Qué es y cómo tratar la depresión

qué es y cómo tratar la depresiónLa depresión entraría de lleno en lo que podemos llamar las “patologías mentales”, o sea, las enfermedades del alma. Es quizás la enfermedad mental más común en los países occidentales, afectando sólo en España, a millones de personas cada año. La depresión se puede identifica por una serie de síntomas, entre los que destacan los siguientes:

-Poca autoestima (aunque parte de los enfermos de depresión tienen una autoestima normal o alta).

-Escasa esperanza en el futuro.

-Pérdida de capacidad para sentir los propios sentimiento, abulia, sensación de aburrimiento por todo.

-Pérdida de interés en cosas que antes nos gustaban.

-Dolores de cabeza y de cuello, dolores de estómago, cierta sensación de taquicardia (en los hombres, la depresión suele venir acompañada de un aumento de los accidentes cardiovasculares).

-Trastornos del sueño (un horario de sueño extraño puede también contribuir a causar depresión).

-Trastornos alimenticios.

-Pérdida de parte de las capacidades intelectuales (menor memoria, menor creatividad,…).

-Menor sensación de energía, cansancio crónico, incluso sin haber echo nada.

-Sentimientos de pena o de ira, esta segunda más común en los hombres y en los jóvenes con depresión.

-Movimientos lentos, un poco a “cámara lenta”.

-Apatía, desgana,…

-Pensamientos de suicidio, pesadez por tener que vivir, sensación de que la vida es una circunstancia objetivamente desagradable.

En este artículo, qué es y cómo tratar la depresión.

Qué es la depresión

Ya hemos dado una lista de los principales síntomas de la depresión. Cada enfermo de depresión es un mundo, por tanto, los síntomas pueden adquirir connotaciones distintas de un enfermo a otro. En cualquier caso, la depresión es una enfermedad que afecta al cerebro de los enfermos, impidiendo a este funcionar de forma correcta. Se altera los neurotransmisores, como la serotonina, además de producirse cierta deformaciones en el cerebro mientras dura la depresión. Aun así, estas transformaciones y este mal funcionamiento del cerebro se revierte cuando el enfermos supera la depresión.

A grandes rasgos, la depresión tiene dos grandes tipos de factores que contribuyen a crearla.

-Factores endógenos: son los factores que están dentro de nuestra propia biología, factores internos de nuestro propio cuerpo, por ejemplo, un funcionamiento anómalo de la dinámica cerebral, que hace que, aunque tengamos un vida plena, que nos llene, podamos desarrollar igual depresión.

-Factores exógenos: son los factores externos, factores sociales, problemas laborales, problemas de autoestima, problemas con el trato con los demás, que nos hace quedarnos solos,…

No es posible distinguir los factores endógenos de los exógenos. O sea, quizás el cerebro esté funcionando mal, por que quizás halla empezado a generar menos cantidad de serotonina y eso esté interfiriendo en el funcionamiento normal del cerebro. Esto podría parece un factor claramente endógeno, Pero no lo es: ese factor aparentemente endógeno puede haber sido desencadenado por circunstancias de nuestra vida, por ejemplo, quizás nuestra vida es aburrida, está vacía, el mundo ya no nos resulta interesante, por ejemplo, por que tengamos un trabajo que no nos llena o una actividad diaria de la que ya nos hemos cansado.

Aun así, hay personas que tienen una mayor predisposición de su organismo a caer en depresión. A las depresiones de estos individuos las podríamos llamar depresiones endógenas.

Pero la mayoría de las depresiones son exógenas: problemas familiares, problemas de autoestima, de sociabilidad, laborales,… son las causas más frecuentes de la depresión exógena.

De alguna manera, es importantísimo entender que la depresión no es reductible a sus causas: yo podría estar en el paro, podría tener problemas con los demás, podría tener problemas de autoestima; y podría a la vez, con todo eso, tener depresión o no tener depresión. La depresión no es reducible a la suma de sus causas, es un estado de enfermedad mental y cerebral. Aun así, quitarnos la espina que causa la depresión, es un primer paso para superarla.

Cómo tratar la depresión

Por ejemplo, yo tengo tres grandes factores (fingidos, no es mi caso particular) que me han causado una depresión. No tenía trabajo, tenía problemas de sociabilidad, y tenía una mente limitada por mi falta de actividad intelectual.

1. No tener trabajo: no tener una vida propia, un sustento, tener que depender de los demás,…

2. Problemas de sociabilidad: no tener amigos, no tener pareja, estar sólo, con el consiguiente bajón…

3. Falta de actividad intelectual: el mundo externo se percibe filtrado por el mundo interno. Si nuestro mundo interno es limitado, el mundo externo también se limita, y el mundo en general, se limita.

Yo soy esa persona que tiene una depresión causada por estos tres factores.

Pasos para tratar esta depresión

1. La mayoría de los enfermos de depresión no reciben ayuda. Es INMENSAMENTE más difícil superar una depresión sin ayuda. Por todos los medios, hay que encontrar UNA, sólo UNA  persona que nos pueda ayudar, Tiene que ser un profesional de la psicología, de la filosofía, de la antropología,… o de una especialidad muy estrechamente relacionada con el alma humana y con conocimientos de la depresión. No vale un buen amigo, salvo que tenga conocimientos de lo expuesto arriba. Los buenos amigos, aun así, sí no pueden ayudar, deben apoyar al enfermo, eso también es muy importante. Los familiares y amigos son parte fundamental para tratar al enfermo: con su apoyo, con su comprensión, ayudarán mucho al enfermo a superar su depresión. Deben de ser conscientes de que son parte de la terapia, y que la persona con depresión es un enfermo con riesgo de muerte. No hay que minusvalorar esta enfermedad, pues tiene una mortalidad de hasta un 20% en depresiones graves.

2. Esta ayuda la debemos de buscar en varios sitios: lo primero de todo, ir al médico de cabecera. Nos conseguirá una cita con el psicólogo o el psiquiatra. Y ahí tendremos ya una ayuda, pero la ayuda que presta la seguridad social suele ser insuficiente. Por eso, hay otros colegios de psicólogos, ONGs que prestan apoyo, y otros medios, tanto de pago como gratuitos, para las personas sin recursos.

3. Esta persona que nos va a ayudar con la depresión, nos analizará, y verá que las causas de la depresión son las tres expuestas arriba: no tener trabajo + problemas se sociabilidad + falta de actividad intelectual + factor endógeno = depresión.

4. La persona que nos ayuda empezará a darnos una serie de “recetas” que nos ayudará a combatir los cuatro factores que nos causan depresión. El factor endógeno siempre estará presente, y es el factor subjetivo, no reductible a los factores objetivos.

5. Así, el especialista nos ayudará a encontrar trabajo, a socializar, y a aprender a realizar algún tipo de actividad intelectual. De esta forma combatiremos los factores exógenos.

6. Pero queda el factor endógeno, que es el que suele perpetuar a veces la depresión durante años. Los factores exógeno podrían desaparecer; pero el factor endógeno podría seguir haciéndonos la puñeta.

7. El factor endógeno empezará a disolverse una vez que los factores exógenos hallan sido combatidos. Pero cuando desaparezcan del todo, tendremos que atacar al factor endógeno: actividades excitantes, terapia cognitiva, apoyo familiar, y en general, un proceso de estimulación del cerebro de la persona enferma, terminará por dar con ese factor endógeno al traste, y el cerebro recuperará su aspecto normal y su actividad normal, saliendo al fin de la depresión.

Conclusión sobre qué es y cómo tratar la depresión

Así, el cerebro volverá a su aspecto normal, haciendo que nuestro ánimo también vuelva al aspecto normal. Es común que todo esto tarde un tiempo, la depresión puede ser como una herida que se va cerrando lentamente. Aunque también hay casos en donde la depresión desaparece casi de forma espontánea, aunque es menos común. Lo normal, una vez hemos empezado nuestro tratamiento, es que la mejora se produzca gradualmente, a lo largo de algunos meses. No he tratado el tema de los medicamentos. Hay antidepresivos y tranquilizantes que pueden ayudar, pues influyen en la dinámica cerebral, aminorando los síntomas de la depresión. Los medicamentos sólo con receta del médico. Pero yo tengo pánico a los antidepresivos propiamente dichos: hay informes  negativos sobre ellos; a su vez que hay otros que avalan su efectividad para tratar esta enfermedad. La elección de si usarlos o no, corresponde a cada uno.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Salir de la depresión (7)
  • Los poetas depresivos y suicidas (6)
  • Consideraciones generales sobre la depresión (6)
  • El final de la depresión (6)
  • Terapia cognitiva dinámica contra la depresión (6)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>