Qué es el amor y de quien nos enamoramos

El amor es un sentimiento que es capaz de producir nuestro cerebro. Este sentimiento se basa en tener un gran apego por una persona normalmente del sexo contrario. Y es que aquí nos referimos al amor ligado a la pareja y a la reproducción, no al amor paternal ni a otros tipos de amor. Es una sensación pasajera en la gran mayoría de casos. Pero puede durar hasta unos cuatro o más años, así que no es tan efímero como a veces se suele creer. A veces incluso se ha considerado a la sensación amorosa como un tipo de demencia, pues es un estado cerebral que te impide ver el mundo de forma objetiva: yo quiero mucho a una mujer, y resulta que este “amor” me impide ver los grandes defectos que tiene esa mujer, así que aunque no sea perfecta, aunque no sea muy guapa, aunque no sea muy lista,… el sentimiento amoroso me hará verla como perfecta, como guapa y como lista. Cuando se pasa el amor uno puede volver a ver la realidad de nuevo completamente objetiva. Y es que mucho me temo que la humanidad no busque la verdad; los hombres buscan sobrevivir, y para ello están dispuestos a tirar de las pseudociencias, de los informativos de antena 3, de el Tarot, de Herbalife, de los adivinos, de los curanderos, de los políticos y de los economistas ortodoxos,… Todo eso aporta muy poca verdad: pero la gente tiene en los productos de esa lista una serie de necesidades (normalmente de dominación) que les permite sobrevivir, aunque sea una supervivencia rastrera. El amor es una de esas verdades falsas que nos permiten sobrevivir: la persona de la que estamos enamorados no es tan perfecta como nos parece (aunque nunca se sabe…), pero el engaño que es el amor sirve para que durante esos cuatro años que dura nos de tiempo a tener una cría humana con esa pareja y a cuidarla hasta que alcance cierta independencia. Después, la naturaleza normalmente apuesta por la disolución de ese amor, y por empezar una nueva relación con otra persona. Aunque no siempre es así: es una apuesta, o bien muchas crías con la misma pareja; o bien una cría con muchas parejas. Es un poco como la quiniela: podemos hacer una columna con dobles o triples; o bien muchas columnas sencillas. Y es que nunca se sabe por donde va a saltar la suerte. En este artículo, qué es el amor y de quien nos enamoramos.

La reproducción humana y la reproducción de las sectas de seducción

Las sectas de la seducción siempre insisten en esa bobada del “macho alfa”, como un supuesto equivalente humano a los leones y los lobos que tienen el control político y sexual de la manada. Creo que de alguna manera se inspiran en el funcionamiento político de la sociedad hasta hace poco (hasta el día de hoy casi), en donde unos mandan y los demás obedecen. Pero este no es el funcionamiento “natural” de la sociedad humana.Qué es el amor y de quien nos enamoramos La sociedad humana evolucionó frente a otras sociedades animales de forma más democrática. En el estado natural sí hay líderes (el Big Man), pero no es un tirano, como el macho de león dominante, o como Franco, o como Mussolini, o como otros… Es alguien que no puede de ninguna manera agredir a alguien que no quiera cumplir sus órdenes. El Big Man manda; pero manda con carisma, con orgullo, con tacto. Este es el mando verdaderamente natural, y verdaderamente democrático. Y ahora comparemos a este Big Man con un agresivo león dominante, para ver que en la humanidad ni hay macho alfa, ni bobadas por el estilo. En la humanidad hay macarrillas que se hacen muy atractivos a los ojos de las mujeres. Pero estos macarrillas aunque son agresivos no pueden ir por ahí imponiendo su voluntado. La humanidad en estado natural funciona de forma muy distinta.

En la humanidad no hay un macho alfa precisamente por que su funcionamiento sexual es más democrático: hoy en día casi todos los hombres se pueden reproducir y tener relaciones sexuales. Y en estado natural, se reproducirá uno de cada tres aproximadamente. Los demás comúnmente perecían muy jóvenes, no lograban sobrevivir y si sobrevivían, no lograban por su poco carisma, por su poco estatus, el favor de las hembras.

Pero a día de hoy, el funcionamiento sexual de la humanidad está mediado por el amor y por la relación de de pareja: no hay nada perecido a ese mito que fomenta Mario Luna de el “macho alfa”, o sea, un hombre que se lleva por delante a todas las nenas. No funcionamos así: la sexualidad en los hombres por lo general se basa en una pareja estable en donde surge en mayor o menor cantidad esa sensación amorosa que hace que tanto el hombre como la mujer se desinteresen de otros-as posibles candidatos a su alcoba.

Es más: la mayoría de los hombres que van por ahí de flor en flor que yo conozco, se tiran a unas mujeres de dudoso gusto y que pueden despertar cierta grima en hombres un poco escrupulosos. Los demás, se acuestan con mujeres con las que están pensando en empezar una relación amorosa. Si empieza luego o no, eso se debe a la compatibilidad. Pero no se acuestan con ella por que crean que así van a dar una mayor salida al zumo de sus pelotas y así sus genes quedarán irremediablemente por encima de los genes de esos otros que no se acuestan con tantas mujeres. Es importante que todos lo que lean esto (sobre todo los más jovencitos) se quiten de la cabeza esa bobada del “macho alfa”: el amor es una experiencia mucho más impactante que el sexo. Y además, viene con sexo…

La clave del amor y del enamoramiento: la compatibilidad

Después de las aclaraciones previas, viene la pregunta del millón: ¿De quién nos enamoramos? ¿Dónde debemos de buscar para encontrar el amor?

A grandes rasgos, podemos dividir los factores claves que intervienen en el enamoramiento en dos grandes tipos:

1. La personalidad.

2. Factores sociales, económicos, intelectuales, políticos, biológicos,…

La división entre estos dos factores es fundamental. Y es que, los factores del tipo 1 no son definitivos a la hora de enamorarnos: nos podemos enamorar de una persona con un tipo de personalidad muy distinto al nuestro. Pero de alguna manera, se nos tiene que hacer atractiva esa personalidad. Pero hay mil tipos de personalidades distintas que se nos hacen atractivas, luego este es un factor que da mucho juego: buscamos alguien cuya personalidad nos complemente a la nuestra, si por ejemplo, somos un poco retraídos, buscaremos a alguien “echado para adelante”, que nos compense. Comúnmente las persona profundas y tímidas terminan con una pareja sencilla pero a cambio espontánea y muy viva. Al uno le gusta le viveza del otro; y al otro le gusta la compleja personalidad del uno. Así se complementan. Por tanto, el tipo de factor número 1 por el que nos enamoramos, es la personalidad, que complementa a la muestra (si somos equilibrados, tendremos más necesidad de encontrar una pareja que tenga una personalidad también equilibrada, como la nuestra, y en esta caso más que nuestro complemento buscamos nuestro igual).

El tipo de factor número dos que interviene en el enamoramiento es el factor que podemos llamar definitivo. Aquí no buscamos a alguien que nos complemente, si no a alguien que sea muy parecido a nosotros en los distintos elementos que engloban ese factor. Las personas inteligentes buscan a su vez a personas inteligentes; las personas guapas buscan a su vez a otras personas guapas; las personas de alto estatus buscan a su vez a personas de alto estatus; las personas con ciertas aficiones buscan a su vez a otras personas con esas mismas aficiones. Aquí no buscamos lo complementario, si no lo igual. Esto da para mucho juego, así que en otro artículo analizaremos en profundidad los distintos elementos que se incorporan a este segundo factor que interviene en el enamoramiento. Aunque a grandes rasgos ya viene resumido aquí, y la idea central es la ya dicha: en este segundo factor no buscamos a nuestro complementario (un pobre no busca una rica; ni una rica a un pobre). Si no que buscamos a nuestro igual.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo saber si somos compatibles con una posible pareja (4)
  • Qué buscamos cuando buscamos el amor (4)
  • Cómo empezar y mantener relaciones sentimentales (4)
  • Cómo elegir pareja (4)
  • Los factores que deciden de quién nos enamoramos (4)
  • Comments

    • Esteban dice:

      Llámame idealista o fantasioso, pero la verdad es que creo que el amor es algo bastante más profundo que una necesidad de complementarnos enconomica, social, personal y sexualmente.

      Yo no soy el tipo de tío que idealiza a alguna mujer y la cree perfecta, pero una vez me sucedió una conexión con una mujer bastante especial. No se si lo viviste pero si fuíste un chico tímido en tus días de adolescente entonces ¿Recuerdas aquellos días cuando eras tímido y te enamorabas de alguna chica que mirabas en los tiempos libre? una chica que tal vez nunca conociste e idealizaste bastante tal vez sólo por su atractivo físico, sin embargo cuando tenías la ocasión de conocerla en persona o interactuar con ella sentías como si tu corazón se te fuera a salir por la boca, tal vez el mismo tipo de emoción si tuvieses la oportunidad de conocer en persona a tu artista de Rock favorito.

      Por otro lado conociamos otro tipo de chicas que de cierta forma complementaban con nosotros en su personalidad, tal vez nos sentimos algo nerviosos la primera vez que quisimos invitarlas a una cita, pero después nos acostumbramos y ya estamos más tranquilos cada vez que las invitásemos.

      Y otro tercer grupo están esas chicas sensuales que nos causan ese tipo de atracción erótica y nos imaginamos alguna fantasía sexual con ellas y fácilmente nos seducen.

      Sin embargo bastantes años más adelante tras mi adolescencia, cuando ya tenía 25 años conocí una chica que me hizo sentir de una forma bastante especial. CADA VEZ que me acercaba a ella sentía la misma presión que sentía cuando era adolescente y estaba apunto de cruzarme con la chica de mis sueños. Sin embargo esta chica era alguien que tenía mucha química conmigo , ella se sentía muy bien estando conmigo, me buscaba e intentaba ser agradable conmigo incluso se sonrojaba. Antes de eso yo pensaba que el amor y buscar pareja no era más que una palabra bonita para justificar la necesidad de no estar sólo y tener sexo con alguien de confianza. Pero tras conocer a esta chica todo eso cambió para mí.

      A ella no la idealizo, de hecho habían cosas de ella que me molestaban. Pero es algo no se siente con cualquier chica que me atrae. Yo le conte esto a mis amigos pero en vez de sorprenderse me dijeron – …y entonces…¿cuando te la piensas follar?- ¡uf! yo hubiese dicho lo mismo si escuchase a otra persona contarlo. Pero ahora pienso que son muy pocas las personas que conocen el amor. La mayoría sólo busca pareja para no estar solos o por tener sexo y apoyo económico. Pero yo la verdad es que a partir de esa vez la necesidad de estar acompañado y de tener sexo pasó a segundo plano. Yo busco enamorarme para volver a sentir lo que sentí con esa mujer.

      Me cuesta explicarlo, pero es una sensación casi como de novela épica algo así como el amor entre Beren y Luthien. jajaja creeras que estoy loco o que me ilusionado con algo, tal vez así sea pero antes de conocer a ella yo ya había conocido a otras chicas, todas me gustaron y estaban muy guapas pero ninguna de ellas me hicieron sentir como esta chica.

      Saludos

      • Erik360 Erik360 dice:

        Jo, has hecho un comentario mejor que el artículo… Totalmente de acuerdo con lo que dices. En cada artículo que escribo intento dar una vuelta de tuerca distinta sobre un mismo fenómeno, que suele definirse (el fenómeno) por la categoría a la que pertenece el artículo. Así, he creado en este blog uno de los mejores espacios de todo Internet para la enfermedad de la depresión. Lo mismo pienso hacer para el amor y la seducción. Y desde luego esa sensación de abismo que has descrito tan bien merecerá otros textos. Desde luego este artículo es pragmático, mucho más de lo que lo soy yo. Pero el amor tiene dos partes, como todo: la espiritual y la material. Y desde luego, esa sensación que describes es insuperable. La sensación del follar a su lado es algo ridículo. Y desde luego, follar con alguien que amas… Para los medievales esto último era una herejía: ellos no podían creer que la sexualidad se relacionase con el amor. Por eso en teoría (no en la práctica) los curas y demás recomendaban casarse con una mujer que no amasemos de verdad, pues el amor y el sexo para ellos era algo que no se deberían de juntar, y es evidente que la reproducción debía de seguir su curso para que la humanidad no pereciese. Yo ha veces también he buscado el amor, y claro que recuerdo esa chica que me dejaba sin aliento en el instituto. No era necesariamente la más guapa, pero tenía algo, como una energía que emanaba de su alma… que te atrapaba. Hay quien dice que son las feromonas, pero yo creo que son los ojos, la forma de ser, la forma de la cara… Aun así, siempre me he preguntado cuanto dura esto. Hay sorpresas, pues en uno de cada diez casos el amor dura hasta 20 años, o para siempre, como en el caso de Beren y Luthien. Por eso hay que buscar, y precisamente, la mejor manera de encontrar es buscar allí donde es más probable que encontremos lo que buscamos. Por eso, no es conveniente desentendernos de la parte “material” del amor, más que nada porque algunos se creen que el amor de su vida llamará un día a la puerta y se fusionarán en un abrazo cósmico. A mi me pasó un día, hace no muchos meses, cuando aún era un fóbico social que no había mantenido una conversación con una persona de mi edad en casi diez años… Hoy es tarde, mañana cuento esa extraña anécdota de cuando yo era fóbico social y esperaba a que el amor llamase a mi puerta, y la mujer de mi vida, efectivamente, llamó a mi puerta…

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>