un punto crítico, marcado por mi definitivo éxito profesional o mi definitivo fracaso…) Es curioso, cuando miro hacia atrás me doy cuenta de que yo he sido una persona insociable; pero también una persona popular. A día de hoy vuelvo a ser popular, siempre lo fui, a pesar de ser cayado, tímido, algo retraído. Irónicamente eso también enamora, a veces más que la extroversión. La fuerza del alma de los introvertidos hace que muchos caigan enamorados ante tan poderoso peso. Tengo muchas cosas que contar sobre la timidez. A veces pienso que si esa gente que me conoció en el bachillerato me viese ahora, no me reconocerían. Ahora simplemente soy como yo soy. Entre estas cosas que tengo que contar de la timidez, tendría cierta importancia la relación que hay entre extroversión y sociabilidad. Y es que, curiosamente, no es lo mismo. Muchas personas extrovertidas no son sociables, no son agradables, no saben bien cómo socializar. Pero el simple peso de ser extrovertido tira mucho, y por eso las personas introvertidas no se dan cuenta de que este factor (introversión-extroversión) no es tan importante a la hora de socializar. Socializar es un arte, y creo que muchos tímidos y fóbicos sociales abandonamos esa idea de vivir una vida monacal (casi encerrados en un monasterio no reconocido) debido a que la fuerza del amor y de la sexualidad nos dio ese empujoncito necesario para salir a la calle a enfrentar nuestros demonios.

Esta puta sociedad te hace creer que la timidez es delito (a diferencia de la corrupción). Y claro, yo me creía un enorme criminal.

En este artículo, los tímidos también aman.

El amor de mi vida llamó a mi puerta

Y digo, que ayer recordaba una anécdota que me sucedió hace dos años. Estaría yo más o menos en mi séptimo año de monacato absoluto, a lo monje sabadico pero más solitario aún. Y recuerdo que estaba en mi habitación estudiando para un examen, dándole ya el último repaso antes de realizar una de mis escasas incursiones en el mundo de los vivos para realizar el examen en la facultad. En ese momento, sobre la una del mediodía o así, llamaron al timbre. En una ciudad puede ser algo habitual que llamen a tu timbre (comerciales, el de la bombona, la vecina que te quiere pedir sal…). Pero en un pueblo no es algo habitual, y mucho menos en un pueblo que cada día se parece más a un inmenso nicho colectivo.

Mi tierra estaba muerta y yo me creía un zombie

Recuerdo que yo pensé que a lo mejor sería el alguacil para mirar el contador del agua, aparté unos segundos el repaso, y me dirige hacia la puerta principal para abrir. Abrí la puerta y al otro lado… me encontré a la mujer más impresionante que he visto en mi vida. Era verano y llevaba un vestido corto, algo infantil, que dejaba ver un moreno cuerpazo unido a una hermosa cabeza con un hermoso rostro. En aquél momento pude creer que los dioses habían escuchado mis plegarias y me habían enviado un mujerón a casa… Así, por mero instinto estuve cerca de intentar abrazarla… (a un futbolista del Zaragoza, hace poco lo detuvieron por ir por la calle abrazando a mujeres que no conocía…).

Agraciadamente yo soy una persona con mucho autocontrol, y no la abracé. Por que los dioses no escuchan las plegarias de los hombres cobardes, y esa mujer no venía a verme…

Yo estaba perplejo sobre la identidad de esa mujer. Creí que quizás fuese una vecina de verano, y me prometí a mi mismo que no se escaparía de allí sin habérmela ligado… Es algo extraño, pero cuando abrí la puerta, me quedé sin palabras, simplemente me quedé mirándola, primero a los ojos y después el resto del cuerpo, así durante al menos medio minuto (algo a lo que contribuyó que ella también me miraba a mí, pero las mujeres no son tan groseras y sólo me miraba la cara…) Al cabo de un minuto mirándonos me preguntó si estaba mi madre (me debió ver cara de niño…), a lo que yo no acerté a contestarla nada, pues seguía mirándola…

En ese momento una tía mía con discapacidad (que vive dos meses al año en mi casa) abrió la puerta trasera de la casa, la mujer vio que alguien adulto (pues seguro que me echó menos años de los que tenía…) había salido a atenderla, se dirigió hacia allí… y yo me quedé perplejo ante la evasión de mi amor prometido…

Así se me escapó mi amor de la forma más tonta. Pero por supuesto yo me dirigí por otro camino hacia donde se había dirigido ella… Pero cuando llegué  a la puerta trasera de mi casa, ya se había ido. Le pregunté a esta tía de la que he hablado qué quería esa extraña mujer (todo esto parecía una película subrrealista, yo esperando al alguacil y encontrarme a ese pivón…) Y me contestó que quería leche, algo que me dejó aún más perplejo. Al final parece ser que era una de esas mujeres rumanas que vienen en verano a mi pueblo para intentar sacar algo de dinero en los jornales de verano. Como aquél año era muy flojo, aprovechaban cuando estaban parados para ir pidiendo de casa en casa. Al enterarme de esto, se me quitó ese vehemente deseo de salir corriendo detrás de ella, fuese hacia donde fuese… Era una mujer ya casada y con varios hijos (para ellos quería la leche), pero aprendí que el amor no llama a tu puerta, que si encontramos el amor será porque lo hallamos buscado, que nadie se quede poniéndole cirios a Santa Rita para que le lleve mujeres a casa.

La casualidad quiso que al día siguiente volviesen a llamar al timbre, y yo claro, salí corriendo a ver si, al menos, volvía a ver a esa mujer que me había dejado sin aliento. Para mi desilusión, me encontré al otro lado de la puerta al alguacil, que ahora sí, venía a mirar el contador del agua.

Conclusión sobre los tímidos también aman

Los tímidos también aman y enamoran como pocos. Las mujeres son una fuerza muy poderosa en nuestra vida, tanto es así, que creo que yo mismo, sin el impulso amoroso-sexual, hubiese terminado cumpliendo ese tétrico plan que yo mismo tracé para mí mismo cuando era pequeño, con 8 o 9 años (plan macabro y que no puedo exponer aquí, pero que tiene mucho que ver con la vida dinástica…). Agraciadamente la fuerza de los cojones siempre me ha acompañado… en todos los sentidos. Espero que esta misma fuerza ayude a muchos tímidos y fóbicos sociales de esos que leen esto desde sus celdas monásticas, buscando desesperadamente en Internet una forma de poder tener una vida social, una forma de poder disfrutar de los demás exactamente igual que uno más, y sobre todo, una forma de poder amar a pesar del hecho de ser tímido y retraído. El deseo hará que nuestra fuerza de voluntad alcance cotas magnas a la hora de vencer a esos demonios que tanto tememos. Hay que enfrentarlos, afilar la espada, ser valiente e ir a por el dragón en el fondo del infierno. Nos costará matarlo y tendremos miedo, pero siempre tendremos la fuerza de los cojones…

Qué la fuerza os acompañe

¡Ah, sí! Y las mujeres tímidas también tienen fuerzas muy poderosas en el interior de sus entrañas. De ahí sacarán la necesaria fuerza para poder enfrentar a sus propios demonios.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Las mujeres que amamos (6)
  • El amor a las mujeres (5)
  • Introvertidos y extrovertidos (5)
  • Nuevo libro para mejorar nuestra sociabilidad y para aprender a seducir… y no sólo a mujeres (4)
  • Reflexiones sobre el éxito social y el fin de la fobia social (4)
  • Comments

    • Esteban dice:

      Es un honor saber que mi comentario pasado te haya dado la idea de escribir este articulo.

      Pues sí, esa es la forma en como se enamora un tímido, yo también lo era aunque hoy en día tampoco me considero un extrovertido sino alguien con una personalidad y osadía más nivel intermedio. Pero en mis días de timidez, donde para mí salir de fiesta era juntarme con unos amigos a jugar Nintendo mientras que las fiestas y mujeres las veía cosas que no eran para mí. Aún así igual existía alguien en el instituto que llamaba mi intención y yo muchas veces me imaginaba como sería la vida si ella y yo fuéramos novios incluso me imaginaba su voz hablándome con dulzura.

      Cuando llegué a los 17 yo estaba algo aburrido de que esta chica simplemente fuera un amor platónico, así que decidí escribirle cartas y buscar la forma de hacerlas llegar, aunque claro las cartas no tenían remitente, sólo una ultima carta le puse mi nombre pero siempre pensando que ella no sabría quien soy yo(debido a mi impopularidad). Hasta que finalmente me conseguí el numero de teléfono con un tipo que la conocía. Y un día me decidí a llamarla, le dije mi nombre y me dijo que me reconocía. Quedamos en una cita y estuve charlando con ella por unas cuantas horas, aunque el momento en que estaba por llegar a su encuentro sentía que el cuerpo me iba a explotar. Pero llegué y para mi era un sueño verla en carne y hueso esperándome.

      Pues lo único que te diré que ella y yo no eramos el uno para el otro, si bien ella me trató bastante bien y no se le veía para nada aburrida, no estaba interesada en mí. Aunque no te negaré que en los primeros días tras haberla conocido en persona yo estaba obsesionado con la idea de que el próximo paso era enamorarla pero eso nunca pasó, al parecer ya había llegado al ultimo peldaño de esta escalera y cualquier otro paso que hiciera era volver a bajar o mantenerme allí como amigo, de todas maneras algo que me siento orgulloso es que hasta ahora no conozco a nadie más que se haya atrevido a conocer a su amor platónico.

      A partir de ese día deje de creer en los amores platónicos incluso en el amor en general, alguien me dio un consejo bastante frió, de que el amor no es más que una palabra bonita para camuflar nuestro interés sexual. Así estuve pensando por bastante tiempo y cada vez que conocía a una chica siempre buscaba la oportunidad de dar el paso para llevarla a la cama, como si de eso se tratara el juego(muy al estilo de lo que enseñan Luna y compañía). Hasta que finalmente a mis 25 años conocí a aquella chica que te nombré en mi anterior comentario. Lamentablemente debido a algunos problemas externos como la distancia y aparte que su padre nunca le agradé mucho (jajaja como el Rey Thingol, de hecho hace pocos meses atras volvi a leer el Silmarillion y la escena entre Beren, Luthien y Thingol no pude evitar personificarme a mi, ella y su padre) no estamos juntos, pero puedo sentir su interés por mí lamentablemente en toda esta distancia ella encontró novio. Yo por mi lado si bien ya no estoy obsesionado por ella, busco conocer a una chica que me haga sentir de esta misma manera, creo que sí, estoy buscando el amor, más allá del sexo o cualquier otro placer o seguridad, aveces creo que logro sentir algo similar con otras chicas que no son precisamente las más bellas pero siento algo mágico cuando estoy con ellas que simple interés sexual.

      De hecho mi interés por ella era tan grande que una vez conocí a otra chica con la que estuve saliendo, faltaba poco para la navidad y mi madre me llamó por teléfono y dijo cuando pensaba ir a casa para pasar la noche buena, y yo le dije que llegaré casi el mismo día de noche buena ya que ahora quisiera disfrutar saliendo con esta chica que conocí hace un mes, esto ultimo no se lo conté, pero por eso no quería ir todavía. Pero mi madre, dijo -ha… bueno, ¿sabes? Alicia está por estos lados y preguntó por ti- Alicia era aquella chica que era especial para mí ¿Sabes como me sentí? sentía que tenía ganas de dejar plantada a esta nueva chica con la que estaba saliendo para ir lo más pronto posible al pueblo donde viven mis padres para encontrarme con Alicia.

      Creo que existen pocas mujeres en el mundo que llaman la atención de esta manera y te presionan a que desees verlas sin importar lo que puedas perder. Creo que eso es el amor un sentimiento difícil de identificar, no es el mismo sentimiento al de una ansiedad sexual cuando estas a punto de tener sexo con alguien que te atrae, esto se siente muy diferente casi espiritual o mágico. a partir de ese día ese conejito frió que me dieron dejó de tener validez para mí.

      Saludos!!

      • Erik360 Erik360 dice:

        Hombre, jaja, eres mi comentarista estrella… normal que tus comentarios me inspiren artículos… Valla historia, no es triste, es lo habitual. Yo lo tuve mucho peor, pues todo ese tiempo a partir de los 18 años que debemos de estar pensando en chicas, en amor, en sexo,… yo lo pasaba pensando en matarme, Por lo demás, tu historia me temo que está repetida hasta la saciedad… es la tragicomedia de la vida, las risas y las lágrimas. Cuando con 17 años a mi me saludó la chica que me gustaba, yo no fui capaz ni de contestarla, y me quedé cayado como un tonto. Curiosamente el tiempo cambió mucho esto, y seguramente a día de hoy pensaría que esa chica no se suficiente para mí… Las cosas no son como empiezan, si no como terminan. En el amor platónico nos pasa lo que a Don Quijote, que no quería encontrarse con su amor Dulcinea, pues Don Quijote sabía que cuando la conociese esa mujer no sería tan perfecta como creía. Pero yo sigo creyendo que existe, por eso el sargeo, el hablar con muchas mujeres (como las 400 que he conocido yo en un año). El amor es un bonito sentimiento, pero yo no he podido sentir nada en años… pues era un zombie que vivía. Poco a poco empezaré a recordar qué era. Por lo demás, somos afortunados pues este mundo nos permite conocer a muchas mujeres (creo que esa sensación de decir “no hay otra como ella” viene de cuando éramos hordas salvajes de 200 miembros, en donde las mujeres eran poco abundantes, y entonces sí, era verdad que no había otra como ella… quizás ni hubiese simplemente otra, es la lucha por las mujeres, que investigó Levi Strauss, un hombre que no se si usaría vaqueros, pero que no tiene nada más que ver con los famosos pantalones…)

    • Esteban dice:

      Es bueno saber que no te hayas suicidado, yo la verdad es que me salve de la depresión porque tenía deficit de atención. Y casi siempre estaba haciendo algo ya sea algo productivo o antiproductivo, de todas maneras mis ganas de conocer a mi amor platonico cuando era adolecente en gran parte se debe a mi ingenuidad, era bastante obvio que yo (un nerd que se pasaba gran parte de la tarde jugando video juegos, leyendo comics de superheroes y viendo anime) no era el tipo de hombre que le interesaría a una chica tan popular como ella. Pero debido a que estaba cansado de verla tras 3 años como la chica de mis sueños que jamás conocería, me decidí a dar ese paso y creeme que estaba asustadisimo.

      Sin embargo hoy en día sigo creyendo en el amor, creo que lo que me hizo sentir la chica te conté en mi anterior comentario la cual su padre yo no le era de su agrado fue una sensación que nunca antes había sentido era como algo similar al amor platonico pero la diferencia es que era con una chica que yo conocía y que al parecer yo igual le atraía, A partir de ese día yo busco sentir aquella sensación otra vez, una sensación que ni el sexo más exquisito ni la droga más poderosa serían capaces de igualar.

      Saludos

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>