Pensar positivamente para ser felices

No, no me he pasao a la ola “newage” del “pensamiento positivo”. Yo no creo que nadie se vaya a hacer rico por pensar fuertemente “quiero ser rico”… Este blog como ya saben los lectores exige cierta inteligencia, y aquí las chorradas no tiene lugar más que para reírnos de ellas. Pero pensar y pensar de cierta forma puede ser una muy buena terapia contra la depresión y por la felicidad. Normalmente la felicidad nos abandona por dos grandes motivos:

1. Nos acostumbramos a una rutina que cada vez nos llena menos. Nuestra vida está vacía, ya no nos gusta nuestra mujer, ya nos aburre lo que dan por la tele, ya no nos motiva nuestro trabajo…

2. Sufrimos una calamidad en nuestra vida, sea la muerte de un familiar, sean problemas sociales, económicos, personales,…

De este modo nuestro cerebro, que antes nos generaba grandes dosis de felicidad, empieza a decaer y ahora parece que más que felicidad genera dolor, o en el mejor de los casos, una sensación neutral. El cerebro genera ciertas sustancias químicas que son encargadas en gran parte de generarnos sensaciones de placer o displacer. Resulta, que al modo de un yonkie, nuestro cerebro se hace “adicto” a estas sustancias, y si por ejemplo generamos mucha sustancia que nos causa sensaciones positivas, pues nuestro cerebro cogerá la inercia y cada vez generará más sustancia que nos causa sensaciones positivas. Pero si pasa lo contrario, entonces el cerebro generará sustancias que nos causan sensaciones negativas. y esta inercia se hará cada vez más grande, generando el cerebro cada vez más sensaciones negativas. Por tanto, lo que le pasa al cerebro de una persona que no es feliz; y al de una persona que tiene depresión, es que su cerebro está generando sustancias negativas, y cada vez se hace más adicto a estas sustancias negativas, y genera a su vez más sustancias negativas que no hacen más que aumentar la negativa adicción y el dolor mental. ¿Se puede reinvertir este ciclo de “adicción de nuestro cerebro a sustancias negativas” y a cambio, hacer que nuestro cerebro  se vuelva a “hacer adicto” a sustancias positivas que nos causan felicidad? En este artículo, pensar positivamente para ser felices.

Lo interno y lo externo en la depresión y la felicidad

Con todo lo dicho, parece que la depresión y la felicidad son sensaciones en gran parte interiores, están en nuestro cerebro sin estar en el mundo. Esto es completamente cierto, pues personas que en idénticas circunstancias externas (económicas, sociales, laborales,…) antes eran felices; ahora no consiguen ser felices.Pensar positivamente para ser felices ¿Por qué? Pues porque hay un factor interno y endógeno que impide a esa persona ser feliz: la bioquímica interna de nuestro cerebro se ha modificado y ahora este no es capaz de generarnos sensaciones de felicidad, y a cambio nos genera sensaciones de infelicidad. Y encima, esto hace de una especie de “bola de nieve” que se va haciendo más grande.

Y como hemos dicho antes, nuestro cerebro termina por adaptar esta “inercia” de infelicidad, de generar sustancias negativas, de generarnos insatisfacción y dolor. Como nos preguntábamos antes, ¿podemos parar esta bola de inercia negativa, y ayudar a nuestro cerebro a que empiece a experimentar sensaciones positivas, y por tanto, empiece a generar “sustancias” positivas a las que hacerse adicto, hiendo por tanto ahora la felicidad para arriba en vez de para abajo?

Los mamones de la tele

He visto a muchos mamones salir por la tele o por “youtube”, pero ninguno tan mamón como un tipo con cara de mamón que decía que para ser felices en la vida hay que parar el flujo de pensamientos que tenemos en nuestro cerebro. Yo he estado varios años de mi vida casi siendo un muerto-viviente. Y por mi mente no pasaba ningún pensamiento. Y en cambio, cuando era feliz antes de eso, mi cerebro no dejaba de pensar y de generar pensamientos que a mí me hacían muy felices. Como vemos, pensar activa el cerebro y nos puede hacer más felices; y lo contrario, no pensar, desactiva el cerebro y nos hace más infelices. ¿Podemos usar el pensamiento para intentar “reactivar” nuestro cerebro, para intentar parar la generación de sustancias negativas de nuestro cerebro, y a cambio hacer generar a nuestro cerebro sustancias positivas que nos pueden hacer más felices o sacar de la depresión? Sí.

Pensar feliz para ser felices

Esto me pasó mil veces en otras épocas: yo estaba con el día muy malo y decaído. Y me dio por meterme en un chat, sea de lo que sea… Y resulta que al final, empecé a hablar con alguien, hablar de muchas cosas, de aficiones, de amores, de sexo… Y resulta que al final, ese alguien era una chica que vivía cerca… y quedemos para conocernos. El pensamiento de este encuentro me activaba tanto mi cerebro que yo pasaba en apenas unos minutos de estar completamente abatido; a estar eufórico y lleno de optimismo. Muchas veces ese encuentro no se producía, pero su ilusión y su presencia me activaba los pensamientos positivos. Y por “pensamientos positivos” me refiero a pensamientos que me hacen disfrutar; y no otros pensamientos negativos del tipo “todo es una mierda”, que no nos hacen disfrutar.

Con el tiempo descubrí que no hacía falta chatear con una chica con la que luego quedaría para “activarme”: podía activarme yo sólo, por ejemplo, pensando en una cita con una chica; o pensando en esa excursión a la sierra que tanto me atraía; o pensando en que el sábado me iría por ahí de fiesta y que me lo pasaría muy bien… Estos pensamientos me activaban tanto que se iba la depresión por varias horas. Pensando cosas bonitas y que me gustaban yo me di cuenta que mi cerebro se “activaba”; paraba el flujo de sustancias negativas, y yo con mi propio pensamiento hacía que el cerebro empezase a genera fluido de sustancias positivas. Además, paramos la inercia de generar sustancias negativas; y empezamos a activar la inercia de generar sustancias positivas, con lo que los resultados tras varios días practicando esta terapia se acumulaban.

Pensar cosas hermosas para ser feliz y salir de la depresión

Como hemos dicho, como parte de la enfermedad de la depresión, o simplemente de la ausencia de felicidad, está dentro de nuestro cerebro, una forma de combatir esta parte endógena de la depresión es activarnos con la terapia de pensamientos bonitos que he expuesto. Hay quien recomienda pensar que les pasan cosa buenas a nuestros familiares… pero yo prefiero pensar en que me pasan cosas buenas a mí. Yo sé cuales son estas cosas buenas, y en ellas pienso un poco todos los días. Siendo muy sincero, ahora mismo hay dos cosas en el mundo que a mi personalmente me hacen felices:

-Mis escritos, novelas, artículos, libros,…

-Mis chichis, mis novias, mis chicas, mis ligues, mis amores…

Fuera de estas dos cosas nada en el mundo me preocupa demasiado… Pero cada uno tiene unas ilusiones y unas esperanzas que son las que le hacen a ellos felices. Por ejemplo, yo podría pensar que mi blog tiene éxito, que mi primer libro “de Poco Sociable a Seductor” tiene éxito, y que mi novela “La Reina de los Hielos” tiene éxito… ¿Sería esto engañarnos a cambio de unas sensaciones positivas? Nada de eso: es cierto que mi blog tiene éxito, aunque antes no era así. Yo sólo adelanté el placer futuro. Es cierto que mi primer libro tiene cierto éxito… Y con mi Reina de los Hielos espero dar todo un pelotazo en Amazón… porque tiene calidad para ello y las expectativas son muy buenas….

Pero reconozco que los pensamientos que más feliz me hacen tienen que ver con mis mujeres: me hace feliz pensar en citas, pensar en conversaciones con chicas, pensar que dentro de poco estaré retozando bajo las sábanas de mi cama con una “moza”… Me hace feliz saber y pensar que conoceré nuevas chicas en este mes, y que una de ellas quizás pueda cambiar mi vida y añadir a mi vida ese elemento de estabilidad que tanto necesito…

Como digo, tenemos que pensar en estas cosas, por ejemplo, pensar que yo tengo una cita la semana que viene con una chica que me gusta… pensar cómo sería la chica y pensar que a lo mejor nos besamos y nos echamos un p… Y por supuesto es posible que esto pase… Por eso mismo mis pensamientos no sirven para engañarme a cambio de una pequeña mejora del estado de ánimo: sueño despierto con cosas factibles.

Y se trataría de eso: pensar cosas positivas un tiempo al día, para que nuestro cerebro genere sustancias positvas y así, la inercia negativa de la depresión y la infelicidad se invertiría y cogeríamos inercia para ser felices y tener una mente sana: y para más colmo, el pensar en distintas situaciones que se pueden dar en nuestra vida y que nos hacen felices, hace más probable que esas situaciones se produzcan. Por ejemplo, yo me pongo a pensar ahora en que me voy al bar y que conozco a una chica que me pone… Y al “despertar” contento por el efecto del pensamiento, me entran ganas de realizar eso que he visualizado en mi sueño diurno.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo salir de la depresión (vídeo) (5)
  • Consideraciones generales sobre la depresión (5)
  • Los recuerdos, terapia contra las enfermedades mentales (5)
  • Diez consejos para sentirse bien (5)
  • Cómo controlar los estados de ánimo (5)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>