¿Qué es tener estilo?

Todos o casi todos tenemos en la escena esa parte de la película “Gilda” en donde Rita Hayworth canta una breve pieza de jazz… En el fondo de la escena están los músicos, hay músicos negros y blancos que tocan varios instrumentos. En primer plano está la propia Rita con su sensualidad apoteósica, con sus labios que parece que va a hacer derretir al mundo, con su pelo de fuego y con un vestido que podría estar hecho a posta para una diosa. Pero hay algo que es común a toda la escena: tiene un estilo único, inconfundible, fascinante… Ese estilo es el estilo de la música Jazz… en donde una joven inocente e inexperta en la vida canta espontáneamente una canción sencilla acompañada de la legión de instrumentos de los músicos que tiene detrás. tener estiloLa cantante de Jazz no suele saber nada o casi nada de música, a diferencia de los músicos que tiene detrás, pero siente la música, vibra con ella, se emociona y emociona, y derrite al público en un remolino de pura sensualidad. Es muy difícil describir con palabras lo que nos hace sentir esa escena, es mejor acudir al Youtube y ver la escena una y otra vez hasta que terminemos comprendiendo lo qué es tener estilo…

Mucha gente no comprende por qué el cine de esa época es tan admirado. Y este es el motivo: tiene estilo, tiene un estilo estético inconfundible, poderosísimo. El Jazz es buena parta de lo que es los Estados Unidos, la contribución cultural más importante de los yankies a la humanidad. Es un país que ha sido en buena parte admirado por su música, y el Jazz es el alfa y omega de la música americana. Si, también tienen el country, el rock,… que también tiene un estilo grande y poderoso… Con todo esto, no debemos de extrañarnos de lo admiradísima que ha sido la cultura americana hasta que los Bush con su política neoliberal y belicista la han dañado de muerte.

Podríamos poner también el caso de Japón, una cultura con un gran estilo también, un estilo que es sobe todo el estilo manga, los mechas, los otakus, las nanomáquinas, la tecnología que se junta con la tradición… eso es Japón, otro país admirado por su cultura. Francia.. lo mismo, no tenemos más que recordar la película Amelie… Alemania, con sus tiroleses, sus paisajes de cuento de Hadas, su admirada eficiencia técnica,… su ciencia su filosofía y su arte. Otro país con un estilazo…

Y luego está España, con sus políticos retrasados mentales, sus toreros ensangrentados, su flamencas medio borrachas, sus folclóricas prostituidas, y sus economía  típica de un país en vías de desarrollo… Desde luego, un país sin estilo. Por supuesto en este desierto estético hay algunos oasis de creatividad, unos cuantos creadores que han hecho productos absolutamente geniales que es de esperar que sea una especie de primera puntada a la hora de tejer el lienzo que debe de ser la cultura española de aquí a unos años.

Todo esto es aceptablemente objetivo: si pidiésemos a cien mil personas de todos los países que nos ordenasen estos países por su estilo, por su estilazo… claramente quedaríamos los últimos. Aún arrastramos nuestra típica imbecilidad histórica. Por supuesto, haremos todo los posible por vencer a los cretinos y hacer de nuestro país un país culturalmente tan potente como los que hemos expuesto arriba. Ese debe de ser el renacimiento de España, que lleva muerta desde al menos, ese que fue el mayor proyecto para hacer de España una gran potencia, llamado “segunda república”, el más brillante proyecto político que nunca se ha desarrollado en España, mucho menos de izquierdas de lo  que dicen los de derechas y los comunistas… pero eso es otra historia de la que ya hablaré.

Por supuesto, un país con estilo es donde hay personas con estilo. Y eso es a lo que vamos. Hemos puesto por ejemplo el caso de Gilda, si un día vemos a una amiga nuestra aparecer con ese traje y con ese aspecto de Gilda, nos dará casi un infarto… Es muy importante tener estilo, indica no sólo que somos guapos, sino que somos listos, interesantes, líderes… Y por supuesto, debemos de crear nuestro propio estilo, incluso varios estilos, conectados a nosotros a través de nuestra propia filosofía de vida. Debemos de cuidar nuestro estilo: nuestros distintos trajes según la situación, no es lo mismo ir a una cena de empresa que ir a comer pinchos a los bares de nuestra ciudad; nuestros distintos peinados; nuestros distintos complementes, por ejemplo, usa gafas y lentillas a la vez… si están acostumbrados a que los demás te vean con lentillas, el día que aparezcas con gafas los dejarás impresionados, dirán “ahora parece que se ha transmutado en un intelectual…”; usa calzados distintos y adecuados a las distintas situaciones. No hace falta tener mucha ropa, es cuestión de tener poca y bien elegida. Con las distintas combinaciones parecerás que tienes cada día un nuevo traje… Es conveniente usar el mismo tipo de atuendo para la misma situación y variar cuando varíe la situación.

Además hay que cuidar nuestros movimientos, saber movernos según las circunstancias. Haya que saber hablar, tener una conversación abundante, y si no eres muy bueno en las conversaciones, no pasa nada, simplemente aprende a escuchar como si te fascinase lo que te cuentan. Mucha gente que no sabe hablar bien tiene todo un estilazo. Debemos de impregnar a toda nuestra vida de nuestro propio estilo… nuestra habitación, nuestro coche,… Debemos de usar una serie de objetos e ideas que nos identifiquen, por ejemplo, una ideología ecologista (las ideologías nacionalistas y demás son de gente con muy poco estilo…), también objetos materiales, como una guitarra acústica, con la que damos demostraciones a nuestro amigos de lo buenos cantautores que somos…

En fin, las posibilidades son casi ilimitadas, es cuestión de probar y encontrar nuestro propio estilo: gustos, creencias, estética, perfume, complementos, carácter típico,… Ni que decir tiene que es mucho más importante tener estilo con la personalidad que simplemente creerse muy guay porque vas con unos pantalones vaqueros muy caros… pero no debemos de quedarnos en tener una personalidad con estilo, debemos de intentar manifestar eso por fuera, que la gente con sólo mirarnos sepa cómo somos por dentro… al menos, usamos nuestro atuendo como una especie de enigma, y los demás, se verán irremediablemente atraídos a descifrarnos…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Sobre Alemania y sobre-vivir en Alemania (3)
  • Los mejores gabinetes psicológicos que existen: los bares (2)
  • Entre el campo y la ciudad (2)
  • Cómo alcanzar el éxito económico (2)
  • La cultura del aprender (2)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>