Pequeños retos para superar la timidez y la depresión

A veces para superar enfermedades como la fobia social, la timidez extrema, la depresión… y otros problemas y enfermedades mentales, no hay que pretender lograr grandes avances en muy poco tiempo. Es mejor al revés, hiendo con pequeños avances a lo largo de bastante tiempo. Es cuestión de mejorar día a día y poquito a poquito, así asimilamos mejor la mejora y no nos llevamos los batacazos de intentar grandes acciones y terminar estampados contra el suelo por querer saltar tan alto sin tener costumbre. De alguna manera esto es como en la guerra: hay que mirar a ver si podemos tomar nuevas posiciones; pero a la vez tenemos que consolidar las posiciones tomadas, si no para poco nos servirá tomar nuevas posiciones… Precisamente, esta terapia de “ir poquito a poco” es muy buena para superar dos graves enfermedades mentales: la timidez entendida como fobia social y cierto “respeto” a hacer cosas sociales que nos gustan; y la depresión de ánimo. Por eso en este artículo expondremos esta terapia y daremos algunas pistas claves para su correcta aplicación. En este artículo pequeños retos para superar la timidez y la depresión

Ir poco a poco

Muchas veces en nuestros intentos por mejorar determinados aspectos de nosotros mismosPequeños retos para superar la timidez y la depresión, caemos en el error de ir muy rápido al principio, nos cansamos, no conseguimos lo que queremos… y al final dejamos nuestro reto… Esto nos pasa cuando queremos aprender un idioma, cuando nos apuntamos al gimnasio, cuando queremos aprender a tocar un instrumento musical… Es mucho mejor ir poquito a poco durante más tiempo, que querer en un puñado de días conseguir ese objetivo que nos hemos puesto. Cuando aprendemos lo hacemos mejor si aprendemos poco a poco. La mejor manera para aprender a tocar un instrumente es dedicarle a ello media hora al día durante unos meses. Algo parecido nos pasa aquí: es cuestión de ir poco a poco, y conseguir así unas conquistas lentas pero seguras. Por eso, damos a continuación unas claves para aplicar nuestra terapia contra la depresión y la timidez.

El reto de superar la depresión y la timidez extrema

1. Todos los días debes de ponerte un pequeño reto a superar. Si por ejemplo tenemos depresión, pues sabemos que un poco de deporte diario puede ayudarnos, y por eso nos podemos poner el reto de dedicarle media hora todos los días a hacer algo de deporte. Quizás tengamos también algún tipo de problema, y también poquito a poco, día tras día, semana tras semana… debemos de ir afrontando nuestros problemas.

2. En el caso de que tengamos timidez o fobia social, debemos de ponernos el reto de intentar tener el mayor número de interacciones con gente posible. Y otra vez no hace falta estar todo el día por la calle hablando con gente: a lo mejor con empezar un par de conversaciones con desconocidos y hablar con ellos uno, dos, tres… minutos, es suficiente. No es cuestión de hacer esto mucho, pero sí de hacerlo todos los días, de no evitar esos encuentros sociales que le provocan al tímido tanta ansiedad.

3. Tienes que aprender a disfrutar de estos pequeños retos. Muchos tímidos por ejemplo hasta le tienen miedo a pedir una pizza por teléfono… ellos tiemblan, se les corta la voz, se ponen nerviosos… Y esto les causa a ellos gran ansiedad durante la llamada; y estrés después de la llamada sintiéndose luego mal y con la sensación de “haber hecho el ridículo”. Con el tiempo, esa sensación de ridículo se transforma, y resulta que ahora incluso cuando nos sale mal una acción social, ya no nos importa el haber quedado en ridículo. Es entonces cuando empezamos a disfrutar haciendo esas cosas que antes nos provocaban pavor. Resulta que el tímido antes a veces no quería vivir porque para él el mundo era algo muy difícil, las relaciones con los demás eran muy difíciles,… pero ahora él disfruta de hacer esas cosas que antes le causaban pavor.

4. No te agobies con el fracaso en estos pequeños retos. Si por ejemplo quieres practicar el sargeo por discos y resulta que un puñado de tías capullas se ríen de ti, o se enfadan contigo, o lo que sea… aprende a disfrutar de ese fracaso, aprende a disfrutar de ese dolor, como diciendo

“esto me desensibiliza de la timidez y así rompo mis cadenas, y aunque sufra me gusta porque sé que este sufrimiento se terminará convirtiendo en placer”

Acepta el fracaso como algo digno de ganadores, todo emprendedor se dice que ha tenido que fracasar 3 veces para tener éxito a la cuarta. Por eso si te sale mal alguno de los retos, no te preocupes, no te comas la cabeza, tendrás muchas oportunidades de que te salga bien. Todo el mundo fracasa, lo que pasa es que el tímido se toma este fracaso como algo inaceptable (y los depresivos aún más), pero los fracasos son menos graves de lo que cree el tímido y el enfermo de depresión.

5. Estos retos pueden tener algo de artístico y de provocador… Por ejemplo, yo me he puesto el reto de quedar con 4 o 5 personas completamente desconocidas a través de Internet para irme por ahí de fiesta con ellos, socializar, conocer gente… En el grupo hay hombres, mujeres… Y para hacerlo más emocionante, le digo a una amiga que voy a intentar cumplir este reto de quedar con 5 desconocidos a ver qué me sale… Y la tremenda expectación que hay tanto en la mente de mi amiga como en la mía, hace que esa ansiedad de la expectación del reto se transforme en placer del ver cómo nos va a salir ese reto. Aprende a hacer que estos retos hagan tu vida más interesante. ¿Cómo sería tu vida si fuese una novela, y si tuvieses que narrar cada día de tu vida como si se tratase de un capítulo de esa novela?

Conclusión sobre pequeños retos para superar la timidez y la depresión

Comúnmente las enfermedades de la timidez extrema o fobia social; y la depresión, van de la mano. Lo que nos suele pasar es que nos “atascamos” en nuestra vida, como un tractor atrapado en el barro no vamos ni para adelante ni para atrás. Por eso estos pequeños retos que proponemos en este artículo nos pueden ayudar a desatascarnos y a continuar al fin con una vida feliz y normal. Como decimos, no se trata de hacer mucho en poco tiempo; si no mucho en mucho tiempo hiendo poco a poco. Por supuesto que hay que echar los cojones necesarios para ponernos estos retos y luego cumplirlos. La depresión nos quita las ganas de hacer nada; y la fobia social hace que tengamos absoluto pánico a esas interacciones sociales que hay en nuestros retos. Tenemos que luchar contra esto, ponernos estos retos (en la imaginación está el límite), y luego cumplirlos o intentar cumplirlos. Ganaremos aunque nos salgan mal. Para terminar damos unas ideas de distintos tipos de “retos” que nos podemos poner, aunque cada uno debe de crear los suyos propios, y cómo no, tener las agallas de cumplirlos:

1. Ir a una manifestación a interactuar con los desconocidos manifestantes

2. Ir a un bar sólo a tomar un café

3. Conocer chicas por Internet y luego quedar con ellas, y practicar nuestra sociabilidad

4. Hacer deporte diario para superar la depresión

5. Solucionar ese problema vital que tanto nos atormenta dividiéndolo en pequeñas partes (y pequeños retos)

6. Aprender teoría de la sociabilidad y salir a practicar con amigos

7. Cumplir unos horarios fijos, realizar tal actividad, ponernos en forma, aprender alemán en un mes…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Los chicos tímidos e inmaduros (6)
  • Blog para salir de la depresión (5)
  • Las mentiras de la enfermedad mental (vídeo) (5)
  • Donde se liga más (5)
  • La vida como sucesión de ciclos (5)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>