Manual de buenas prácticas para un blog de autoayuda

A partir de ahora decido internarme en un cursillo de rehabilitación de trolls. Sí, es muy tentador “reventar” las discusiones de los foros; dejar en ridículo a gente de intelecto vulgar; hacer ver a los demás la poca clase que tienen muchos que se creen “algo”… Yo, el troll Erik360, voy a intentar a partir de ahora ser un troll bueno… Lo cierto es que lo “broncas” que estoy a veces en este blog es sólo una condición de mi estado de ánimo. Y eso no es nada: no veáis las que he podido liar en foros, chats,… A partir de ahora voy a intentar ver sólo la visión positiva del mundo. Eso no quiere decir que me valla a desentender de los problemas, pero sí dejaré de mezclar a la política con todo. Por eso, en este artículo, redacto un poco mi propio manual de buenas prácticas para un blog de autoayuda.

Reglas para hacer un blog que guste a todo el mundo menos a Esperanza Aguirre…

1. No meterse más con J. Sí, todos los sabemos, y lo echaremos de menos. Creo que J me ha hecho un favor que por supuesto él no pretendió. Es curioso, ese tío se tiene que pasar el día delante del ordenador, porque me borra los comentarios (provocadores y escasos, de echo sólo he comentado una vez en su blog o canal de Youtube, esta mañana, y me lo ha borrado…) que le hago en Youtube a una velocidad pasmosa… Así, que J, has sido una pobre víctima de este viejo y cansado troll. Ten suerte en tu “negocio”, que te va a hacer falta…

2. No meterme más con ML. Este tipo ni siquiera se merece que le haga publicidad de su nombre. Es alguien vulgar, sectario, sin inteligencia y sobre todo, nada seductor. No me meto con nada… en este blog se acepta la crítica, y se seguirá aceptando.

3. En general, no meterme más contra todo lo que me fastidia como si fuese un toro desbocado arremetiendo contra todo lo que se me pone por delante. Quizás muchos se merecen esos arremeteres, pero yo no me merezco quedar mal.

Cosas que tengo que seguir haciendo

1. Ahora seré positivo, veré el lado bueno de las cosas en vez de el malo. Si por ejemplo, no estoy de acuerdo con la política económica de un país, ya no me volveré a liarme a cabezazos contra la puerta de la inmobiliaria que pretendía edificar una urbanización en la sierra… Bueno, eso no es de mi blog, pero en mi blog a veces también me lío  a “cabezazos simbólicos”.

Cosas que puedo seguir haciendo

1. Puedo ironizar sobre determinados personajes de actualidad, y puedo seguir teniendo un humor completamente polémico.

2. Puedo hacer análisis en profundidad de la situación política, pero serán menos sentimentales y no demasiado frecuentes.

3. Puedo seguir proponiendo soluciones, pero no debo de mezclar churras con merinas, ni política con seducción.

¿La muerte de un gran troll?

Pues la verdad es que el que escribe a sido un troll de campeonato… No sabéis lo que es estar discutiendo con 200 tíos a la vez en un foro, y dejarlos noqueados a casi todos a base de una mezcla entre conocimiento profundo e ironía delirante, directa y penetrante.Manual de buenas prácticas para un blog de autoayuda Pero este viejo troll se rehabilita, entre otras cosas porque las salidas de tono me pueden costar caro y afectar a mi futuro profesional. Y creo que es mejor moderarse un poco y al menos conseguir sobrevivir; que no morir arremetiendo contra todo lo que yo creo que es injusto. Por lo general suelo ser objetivo, aunque no infalible. El mundo no es justo (y ya no te cuento un premio literario que lo termine ganando Fernando Savater, o Boris Izaguirre…), pero incluso así podemos ser felices y vivir nuestra vida. La justicia universal quizás termine llegando poco a poco. Aunque halla muchos vendidos también hay gente que critica a sabiendas de que eso le puede pasar factura. A mi me ha pasado demasiado factura, ser tan crítico, tan perfeccionista… Mereció la pena hasta que aparecieron “ellas”…

¿Qué me ha pasado?

Aún recuerdo una anécdota que me sucedió hace no más de dos años. Iba yo escaleras arriba por la facultad para hacer un examen pensando en política, en los líos que nos traía la política y en lo bueno que sería poder cambiarlo todo… Y de repente, llegué hasta uno de los descansillos de la escalera en donde esta tuerce hacia arriba… me quede completamente en blanco: había allí mirando un panel de información una chica acompañada de otra… La chica vestía unos ajustados pantalones vaqueros, y era una belleza. Se me olvidó de repente las ganas de cambiar el mundo. De echo, supe que esa chica no podría llegar a quererme si no dejaba de ser tan radical, tan cañero y tan troll… Sólo con verla eso se veía.

Quiero decir, que yo seré un gamberro toda la vida porque lo llevo en la sangre… Pero simplemente, ahora tanto para construir como para destruir, lo vamos a hacer desde una visión puramente optimista, alegre, y con esperanza en el futuro. Como dijo hace más de treinta años el artista Cesar Manrique a raíz de la destrucción del paisaje de las Islas Canarias por la especulación inmobiliaria:

“yo soy optimista después de todo. Puede que ahora esté el paisaje destrozado, pero todos los pueblos de Alemania quedaron completamente destrozados después de la Segunda Guerra Mundial. Así que a pesar de todo, yo creo que estamos en una situación similar, ahora nos toca reconstruir nuestro país después de la ruina”.

Y eso a día de hoy adquiere un significado más pleno que nunca. Construiremos un nuevo país, pero desde el amor, desde la creatividad… lo que no está reñido con que cada uno tenga su merecido y que cada uno tenga que rendir cuentas ante una nueva ley por sus atroces actos.

A partir de ahora pretendo ser un troll rehabilitado… lo que no dejaré de ser es pasional, irónico, directo pero a su vez delicado, justo y luchador.

“Revolucionario es aquél que es capaz de revolucionarse así mismo” Ludwig Wittgenstein

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • La cultura del aprender (4)
  • La clave de la felicidad: estar a gusto en tu casa (4)
  • Cómo alcanzar el éxito económico (4)
  • Cómo usar la creatividad para mejorar nuestra vida social (4)
  • Estoy triste (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>