Principales causas de la depresión y sus remedios

La enfermedad de la depresión tiene muchas causas. A pesar de todo, el resultado, es el mismo: dolor psíquico. Más o menos la tercera parte de la población occidental pasará por una depresión a lo largo de su vida, afectando más a mujeres que a hombres. Las mujeres suelen ser más propensa a la depresión, y hay cierta polémica al respecto del motivo de esto. Algunos autores creen que puede deberse a factores hormonales: las mujeres suelen tener un estado hormonal más caótico que los hombres propiciando esto la depresión. Pero para otros autores las causas del mayor impacto de la enfermedad de la depresión en mujeres se debe simplemente al machismo y al patriarcado de la sociedad, que hace que las mujeres suelan tener unas situaciones sociales  menos ventajosas que los hombres. Saber la causa de la depresión es en buena parte saber su remedio. Aunque la situación es siempre más compleja: a veces, cuando arrancamos de nuestra piel la espina que nos hacía daño, la herida no cierra, e incluso se vuelve mas dolorosa y se enquista. Somos seres muy débiles. En condiciones salvajes estamos hechos para vivir escasos 20 o 30 años. Por supuesto, hay unos hombres y mujeres más fuertes que otros, pero incluso ellos sólo pueden con su fortaleza posponer el triste e injusto final. La depresión es una enfermedad muy grave… pero de la que se puede salir. En este artículo, analizamos las principales causas de la depresión y sus remedios.

Las principales causas de la depresión y sus remedios

1. Desocialización. No tener familia, amigos, pareja… incluso no tener trabajo, y en definitiva, gente con la que hablar y gente con la que compartir nuestra vida, es un causante directo de síntomas depresivos. Cuando estamos con gente, nuestro cerebro genera ciertas sustancias y funciona de determinada manera. Pero cuando estamos solos… nuestro cerebro empieza a funcionar de forma anómala: no genera ciertas sustancias, necesarias para mantenerse en un sano equilibrio, y así empieza cierta sintomatología depresiva. El remedio para esta cauda es evidente: buscar amigos, pareja, una nueva familia, un trabajo… Pero esto es mucho más fácil de decir que de hacer…

2. Falta de actividad en nuestro día a día. Ya hemos hablado de paro… No tener un trabajo, no tener una actividad diaria a la que dedicar las horas principales de nuestro día a día, quedarnos todo el día delante de la tele o del ordenador, sin hacer nada, es otra causa directa de la depresión. La inactividad genera desórdenes en el funcionamiento adecuado del cerebro. Estamos hechos para tirarnos el día haciendo cosas, y la vida sedentaria que caracteriza a buena parte de occidente (en España, aliñada con unos altísimos niveles de paro), es una forma magnífica de caer en depresión. Pues el remedio: haz cosas, todo el día. Simplemente, no pares, ponte un horario estricto, y haz que en tu día casi no tengas un solo minuto libre… Hay algún capullo que va por ahí diciendo que para salir de la depresión tenemos que dejar de pensar… Nada de eso. De echo, pensar un poco también es un extraordinario antidepresivo natural, pero sin comernos la cabeza con cosas que nos preocupan…

3. Traumas y pérdidas de familiares. El duelo por la pérdida de un ser querido es también uno de los principales desencadenantes de depresión. El duelo es un proceso psicológico natural.principales causas de la depresión y sus remedios Dura varias semanas. Es normal cierta evolución en el proceso del duelo: al principio, tenemos una pena y un dolor inmenso por la pérdida del ser querido. Pero según pasan las semanas, el dolor se adueña de nosotros… aunque ya no echamos tanto de menos al ser querido. Es simplemente como decía Freud: nuestro cerebro está haciendo el esfuerzo de desengancharse del ser querido que ha fallecido, a riesgo de no hacer esto de hundirse junto con el ser querido que ha fallecido. La tercera gran parte del duelo sería la de la recuperación: volvemos a añorar a ese ser querido que ha muerto; paro ahora ya nos vemos capaces de continuar nuestra vida sin esa persona amada que ya no está. El problema: que a veces la segunda parte se alarga, impidiendo que lleguemos al punto final del proceso del duelo. Y entonces podemos caer en una depresión profunda. Remedio: una persona que halla perdido a un ser querido necesita un gran apoyo de sus familiares y amigos para no estancarse en la segunda fase, y para poder superar con éxito todo el duelo.

4. Desequilibrios en el funcionamiento interno del cerebro. Una depresión no sólo la desencadena procesos externos. Personas con una buena vida caen en depresión debido a que su cerebro está empezando a funcionar de forma anómala. Aquí puede ser aconsejable el uso de medicación antidepresiva. Pero también hay una serie de pequeños consejos que harán que nuestro cerebro funcione de la mejor forma posible: ten una dieta equilibrada, no consumas alcohol ni drogas; ten buenos amigos y una buena familia; ten una vida lo más humana que puedas; ten una profesión, unas aficiones; haz cosas nuevas de vez en cuando, no te estanque siempre en una vida repetitiva…

5. Situaciones estresantes en el día a día. Pues eso: si algo nos disgusta… por todos los medios lo tenemos que evitar. Si no, nuestra depresión se agravará aún más. Es fundamental para un enfermo de depresión que se aleje de todas las fuentes posibles de desagrado y de dolor. A cambio, deberá de hacer todas esas cosas que le causan ilusión, que le gustan que le animan… Y OJO, digo “un enfermo de depresión”. O lo que es lo mismo cuando no tenemos depresión, no nos queda otro remedio que hacer cosas que no nos gustan, como aguantar a nuestro jefe… pero un depresivo es un enfermo, y mientras que persista en su situación de enfermo, la sociedad debería de eximirle de hacer actividades que lo causen estrés.

6. Problemas que nos preocupen. Es fundamental controlar el pensamiento. Los problemas de nuestra vida y del mundo nos afectan negativamente… Pues eso, hay que alejarse de los problemas y ver la parte positiva del mundo. Por ejemplo, si te preocupa lo de estar en el paro, de ninguna manera debes de ver los informativos, con esa gran cantidad de desgracias que nos cuentan, con las altas cifras de paro… Hay que intentar por todos los medios alejarse de los problemas. Y digo lo mismo que antes: SÓLO SI ERES UN ENFERMO DE DEPRESIÓN: Si no, debes de afrontar los problemas como un hombre o una mujer hechos y derechos… Vamos, que la doctrina de “el secreto” de pensar positivamente, es una mierda, como ya hemos dicho… pero sí la podemos aplicar a enfermos de depresión (de todas formas no aconsejo a un enfermo de depresión que compre ese tostón de libro… porque cuando vea la mierda en la que se ha gastado 20 euros… le va a dar un buen bajón…) A un enfermo de depresión se le debe de eximir de ciertas obligaciones, como por ejemplo, de solucionar sus propios problemas. Por eso, es fundamental que se reconozca al enfermo de depresión su condición de enfermo. Si no… puede que lo estemos poniendo una soga al cuello…

7. Bajo nivel de cultura general. Pues sí, aunque parezca increíble, la depresión se da más en personas poco cultas y poco inteligentes… Y para que no se me enfade los lectores… diré que yo he pasado por una depresión de al menos 8 años… y soy muy culto e inteligente… Mi problema no fue este. Este sólo es una de las 7 principales causas. Pero a mi, tener una buena cultura, tener muchas aficiones intelectuales, tener un rico mundo interior… me libró de que me terminase suicidando sobre todo con 23 años… cuando veía que lo mío iba para largo. Mi mundo interior me salvó… me salvó del punto 1. O lo que es lo mismo: de estos 7 puntos, unos pueden tirar a nuestro favor, y otros en nuestra contra. Yo este punto, el de la cultura y del rico mundo interior, siempre lo tuve muy a mi favor. Por eso aguanté años incluso enteros sólo, encerrado en mi habitación (no podía hacer nada… nadie me comprendía, no me quedó otro remedio, no tuve elección in ayuda, mi economía era lamentable…) Y además, para las personas que hayan caído en depresión por culpa de este punto… hay muy buenas noticias: simplemente es cuestión de ponerle unos aditivos intelectuales a nuestra vida. Y eso es muy fácil. Hay mil cosas que hacer para enriquecer nuestro mundo interior. Y es que, enriquecer nuestro mundo interior es lo mismo que enriquecer nuestra vida. No vemos el mundo desde una perspectiva neutral: el mundo exterior que percibimos está condicionado por nuestro mundo interior. Por eso, este punto es fundamental… Para enriquecer nuestro mundo interior, y que así percibamos un mundo exterior más rico… hay mil cosas que hacer. Por ejemplo, yo acabo de aprender a tocar el teclado, y ahora estoy intentando componer mis primera melodías… Pero también ando pensando en aprender a dibujar, para ser capaz de crear mis propios cómics… Y además, he empezado un curso de alemán… Y otras cosas que aprendí antes: a escribir novela; a pensar; a entender mis emociones, a socializar, al ligar, historia de la ciencia, biología, arte, mecánica,… Hay mil cosas. No es cuestión de estresarse haciendo mil cosas (pues ya sabemos que el estrés hay que evitárselo a toda costa a los enfermos de depresión); si no de hacer aquellas cosas que tenemos verdaderas ganas… ¿Qué tenéis ganas de hacer…?

Con este último punto terminamos. Este último punto es fundamental. De echo, para mí este último punto no sólo es el principal desencadenante de depresión en el mundo… si no también, el principal responsable de la crisis. Cuando le preguntaron el otro día al nuevo presidente de México, que citase sus tres libros preferidos y dijese cómo le había influido… se quedó más blanco que un cadáver y sin acertar a decir nada. Tener aficiones intelectuales (el arte cuenta por supuesto como afición intelectual, y pensar, y saber socializar, y saber disfrutar de la naturaleza… cuenta todo lo que afecte no sólo a nuestra inteligencia racional, sino también a nuestra inteligencia emocional) es la manera de hacer nuestro mundo más ancho e interesante. Por eso, tengamos la edad que tengamos… es hora de elegir esas actividades en las que tenemos una gran ilusión en introducirnos. Nada de estresarnos eligiendo mil cosas. Con una vale… evitando querer abarcar demasiado para apretar demasiado poco… Y a partir de ahí… encontraremos un extraordinario antidepresivo en esa nueva afición.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Solucionar nuestros problemas para superar la depresión (8)
  • El estrés como causa de la depresión (6)
  • Aprovechar el tiempo cuando no tenemos ganas de hacer nada (6)
  • Mi terapia contra la depresión (6)
  • Consejos para superar una crisis depresiva (6)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>