Metáforas emocionales

Vamos a hablar de metáforas emocionales, y vamos a aprender a usarlas para enamorar.¿Qué es una metáfora? Pues es cuando lo que se dice no debe de ser entendido de forma literal. Hay dos grandes tipos de discurso en nuestro habla:

-El discurso literal, debe de ser entendido tal cual

-El discurso simbólico, metafórico, alegórico, irónico… que no puede ser tomado literalmente

Precisamente hemos llamado a este artículo “metáforas emocionales”, por que la metáfora, el símbolo, la comparación… causa grandes dosis de emociones poderosas en la mente de hombres y mujeres, tanto es así que es fácil que induzcan al enamoramiento de otras personas de nosotros. Por esto mismo, podemos aprender a usar la metáfora como forma de seducción y como forma de persuasión. Pero eso no quiere decir que debamos de renunciar al discurso serio y literal. Vamos por partes. En este artículo, metáforas emocionales.

La emoción para enamorar y seducir

Sí, para enamorar a los demás hay que emocionar. Pero también hay que convencer. Digamos que si queremos seducir a alguien, tenemos que atacar a sus dos grandes flancos: la razón y la emoción. El discurso analítico se dirige a la razón; y el discurso metafórico y simbólico, se dirige a la emoción. Si yo por ejemplos le cuento a una chica cómo me ha ido el día (las mujeres suelen hacer esto mucho más y nos enamoran a los hombres simplemente contándonos cómo la ha ido el día), yo estaría usando un discurso directo, analítico, literal… No usaría metáforas, y el valor de las expresiones sintácticas de las oraciones que construyo sería literal y no haría referencia a un universo simbólico y metafórico. En cambio, si yo por ejemplo le cuento a una chica que la vida me ha puesto muchas pruebas, y que yo, como si se tratara de Hércules, las he ido pasando y superando, y eso me ha ido endureciendo y haciendo mejor hombre, yo estoy recurriendo a un discurso metafórico y comparativo, y ahora el lenguaje no hace referencia a algo literal y de primer grado; si no a algo simbólico y de segundo grado.

Metáforas emocionales

pedrojperez

Se enamora persuadiendo a la razón y a la emoción. Con el discurso analítico de primer grado, el discurso directo, literal, no emocional… yo voy conquistando la parte racional de la chica o de quien sea, la hago ver que soy una persona razonable, inteligente, sensata, equilibrada… En cambio, con el discurso metafórico de segundo grado, yo seduzco la parte emocional de la chica, y hago ver a la chica o a quien sea, que soy una persona emocional, espiritual, fascinante, sentimental… El discurso racional enamora a la razón; y el discurso emocional enamora a la emoción.

Pero ¿hace falta enamorar a la parte racional y a la parte emocional para enamorar? Digamos que los hombres a veces andamos más flojos en cuanto a parte emocional se refiere. En cambio, las mujeres suelen tener un equilibrio muy interesante entre por un lado ser muy racionales; y por otro lado ser muy emocionales. Por eso, no es raro que a una mujer se la enamora mejor con la mezcla entre lo racional y lo emocional; que pretendiendo recurrir solo a una de las dos cosas por separado. ¿Y para enamorar a los hombres? Pues aunque hemos dicho que los hombres no solemos ser tan buenos con las emociones como las mujeres, por algún motivo, incluso estos hombres muy brutos y poco sentimentales se suelen dejar seducir por los encantos de la mística y del lado emocional del mundo. O sea, que incluso para seducir a personas un poco pragmáticas, se puede recurrir a la emoción, porque la emoción, la metáfora, nuestra parte espiritual, es como una droga a la que todo el mundo se hace adicto y vuelven hacia nosotros para que les demos más de esa droga.

Cómo usar las metáforas emocionales para enamorar y seducir

Por tanto, si se enamora sobre todo con la razón y con la emoción, y si yo más o menos ya se enamorar con la razón (con un discurso analítico, lógico, sensato, equilibrado, agradable…), ¿cómo se hace para enamorar a los demás con la emoción? ¿Cómo se usan las metáforas emocionales?

Es complicado dar el salto desde el lenguaje referencial; al lenguaje meta-referencial. Sólo un pequeño porcentaje de la población domina el lenguaje simbólico y metafórico. Suelen ser poetas, pensadores, personas de alta inteligencia y de alta sensibilidad… Antes este tipo de personas casi no existían debido a la poca calidad de la educación de épocas pasadas. Pero poco a poco, empezamos a aprender a usar este segundo tipo de discurso, que es el discurso simbólico y metafórico.

Para dominar este discurso, se trata de empezar a aprender la técnica de representar unas cosas sobre otras. Se suelen representar estados del alma sobre acciones, objetos, animales… O sea, hay dos partes:

1. Un estado del alma determinado

2. Una cosa normalmente física, sea una persona, un animal, una acción…

Si yo por ejemplo digo algo así como

“Llega el invierno, pero ya no volverán a bajar los lobos por las montañas nevadas. En nuestra nueva primavera, no tendremos que lamentar la victoria de las fauces hambrientas que mordieron sobre los débiles cuellos de nuestra estirpe…”

Yo estaría queriendo decir algo así como que los lobos son la representación del dolor que llega en momentos malos (el invierno es la metáfora de esos momentos malos), y que nos hacen sufrir golpeándonos directamente sobre lo que más queremos (el mordisco sobre nuestra “estirpe” es la metáfora de ese ataque y de ese dolor sobre lo que tanto queremos).

Se trata de practicar un poco este tipo de discurso metafórico, garantizado que a la mayoría de las mujeres se le mojan las bragas cuando oyen a un hombre dominar este discurso con pericia… y se pueden incluso llegar a enamorar de ti. Y por cierto… eso de “se mojan las bragas” es discurso de segundo grado, concretamente es ironía, lo digo porque hay gente que no detecta la ironía porque no domina el discurso de segundo grado del que hablamos (algo que es síntoma de poca inteligencia y de pocas luces), y luego me acusa de machista… Este tipo de personas deberían de practicar muuuucho su discurso metafórico y de segundo grado… para que se enteren que este blog es para gente inteligente.

En este blog constantemente oscilamos entre el discurso literal; y el discurso metafórico. Por ejemplo, mis personajes (Alexa, Evaristo García, Nunn, de mi novela La Reina de los Hielos, incluso Erik360…) son personajes metafóricos, son “cosas” que representan “estados del alma” (por ejemplo, Erik360 representa la lucha de una persona tímida por llegar a ser popular y por abrirse al mundo social; Alexa representa la lucha contra los propios demonios interiores que nos atenazan y nos arrastran hasta el dolor del alma más abrupto…; y Nunn representa la muerte de todo lo que conocías y la esperanza de que entre las ruinas de esas cenizas del que fue tu mundo, renazca algo nuevo a lo que tú puedas volver a llamar tu hogar.

Por supuesto, sé que será difícil aprender este tipo de discurso, pero practicando, pensando un poco, terminaremos por coger cierta pericia que nos ayudará a ser más seductores.

Eso sí: no hay que abusar de este tipo de discurso metafórico y de la metáfora emocional, porque seríamos cargantes (es un poco como la sal, un toque es suficiente para cambiar nuestro “sabor”). Pero unos “toques” aquí y allí de discurso metafórico, nos darán mucho mas atractivo a hombres y a mujeres ante el sexo contrario.

Para aprender a enamorar mediante la metáfora y mediante la emoción, aconsejamos nuestro e-book De Poco Sociable a Seductor. 

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo nos gustan las mujeres a los hombres (7)
  • Seducir con nuestra forma de ser (6)
  • Secretos para atraer a las mujeres (6)
  • Cómo hacer estremecerse a las mujeres (6)
  • Los tipos de personas que más gustan (6)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>