No me atrevo a entrarle a las chicas en la discoteca…

El titulo de este articulo seguro que es una de las quejas más generalizadas entre las personas con problemas para socializar. Seguro que incluso es un problema que afecta a personas con un buen nivel de extroversión: no tienen problemas a la hora de interactuar con hombres, pero cuando ven esa mujer que les gusta no se ven capaces de entrarla. Vamos a dar una serie de consejos básicos para ayudar a afrontar el arte de entrar a las tías en la discoteca, por la calle,…no me atrevo a entrar a las chicas de la disco

Lo primero de todo, pongamos el caso de una persona que nunca ha intentado empezar una conversación con una mujer que no conoce. Esta persona ha oído hablar del mundo de la seducción y va a intentar empezar en este mundo. ¿Qué es lo primero que tiene que hacer?

Empezar en el mundo del sargeo desde cero

Vamos por orden, pondremos los diez pasos fundamentales par empezar en este mundo y superar definitivamente el miedo a entrar a las mujeres en la discoteca, en la calle, en el super…

1. Muy importante, tienes que intentar llevar una vida organizada. Si eres un “nini” que está perdido en la vida, que no sabe qué hacer, qué decir, a qué dedicarse, tienes que trazar un plan para salir de esta situación. La gente que se encuentra a gusto en su propio cuerpo manifiesta una seguridad en sí misma muy superior a los que están (estamos) perdidos en la vida. Esto es fundamental, no hace falta que te conviertas en, por ejemplo, economista del BCE (cosa que por otro lado, tienen para mi nulo mérito), basta con que organices tu vida, decidas a qué te quieres dedicar, te pongas un horario estricto, tengas claras tus aficiones, intereses,… estés a gusto en tu casa y en tu propia piel. Si no consigues esto antes, te costará mucho más interactuar con otros, pues la autoestima bajará considerablemente. No hace falta pasar años enteros consiguiendo esto, dedicándole unas cuantas horas al día tendrás resultados en pocas semanas. Y luego, ponte tus mejores galas, coge toda esa autoestima que te has labrado, y pon pie y medio en la calle, que nos vamos a ligar…

2. Ahora es cuestión de salir a la calle a practicar el arte de ligar. Al principio es conveniente quedar con gente que nos hará más fácil salir por discotecas. Con el tiempo habrás adquirido tal maña en el arte del sargeo, que serás capaz de salir tú solo (los mejores sargeadores salen solos, de hecho, saben muy bien que par ligar mejor sólo que mal acompañado) Si no tenemos nadie con quien salir (el 60 % de los españoles dice no tener un solo amigo) debemos encontrar a gente. Es ideal formar un grupo específicamente para salir a “sargear”, pero esto es difícil exceptuando en las grandes ciudades, que hay grupos en Internet. Como es difícil empezar con un grupo exclusivo para los efectos, buscaremos amigos normales, les hablaremos de nuestra afición, y seguro que alguien se terminará apuntando. Muy importante, siéntete orgulloso de ser un “sargeador”, eres un adelantado de la humanidad. Si no tienes amigos, por ahí hay artículos que te orientan en el arte de conseguir y fomentar las amistades. De cualquier forma, puedes probar en las páginas de amistades de Internet, en donde conseguirás con un poco de esfuerzo amigos a decenas (yo conocí a mis primeros amigos en una década por ahí, y ya he conocido a más de 50 más o menos amigos)

3. Pues ahora es cuestión de ir a la zona de juego: abordar por la calle, mientras vas con tus amigos, en la disco, en al bar… Es mucho más fácil abordar si has salido específicamente a esto. No es lo mismo salir con los amigos a tomar unas cervezas, que salir con los amigos a practicar el arte del sargeo. Si no terminas haciendo un grupo de amigos exclusivamente para sargear, es muy posible que con tus amigos “normales” no te animes ha hacer entradas en toda la noche. Por eso es muy importante crear una comunidad de seducción en tu ciudad. Toma tú la iniciativa, propónselo a aquellos que les pueda interesar (muchísimos) En estas primeras quedadas con amigos normales, puedes ir intentando entrar a algún set (grupo de personas en donde está la chica que te interesa), dejarás a tus amigos normales con la boca abierta… si te sale bien, si te sale mal, diles algo así como: “les he preguntado la hora”, aunque se den cuenta de que te acaban de dar un buen palo, te admirarán igual, le has echado huevos, y tarde o temprano los dejarás con la boca abierta. De cara a estos amigos normales, tienes que terminar quedando como el ligón del grupo… el valiente, tú con el tiempo te terminarás creyendo este papel y tu personalidad comenzará a volverse más seductora.

4. Una vez que hemos conseguido nuestro club de sargeadores en nuestra ciudad, es hora de hacer la primera quedada de nuestra vida par sargear. Ya hemos salido antes, pero sólo hemos hecho entradas esporádicas. Ahora vamos a hacer decenas de entradas en una noche. Ponte un reto, y lánzaselo a todos los del grupo, por ejemplo, hacer 40 entradas a sets o personas despistadas en una noche, tanto chicos como chicas, es muy importante que te acostumbres a interactuar con todo el mundo, es una regla de oro del sargeo: no sólo entres a tías, sino a todo el mundo. Los resultados de este modo se multiplican. Aunque no buscamos más resultado que mejorar como hombres, volvernos más seductores y reafirmar nuestra personalidad. Lo de buscar novia es mucho más fácil que esto. Cuando nos volvamos casi especialistas, después de varias quedadas, puedes lanzar retos a los miembros de tu comunidad de sargeo, por ejemplo, ver quien consigue un más  alto nivel de sargeo en una noche. Pondré por ahí una tabla que te permitirá calcular tu nivel de sargeador… Espero que no se mosqueen mucho las señoritas, por lo general entienden estas atávicas actitudes de los hombres, pero es verdad que uno se plantea la moralidad de estas “aficiones”, parece que se juega con ellas, que las hacemos pasar por cobayas… pero por lo que se no se enfadan mucho, a veces hasta les gustan estos juegos de hombres.

5. Mira, con las poquitas palabras de este artículo podrás tener la vida amorosa resuelta. Pero claro, siempre que las entiendas bien en primer lugar, y en segundo, te pongas a practicar. El arte del sargeo funciona, es matemático. Aunque sólo le intereses a una de cada diez mujeres, sólo tienes que hacer veinte entradas a la noche para encontrar dos oportunidades de tener pareja (aunque recordemos que el sargeo es mucho más que buscar pareja). Si sigues sin atreverte a entrar a las tías por que se puedan reír de ti (a mi me ha pasado, pero también me ha pasado que he tenido cientos de mujeres interesadas por mí, y varias decenas que me han dicho que soy guapo y listo, no significa nada, aunque la primera vez que esas tres arpías se me descojonaron a la cara porque sabía que pretendía follarme a una de ellas… fue desagradable, pero es parte del juego), pues eso, si se ríen de ti mejor, más te desensibilizas. Las mujeres suelen mostrar su ansiedad y su sorpresa riendo, no significa que tengas cara de payaso. A mí me ha pasado, sólo una vez, pero me ha pasado…

En fin, ahora sobran las palabras, si sigues sin atreverte a entrar a las tías, no me queda más que decirte lo jodidamente cobarde que eres. Quizá no merezcas dejar tu descendencia sobre la tierra… la naturaleza es sabia… ¡Sal ahora mismo a la calle y dile algo a todas las tías que te encuentres por el camino…! Recuerda mi articulo “cómo superar el miedo al rechazo”.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Mi evolución en la seducción: Mystery, Juggler y Naxos (4)
  • Cómo ligar sin tener que estudiarse un manual de doscientas hojas… (4)
  • De Poco Sociable a Seductor y los Pilares de la Seducción (4)
  • Las comunidades de la seducción (4)
  • Cómo seducir (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>