Mi vida es una mierda

He estado viendo la valoración de este naciente blog por medio de esas herramientas SEO que permiten  hacerte una idea del valor de tu blog. La verdad es que las “opiniones” de estas herramientas son de lo más variadas… dándole un valor a mi blog entre 150 euros y 3500… Me quedo con lo segundo, así me animo a continuar. Me ha entrado la curiosidad, y he buscado cuales son los blogs más importantes de Internet. Parece que el blog más importante es el de un tal Enrique Dans. No se quien es, pero tiene 150.000 seguidores en twitter… Bueno, me he informado un poco sobre quien es ese tal Dans. Parece ser que es uno de los iniciadores de el movimiento “no les votes”, por lo que ya hace que me caiga bien… Ojalá algún día este blog esté a la altura del suyo. Mientras llega ese día, le seguiré dando vueltas en torno a la cuestión de la felicidad, y su relación con la política…

La clave de la felicidad

la locomotora centroeuropeaEso es lo que pienso en este momento, qué cojones tenemos que hacer para ser felices… A algunos tipos les ha hecho muy felices estudiar economía a pesar de ser unos absolutos ignorantes; ponerse a asesorar al gobierno, primero de Felipe González, y después al de Aznar, llegando a la conclusión que el problema de España es que no era Europa… Y teniendo la espantosa idea de que para que España “prospere” debía de sumarse al tren europeo… Imaginémonos una camioneta medio desvencijada, que aún arranca y es capaz de circular… su motor constantemente está emitiendo un sonido como de explosiones, como si fuese a colapsarse por momentos… Pero anda, va por el camino de cabras… aunque parece que se va a desmoronar por momentos, es capaz de mantener su camino… Resulta que llegan unos tipos asesores de Felipe González, y les da por pensar que esa furgoneta medio desvencijada iría más rápido si la engancharan a una locomotora… Y todo están de acuerdo: cogen la furgoneta, la cambian las ruedas por ruedas de tren, la ponen en la vía y la engancharan a los vagones que está tirada por la locomotora centroeuropea… Imaginémonos la sensación que dará algo descacharrado corriendo a 350 kilómetros por la vía del tren, detrás de todos los grandes vagones de la economía europea, y tirado todo por la locomotora centroeuropea. Evidentemente, sólo es cuestión de tiempo de descarrile… Y el descarrilamiento se produjo ya hace tiempo: la burbuja inmobiliaria fue algo producido en gran parte por este espantoso experimento de europeizar a España empezando por arriba… en vez de por abajo, empezando por la economía en vez de por la cultura, sobre todo por la forma de pensar, cambiar al fin nuestro denostado catolicismo, por al menos, un luteranismo avanzado…

Claro, la imposibilidad de devaluar la moneda, nos hacía casi imposible exportar: no podíamos fabricar lavadoras u ordenadores, y nos tuvimos que poner a hacer lo único que podríamos vender: casas.

Esto se le ocurrió a unos tipos que eran de los más tontos de su pueblo. Pero tuvieron lo que ellos llamaban “éxito en la vía” o sea, como en este país antes no había posibilidad de estudiar más que si habías nacido en una familia rica, pues ellos se encontraron que aunque no eran ni inteligentes, ni sabían de nada, etc., tenían un amplio campo a su alrededor para hacer lo que les diera la gana, en un país que todavía era un país medio analfabeto… Después se compraron buenos trajes, se compraron buenos relojes, iban todas las semanas a elitistas cenas en famosos buffets, iban con su esposa por la calle, con su perro, y con los pánfilos de sus hijos, iban orgullosos: ellos iban a levantar a España. No eran ni listos, ni estaban bien formados… pero tenían algo que no ha tenido nunca ningún ser creado por la evolución: falta de competencia, nadie les pedía hacer sombra, porque en este país ya teníamos bastante con poder comer cuanto más para intentar hacer competencia a unos tipos que habían tenido una posición al nacer privilegiada…

Y con todo esto llegamos al 2012, el año del fin del mundo según los admiradores de Íker Jiménez y demás fantasmas del más allá… Si este es el año del fin del mundo, ya digo que no será por nada que pudiesen ver los mayas (pues esto está descartado por la moderna física, los mayas no pudieron ver nada especialmente inquietante en el sol, ni en el firmamento en general) si este es el año del fin del mundo, será exclusivamente por nuestra falta de inteligencia, o mejor dicho, por poner a los timones de nuestra barca… o sea, de nuestra destartalada pero imparable furgoneta, a unos completos analfabetos.

Y creo que esa es sobre todo la clave de la felicidad: vivir en un país eficiente, en un país en donde somos consideraros como ciudadanos con derechos inalienables; un país en donde podemos no tener un duro, pero aún  nos queda nuestro estatus de ciudadanos libres, de ciudadanos que se merecen un respeto y unos derechos mínimos. En este jodido país hemos preferido aniquilar los derechos individuales a cambio de un puñado de años de bonaza relativa, los años correspondientes al desmesurado crecimiento económico aparente basado todo ello en ese espanto que fue Mastrich, y en ese otro espanto mayor que fue la burbuja inmobiliaria, apoyado en el primero.

Y con todo esto, el que escribe está hasta los cojones de ser gobernado por personas incompetentes, que primero nos joden la vida, jodiéndonos las libertades y derechos básicos que debíamos de tener por el simple hecho de haber nacido. Para colmo, en vez de intentar solucionar el desaguisado, los tíos estos completamente inmorales se poner a darnos consejos y a meterse en nuestra vida, diciéndonos si cuando dejemos preñada a nuestra novia porque no teníamos para comprar condones… debemos de abortar  o no. Ellos a pesar de ser feos, estúpidos, inútiles, ignorantes, con retraso mental, inaguantable por carácter, y crear a una progenie de lo más vomitivo de la historia natural, a pesar de todo eso, aún nos pueden dar clases de moralidad, aún pueden provocarnos, querer meterse en la vida que nos han arruinado quitándonos el que debería ser el mayor de nuestros derechos, el derecho de derechos, la oportunidad de oportunidades; el tener un trabajo.

Con todo lo dicho, yo estoy contento no con mi vida, pero sí con mi blog. En el ranking google ya puedo ver alguna cosa interesante sobre el mismo: “parece un blog genuino”. Eso me vale, suficiente para seguir con este proyecto, un blog, que en el fondo, es algo más que un blog…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • La clave de la felicidad: estar a gusto en tu casa (4)
  • Mi ética personal (4)
  • Las ventajas e inconvenientes de la especialización (3)
  • Aprender a relativizar los problemas (3)
  • La confianza y la libertad como clave del bienestar (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>