Qué es la inteligencia emocional y como mejorarla

Hace ya algunas décadas surgió en el debate público el concepto de “inteligencia emocional”. Hasta entonces, se consideraba que la capacidad para las matemáticas, la ciencia, el razonamiento abstracto… eran las únicas formas válidas de inteligencia. Desde el surgimiento del concepto de inteligencia emocional se ha intentado modificar un poco la educación de los occidentales intentando llevar el concepto de inteligencia más allá de sus antiguas cuotas. Pero hay un gran equívoco en todo esto: el equívoco de que la inteligencia emocional no tiene mucho que ver con la racional. De hecho, la inteligencia emocional se encardina dentro de la matriz racional de nuestra inteligencia. Aunque es cierto que hay personas que tienen una gran inteligencia racional, pero luego no parecen muy inteligentes emocionalmente (Bill Gates por ejemplo); y viceversa, hay algunos poetas, algunos artistas, que tienen una gran capacidad para hablar de sentimientos, de emociones,… pero luego resulta que son muy malos con las matemáticas. ¿No demostraría eso que la inteligencia racional y la emocional no tienen mucho que ver? Lo cierto es que no, ya que la media de inteligencia de los grandes poetas de la historia es de 140 puntos de cociente intelectual. Está por debajo de la media de los grandes científicos y filósofos, con 160. Pero muy por encima de la media de la población, que es 100 puntos de CI. Eso ya demuestra que lo emocional y lo racional está emparentado. Por tanto, en nuestras habilidades cognitivas pueden suceder distintas cosas:

-Que seamos muy buenos con la razón, y muy malos con el sentimiento.

-Que seamos muy buenos con el sentimiento, y regulares con la razón.

-Que seamos muy malos tanto con la razón como con el manejo de nuestras emociones.

Pero no puede pasar una cosa

-Que seamos muy malos con la razón y muy buenos con el trato de las emociones.

Esto ya demuestra que la razón y las emociones usan estructuras comunes de nuestro cerebro. No podemos tener poca inteligencia racional y mucha emocional. Al menos, tenemos que tener un nivel de inteligencia racional medio o medio alto para ser bueno con las emociones. O sea, aunque no tengamos mucha habilidad para razonar, puede que esa poca habilidad que tenemos la aproveche muy bien nuestro lado emocional para apoyarse en ella y desde ahí poder alcanzar nuestra capacidad para las emociones buenas marcas. Aunque la inteligencia se divida a grandes rasgos entre emocional y racional, en nuestro cerebro hay cierto estrato común a ambos tipos de inteligencia. En este artículo, qué es la inteligencia emocional y como mejorarla.

La unión entre la razón y la emoción

Y a todo esto, ¿cuál es el nexo de unión entre la emoción y la razón? Lo tenemos bastante claro. Es la mayor herramienta que ha creado jamás la humanidad y la que diferencia a los hombres del resto de animales: el lenguaje, la palabra. Sin lenguaje humano no habría ciencia, no habría ordenadores, no habría física, no abría política, no abría derecho…Qué es la inteligencia emocional y como mejorarla y nuestras emociones serían tan básicas como las de un gato. Y es que la gran diferencia mental entre un hombre y un gato es sobre todo una: el hombre tiene lenguaje simbólico y articulado:

-Es simbólico porque la palabra representa cosas, circunstancias, conceptos,… que pueden estar muy lejos de nosotros como hablantes.

-Es articulado porque la combinatoria de las 30 letras del alfabeto, formando fonemas, y estos fonemas palabras, y estas palabras frases, y estas frases oraciones,… hacen del lenguaje humano un sistema de codificación de información tremendamente potente, nada en comparación con los demás lenguajes que existen en el reino animal.

Y resulta que el lenguaje es en realidad un cálculo. Con el lenguaje se puede decir lo mismo que con nuestro lenguaje matemático; y hay quien pensó en el lenguaje matemático para trazar un lenguaje humano lógicamente perfecto. O sea, podemos usar las matemáticas para hablar; y podemos usar el lenguaje para solucionar problemas matemáticos. Por tanto, el lenguaje es un cálculo matemático. Y como los cálculos matemáticos se rigen por nuestra inteligencia racional, pues es evidente que el lenguaje tiene mucho que ver con la inteligencia racional.

Y es también evidente que el lenguaje es el principal medio de transmitir emociones, estados de ánimo, en general, el lenguaje es también la principal herramienta de la inteligencia emocional. Vemos ahora claro la unión entre lo racional y lo emocional: el lenguaje.

Dos grandes partes de la inteligencia emocional

Por todo esto, para mí la inteligencia emocional tiene dos grandes subconceptos en la que se divide dicha inteligencia:

1. La inteligencia emocional es la capacidad de sentir muy fuerte dentro de nosotros nuestras emociones y sensaciones. Hay muchas distintas emociones que podemos sentir, entre ellas: la emoción de que es domingo; la sensación que nos causa una tormenta que se acerca; la sensación tan fuerte que nos causa un beso de una chica que nos gusta; la emoción de furia que nos causan los abusos de los bancos; la sensación de que llega la primavera, con esa luz que nos ilumina el alma; las emociones de todos los tipos que nos causa el arte… Hay personas que a penas sienten nada de estas cosas, siendo por tanto deficientes en esta primera parte en la que se divide la inteligencia emocional.

2. La inteligencia emocional es la capacidad de explicar con palabras nuestras emociones. Por ejemplo, yo en mis relatos eróticos intento explicar con palabras las emociones que a mí me causa el sexo y la sexualidad. Pero se puede extender a todo el mundo emocional: explicar con palabras las sensaciones que nos causa enamorarnos; explicar con palabras las sensaciones que nos causa que llegue la primavera; explicar con palabras las sensaciones y emociones que nos causa que estemos felices y nos sintamos dichosos, o desgraciados… Esto como vemos lo llevan haciendo los poetas durante muchos milenios.

Cómo mejorar nuestra inteligencia emocional

Nuestro blog es eminentemente práctico y aprendemos enseñanzas que nos sirven para mejorar nuestra vida. Por eso no debería faltar en este artículo unos consejos par mejorar la inteligencia emocional. Pero lo cierto es que se reducen a dos, y se corresponden con las dos grandes partes en las que hemos dividido la inteligencia emocional:

1. Mejora tu capacidad de sentir tus emociones: aprende a centrarte en las sensaciones y emociones que te generan cosas como comer, como tener frío, como ver salir el sol, como enamorarte, como ver llegar la noche tras los últimos rayos de día, como estar triste o melancólico… Por tanto, practicaremos para mejorar la percepción de nuestras sensaciones (que son impresiones directas del mundo exterior sobre nuestros sentidos); y las emociones (que son impresiones más espirituales sobre nuestro entendimiento).

2. Mejora tu capacidad de explicar tus sensaciones y tus emociones. ¿Podrías explicar lo que sientes un domingo cuando vas a comer una paella con tu familia al restaurante de la esquina? ¿Qué sensaciones te produce todo eso? ¿Y podrías explicar qué emociones te produce estar en una cita con una chica que te gusta? ¿Sabrías hacer sentir a los demás con palabras las emociones que a ti te ha producido tan gratificante encuentro?

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • ¿Ligan más las personas inteligentes? (4)
  • Por qué atraen ciertas características del sexo contrario (4)
  • La mente de las mujeres (4)
  • Cómo conectar emocionalmente con una mujer (3)
  • Diferencias entre los hombres y las mujeres (vídeo) (3)
  • Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>