Nuestra vida puede cambiar cualquier día

Joder, a veces es difícil escribir un blog como este. Uno tiene que por un lado, haber vivido mucho; y por otro, saber mantener su vida a un lado. Si empezase a contar mi vida, desde luego subirían las visitas, pero a cambio mi vida social se podría ver resentida, debido a que nadie se fiaría de mí y de alguien que cuenta todo lo que le pasa a cientos de miles de personas… Pero es cierto que hace ya un mes, yo vi que mi vida estuvo a punto de cambiar del día a la noche. Fue en cuestión de nada, de un ponerse el sol… En tan poco tiempo mi vida pudo dar un vuelco de tal calibre como yo no creía posible. No puedo contar lo que me pasó, pero sí sé que el pensamiento tan poderoso de que nuestra vida puede cambiar en pocas horas, es un pensamiento que te puede a ayudar a pasar por graves adversidades: quizás el dolor nos agobie; pero la esperanza de que podemos terminar consiguiendo eso que queremos nos mantiene cuerdos aún sobre el abismo del dolor. Al final mi vida no cambió: pero estuvo a punto, y sé que ese nuevo amanecer que yo estuve muy cerca de presenciar, se acerca a tal velocidad que puedo estar seguro de que nuestra vida puede cambiar en cualquier momento. No en cualquier circunstancia, pues si nos quedamos en casa, abúlicos, o simplemente si nos quedamos haciendo las mismas cosas que siempre, pues entonces nada puede cambiar. Pero si le echamos la casta que desde luego llevamos en nuestras entrañas, entonces sí, podemos recordar el poderoso pensamiento de que nuestra vida puede cambiar cualquier día y en cualquier momento.

La felicidad a lo largo de la vida

¿Y por qué queremos que cambie nuestra vida? ¿Sufrimos acaso, o simplemente estamos insatisfechos con algún aspecto de nuestra vida? De mi vida sí puedo contar alguna cosa, como que he pasado más de 10 años con depresión y con fobia social. Ha sido algo terrible, el más cruel de todos los destinos, décadas enteras de soledad y sufrimiento… Es evidente que yo sí quería que algo cambiase en mi vida. Y ya lo hizo: yo mismo, tirando de mí mismo en un movimiento que desafía las leyes de la lógica, conseguí sacarme del fango, conseguí superar la fobia social y muchas otras adversidades… ¡incluso me hice popular e interesante! En mi caso es evidente que mi vida necesitaba un gran cambio. No sé qué me pasó, pero sé que ya con 15 años algo dentro de mí iba mal. Siempre he creído que mi fobia social y mis males era algo externo. Pero cada vez voy viendo que mi organismo tenía algo extraño dentro de él.Nuestra vida puede cambiar cualqueir día Ese algo extraño ya ha sido reparado y a día de hoy tengo una mente extraordinariamente sana. Creo que es algo normal, pues sólo el 18% de las personas de unos 17 años dicen ser felices; en cambio, el 70% de las personas de unos 50 años dicen ser felices. Vamos, que creo que lo que me pasó, el motivo de mi desgracia, es muy común: los cerebros de casi todos los jovencitos necesitarían madurar para poder ser felices. Casi todos los adolescentes han pensado alguna vez en el suicidio. Por eso creo que yo soy muy normal hasta en eso: simplemente el desarrollo del cerebro de un hombre pasa por una etapa de gran malestar, que suele coincidir con la adolescencia y la primera juventud. Por supuesto que ojalá que los adolescentes que leen este blog puedan ser muy felices. Pero yo no podía ser feliz con 18 años, era demasiado inmaduro, demasiado tímido, tenía demasiado miedo a lo que los demás pudiesen pensar de mí… Por eso hay que saber echarle paciencia cuando tenemos problemas, a veces las soluciones llegan con el tiempo.

Pero lo mejor de esto, es que cualquier día puede producirse ese cambio, ese cambo que acabe con nuestros problemas y nos lleve hasta una nueva vida. Luego miraremos atrás, al modo del marino que estando ya en casa, con los suyos, con su familia, recuerda la espantosa tormenta que lo azotó a él en mitad del océano, la recuerda en medio de flasback producidos en el alegre ambiente familiar de la cena, rodeado de los suyos. Al marino de alguna manera le parecería que toda la borrasca pasada ha sido solo un sueño. Es como si nunca hubiese pasado, porque el cerebro humano tiene escasa memoria para recordar el dolor pasado, como una forma de protegerse.

Cambiar nuestra vida para mejor

Supongo que este es un artículo para gente que tiene problemas en su vida (o quizás algún gran anhelo), y que quiere que se produzca un cambio que le saque de sus problemas. Desde luego, estas personas deben de tener constantemente en su cabeza la idea de que, con trabajo y esfuerzo, casi cada día es un buen candidato para conseguir eso que queremos conseguir; o para solucionar esos problemas que nos azotan. A ellos les brindo mi pensamiento poderoso de:

cualquier día puede cambiar tu vida

Y tenemos en este blog a todo tipo de hombres y mujeres que viven todo tipo de vidas, y que desean todo tipo de anhelos; y que tienen todo tipo de problemas que quieren superar. Entre ellos…:

1. Superar la depresión y ser felices. La depresión es una enfermedad genial: puede remitir cualquier día. Sí, sé que ha veces pasamos años enteros en depresión. Pero estudios científicos han constatado que una de las características de la enfermedad de la depresión, es que se puede ir al modo de esos perros que, después de pasar años enteros ladrando a nuestra ventana en la mitad de la noche, de repente el ladrido se para y ya nunca más vuelven los ladridos ni nunca más volvemos a ver al oscuro perro que nadie sabe ni de donde vino ni a donde se fue.

2. Superar los problemas de sociabilidad. Si la depresión se puede ir, los problemas de sociabilidad se pueden ir aún más fácilmente. Sólo es cuestión de echarle agallas, perderle el miedo a la gente a la vez que aprendemos unas habilidades en el trato con los demás. Recomiendo para esto mi libro “de Poco Sociable a Seductor”.

3. Encontrar trabajo. Ya saben los lectores que no tengo especial aprecio a los “políticos” españoles. Pero sí tienen razón en una cosa: España no es Chipre, ni Grecia ni Portugal (aunque podría haber sido casi como Suiza si no hubiésemos sido tan conformistas). Creo que la crisis va a acabar entre finales de este año y principio del siguiente, (aunque esto depende de las verdaderas cuentas de los h de p de los banqueros, fundamental para la recapitalización del país, que son tan mentirosos, que la UE y otras instancias han tenido que contratar los servicios de balances de empresas extranjeras, porque en España todo el mundo mentía para favorecer sus intereses y ocultar lo que han robado…). Y eso hará mucho más fácil encontrar trabajo, trabajo que lo encuentran a día de hoy, pese a todo, cientos de miles de personas al mes.

4. Encontrar el amor. Snif… a veces uno está tan centrado en ver la oportunidad que ha perdido, que no se da cuenta de la cantidad de oportunidades que acechan detrás de cada esquina. Yo mismo me he dado cuenta que, aunque sólo me enamore una mujer de cada 20… 20 exactas son la cifra media de mujeres que “sargeo” cada vez que salgo a los efectos… Básicamente hablo un par de minutos con una chica, y si en ese par de minutos me dice la chica algo… pues es que ya caí “in love”. Aunque a veces sólo su presencia ya me enamora o no… parece que efectivamente los hombres nos enamoramos en gran parte de un físico (aunque a mí muchas de esas superbellezas famosas no me dicen nada… yo me enamoro de quien le da la gana que me enamore a mi corazón…).

Conclusión sobre nuestra vida puede cambiar en cualquier día

Yo hago un juramento entre nosotros los aretes: juremos que a partir de ahora dejaremos de maldecir las oportunidades pasadas; y empezaremos a estar contentos y ser felices, porque tenemos por delante casi toda la vida o gran parte de la misma. Y será una vida llena de oportunidades para cambiar nuestra vida. Lo cierto es que viendo al gamberro de Melendi ya con mujer y dos hijos, uno piensa que simplemente no se ha perdido nada: sólo lo ha postergado, tengamos la edad que tengamos. Aunque quizás hayamos dejado muchos años desaprovechados por detrás. Pero esos años comúnmente son la garantía de que a partir de hoy o de cualquier día de estos, la vida nos va a empezar a saber bien y vamos a ser felices. Y por supuesto, no perdamos más tiempo: empecemos desde ya a intentar buscar nuestras oportunidades para conseguir lo que queremos; o para solucionar los problemas. Muchos hombres se tiran años enteros llorando y rezando, y al final Dios les mandó un ángel, que los dijo que se secasen las lágrimas, levantasen el culo del suelo y se pusieran a caminar hacia sus objetivos y anhelos.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Hablar con nosotros mismos para superarnos (5)
  • Datos interesantes sobre la mente humana (5)
  • Cómo aprender dos grandes formas de comunicarse (5)
  • La vida y sus cosas buenas y sus cosas malas (5)
  • El infierno de la soledad (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>