Profesión y personalidad

La raza humana presenta una gran diversidad en su seno. Hay por un lado hombres y mujeres, los géneros. A cada género se le ha asignado históricamente una serie de funciones que les corresponden debido a sus especiales características. Pero la diversidad funcional de la humanidad va mucho más allá de los géneros. De hecho, cada uno de nosotros tenemos un temperamento único y distinto que nos capacita para desarrollar mejor unas funciones que otras. De alguna manera sucede un poco como en los juegos y videojuegos de rol: hay magos blancos, magos negros, guerreros, líderes, arqueros,… Cualquier aficionado a estos juegos sabe bien que no es adecuado hacer evolucionar a un arquero como mago; o intentar sacar un mago de un personaje de fuertes músculos y de gran tamaño, pues esta constitución es típico de personajes especialistas en usar la fuerza bruta… Pero la estupidez de occidente parece no tener límites, y nuestra sociedad ha terminado por hacer evolucionar a tipos necios hasta convertirlos en “políticos”. ¿El resultado? La violencia económica y el mal gobierno se extienden entre nosotros, como las sombras en Mordor. Solo este sencillo ejemplo puede hacernos ver lo importante que es que elegir bien la profesión y que esta se adapte como un guante a nuestra personalidad. En este artículo, profesión y personalidad.

Una personalidad y una profesión

Supongo que todos nosotros nos hemos preguntado alguna vez eso de “¿Qué voy a ser cuando sea mayor?”. Camino de superar en el próximo año el 30% de paro… parece una pregunta un poco tonta. Pero quizás este tiempo sabático lo podamos aprovechar para replantear nuestro futuro profesional y para replantearnos la profesión que más nos conviene. Para ello nada mejor que terminar este artículo con una lista en donde pondremos una serie de personalidades que a la vez corresponden una a una con unas competencias profesionales ideales para esa personalidad en concreto.

Profesiones y personalidades

1. Artesanos, camareros, carpinteros,… Son personas sencillas, que no se comen la cabeza con el “sentido de la vida”, que no se interesan por política, les gusta el fútbol y las cosas sencillas, esos pequeños placeres de la vida.profesión y personalidad El valor de esta personalidad no lo marca su profesión: que tengan una personalidad sencilla no significan que sean menos valiosos que otros que sean médicos, o políticos… Dentro de esta profesión-personalidad puede haber gente muy interesante; y otros menos interesantes y valiosos. Vamos, que nadie se lleve a engaños, ser sencillo no significa ser de poco valor; igual que ser complejo puede ser más que nada una forma de complicarse la vida hasta que casi te impide vivir. PRECAUCIÓN: yo he trabajado de artesano y soy complejo… No confundir que alguien por motivos coyunturales termine trabajando de carpintero; con alguien al quien el trabajo de carpintero le viene como un guante a la mano. Yo he trabajado de jardinero, pero todo el mundo veía que, aunque hacía ese trabajo bien, podía dedicarme a cosas que me satisficieran más…

2. Ingenieros. Son personas dotadas de una gran inteligencia lógico-matemática, además de inteligencia espacial, temporal, gran capacidad de orientación, gran capacidad de cálculo y de entender las matemáticas, la geometría, tanto la euclídea como las geometrías especiales. Son personas inteligentes, pero no suelen destacar por tener alta inteligencia emocional. Otra vez digo lo que antes: yo en otra época de mi vida quería ser ingeniero y físico, pero a su vez tenía una buena inteligencia emocional. Y es que yo veía algo estético ya artístico en la industrial, en la maquinaria, hasta en los tractores… Por lo general los ingenieros son inteligentes, pero un tipo de inteligencia pragmática. Aunque insisto conmigo como ejemplo: no siempre. Si tienes inteligencia pragmática pero no vas sobrado de inteligencia emocional, en la ingeniería está tu futuro. Y si también tienes inteligencia emocional… yo llevo un año arrepintiéndome de no haberme hecho ingeniero… Al menos así tendría trabajo y un futuro que se me resiste.

3. Artistas. Pues un poco al revés que los ingenieros: estos van sobrados de inteligencia emocional, son carismáticos, los más carismáticos de todas las profesiones-personalidades. A pesar de eso comúnmente no son muy sociables, entre otras cosas porque su extrema sensibilidad hace que se sientan ofendidos por la falta de inteligencia emocional de los demás. Así, el buen artista es un ser escindido, anti-pragmático, critico con la sociedad, y lleno de remordimiento hacia un mundo que no valora la sensibilidad del artista. A veces los artistas pueden tener también una muy alta inteligencia racional; aunque otras veces no entienden nada ni de física, ni de ingeniería, ni les gustan los tractores… Como del arte no se vive más que en determinadas ocasiones, el temperamento de artista tienen que intentar encontrar su vocación en el ámbito de la enseñanza, de la psicología, del periodismo, del mundo del ocio, en el mundo del marketing, en el mundo de la empresa, sobre todo en las labores más creativas. Sinceramente, yo sufro cada vez que veo por la tele un artista metido improvisadamente a camionero diciendo eso de “la vida de camionero es una mierda…”. No, lo que pasa es que tú artista, has elegido (o te ha elegido) mal la profesión.

4. Psicólogos naturales. Si eres bueno tratando con los demás, estás de enhorabuena. Los hombres y mujeres que tienen una sensibilidad especial para el trato con los otros, son ideales para dedicarse al mundo del comercio, del cuidado de ancianos, del cuidado de enfermos, al mundo de las relaciones laborales, del periodismo, del marketing, de la asesoría,… En definitiva, ser todo un psicólogo natural te habré un montón de puertas laborales posibles. Las mujeres son tradicionalmente especialistas en el trato con los demás. Es curioso que apenas conozco a un puñado de mujeres en el paro, y es que la sensibilidad de las mujeres, unido a su calor, su ternura, hace que estas encuentren fácilmente trabajo cuidando a ancianos, atendiendo negocios, vendiendo productos puerta por puerta. Los hombres también pueden ser psicólogos naturales, y en este caso un mundo de grandes oportunidades laborales se les puede abrir también a ellos. Está demostrado que el éxito profesional tiene que ver más con el nivel de trato y la capacidad de sociabilizar con los demás; que con la inteligencia racional, incluso con la inteligencia emocional que tengamos. Así, tener unas buenas capacidades de sociabilizar, de ser caliente y no frío, de ser empático, y no antipático, nos abrirá muchas oportunidades profesionales incluso en épocas de crisis.

5. Políticos. En una sociedad en donde casi el 80% de la gente ha admitido que hemos sido gobernados por cretinos durante décadas, ¿qué es lo que tiene que tener un político para ser un buen político? Desde luego no viene mal que el político que pretenda ser competente tenga una buena mezcla de las virtudes que le hemos achacado a las cuatro profesiones-personalidades anteriores. Así, el buen político tiene que tener una gran capacidad de trabajo, como el artesano; tiene que tener una gran inteligencia racional, que le permita hacer emulaciones de futuros alternativos en un plano virtual, para así ser capaz de elegir bien sus trascendentales decisiones; tiene que tener la inteligencia emocional del artista además de su carisma, para así ser una fuente de unión de distintas sensibilidades que se unen en la figura de un líder inteligente y carismático que les representa a todos por igual; tiene que tener esa fina capacidad de análisis de las mentes ajenas y esa sensibilidad hacia los demás que tendría un buen psicólogo natural; y por último, tiene que tener lo que tiene nuestro último miembro de la lista: un buen par de…

6. Guerreros. Una cosa es cierta: cuando a alguien le perjudica una injusticia, se queja a más no poder; pero cuando a alguien le beneficia una injusticia no dice ni mu. Ahí tenemos a la SGAE, que no se quejaban de que el mundo era injusto, entonces, a su favor, cuando la única forma de tener un disco era pagar hasta 20 euros por él. Pero cuando llegó Internet y los derechos de autor empezaron a ser un espejismo, la SGAE sí se empezó a quejar, porque ahora otra vez había una injusticia, pero en este caso la injusticia no les beneficiaba; si no que les perjudicaba. Por eso siempre serán fundamentales los guerreros, las persona con agallas que luchan por la justicia, que luchan por una mejor distribución de los recursos del mundo, que luchan por darle a cada uno lo suyo, y que luchan por un sistema más democrático e igualitario. Las personas con temperamento de guerrero pueden dedicarse a un montón de actividades que le agradecerán mucho su especial forma de ser, luchadora y comprometida: política, periodismo, jurisprudencia, enseñanza, mundo de la empresa, arte, marketing, ciencia, …

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Distintas formas de ser (6)
  • Tipos de temperamentos y de personalidades (6)
  • La importancia de la inteligencia emocional (4)
  • La clave del éxito en nuestras ambiciones (4)
  • Algunos tipos de carácter (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>