Qué hace a los hombres atractivos ante los ojos de las mujeres

A grandes rasgos hay dos teorías sobre lo que se entiende por “hombre atractivo” e interesante. Una de ellas, destaca la capacidad del hombre de tener una profesión, un sueldo, una estabilidad económica y profesional, y la capacidad de este mismo hombre de proteger a su mujer y a sus hijos, de mantenerlos y de no escaparse con la primera conejita que se le ponga por delante… Y la otra teoría, indica como atractivos a los hombres que son un poco broncas, hombres interesantes, impredecibles, con un halo de misterio y a veces hasta de delictividad envolviendo su vida. El primer tipo de hombre es el predecible. La vida junto a un hombre así se torna segura, pero a cambio, aburrida. Y el segundo tipo de hombre es el makarra… La vida junto a un hombre así se torna puro misterio, pero también, puro riesgo. En este artículo, los hombres atractivos ante los ojos de las mujeres.

Los nuevos hombres

qué hace a los hombres atractivos ante los ojos de las mujeresNuestra esencia humana es eternamente dualista. Desde hace 200.000 años, el hombre se ha visto sacudido por una serie de revoluciones… Y es que, la Revolución no la inventó el hombre. Cuando se estrelló contra la Tierra el meteorito que acabó con los dinosaurios, ya se produjo una revolución. Con cada gran acontecimiento producido sobre la faz de la tierra, decenas de revoluciones fueron producidas. Pero en el hombre tenemos un tipo único en la historia de la vida sobre la tierra de Revolución. Nosotros los hombres inventemos las Revoluciones Cognitivas. Las revoluciones cognitivas se producen cuando el hombre es capaz de generar por selección natural una nueva forma de percibir. Por ejemplo, para un chimpancé es imposible entender cómo puede ser que la Tierra sea la que da vueltas alrededor del Sol, y no al revés. Un chimpancé mira el Sol, y piensa “esa bola de fuego da vueltas alrededor de la tierra…” El hombre es el único ser capacitado para hacer la Revolución Cognitiva.

Las Revoluciones Cognitivas han transformado el mundo. Y lo mejor, aún le queda mucho mundo que transformar a las Revoluciones Cognitivas. Cuando verdades que a día de hoy sólo son conocidas por hombres superiores, del tipo de “los medios nos manipulan y nos hacen creer que está mal lo que a ellos los interesan”, sean aceptadas como oficiales, como canónicas por cada vez más amplias capas de la población, la marca de la Revolución empieza a asomar. Este desarrollo parece imparable: pudieron quemar en la hoguera a Miguel Servet… pero ya no pudieron hacer lo mismo con Galileo, y Newton fue abiertamente elevado a hombre más grande que jamás haya pisado la tierra. La mentira perdura, hasta que una revolución cognitiva la aniquila por completo.

Y precisamente, nuestro tipo de hombre que piensa, que no actúa por impulso, es un hombre cognitivamente muy desarrollado. Muchas veces he creído que hay dos tipos de hombres:

1. Los que no tienen una percepción de su propio obrar de segundo nivel. Por ejemplo, yo tengo una discusión con mi suegra por los planes de cena de nochevieja… Yo discuto. Y si pertenezco a este tipo de hombres, yo no soy consciente de mi proceder en el discutir en un plano se segundo nivel, o sea, no reflexiono a la vez sobre la situación. Si reflexionase pensaría algo así como “estoy discutiendo con mi suegra, pero a su vez, se que el alma humana es caótica, y que este tipo de conflictos ha sido estudiado por los antropólogos, yo discuto, pero conozco a su vez la teoría que explica mi situación discutiendo son mi suegra…”

2. Los que tienen una percepción de su propio obrar de segundo nivel. Estos hombres son hombres que son capaces de entender lo ridículo que es muchas veces el comportamiento humano. Cuando discutimos con nuestra suegra, por ejemplo, no podemos por menos de reflexionar sobre nuestra propia actividad al discutir… sobre su significado, y sobre cómo somos hombres entre dos mundos: un mundo real; y un mundo de segundo nivel, que es teoría, y que explica el mundo real.

Los hombres que piensan y los hombres que actúan

Con todo, empezábamos este artículo con la disyuntiva de si son más atractivos los hombres sosos, predecibles… o los hombres arriesgados, que actúan más por impulso. Con lo dicho de la “Revolución cognitiva” pudiese parecer que son más interesantes los hombres que siempre razonan, que no se dejan llevar por los impulsos…

Se hizo un experimento. Se pusieron en un lugar público tres máquinas expendedoras de refrescos. Una máquina iba normal, metías la moneda, elegías el refresco, lo cogías y te largabas. La máquina 2, funcionaba a posta de forma alterada: esta cuando metías una moneda, podía no detectarla, y te quedabas sin refresco. Además, no expendía algunos tipos de refrescos, así que, al consumidor le tocaba escoger otro distinto que el que quería. Y la máquina expendedoras 3, era un kaos: metías una moneda, y esta podía automáticamente expenderte un refresco, o ninguno, o tres por una moneda, o expenderte una golosina (a pesar de ser una máquina de refrescos…) Pero de media, esta máquina terminaba por expender los mismos productos que la máquina 1 que funcionaba bien. Al cabo de un tiempo, se comprobó la recaudación de las tres máquinas. Se corroboró que la máquina 2, era la que menos había recaudado de las tres, como era obvio. Pero entre la 1 y la 3, ambas expendiendo lo mismo por el mismo dinero, se pudo comprobar con sorpresa, que la 3, la máquina imprevisible, había recaudado más que la 1. A pesar de las Revoluciones Cognitivas, a la gente le sigue fascinando ese algo de natural, de salvaje, de imprevisible que tiene el mundo.

Los hombres atractivos

Por tanto, tenemos dos tipos de hombres:

1. El soso, el predecible, el que nunca se mente en líos… A cambio, es una persona de fiar, buena gente, que no duda en hacerte un favor, que por lo general tiene una buena posición económica y que no te traiciona.

2. El makarra, el impredecible, el remolino… Con una vida misteriosa, caótica, y un tanto impredecible. A cambio, es una persona muy atractiva ante los ojos de los demás, pues nunca se sabe que tipo de sorpresa nos traerá… cada día es una aventura junto a alguien así.

Pero también hay un tercer tipo de hombre

3. El hombre síntesis. Un hombre a medio camino entre el soso y el makarra. Reúne los mejores elementos de los dos anteriores: la capacidad cognitiva para reflexionar sobre el mundo típico del soso; y la capacidad de improvisación, de despertar sensación de misterio, de ser interesante y popular ante los ojos de los demás típica del makarra.

Con todo, el hombre síntesis es el hombre más atractivo ante los ojos de las mujeres. Y es que, unir la capacidad de pensar con la capacidad de improvisar se terminan convirtiendo en un artefacto muy potente. En el fondo, el actuar y el pensar nunca estuvieron separados en el hombre. Las revoluciones cognitivas se transformaron inmediatamente en revoluciones de la acción. Y este hombre síntesis es ni más ni menos que el famoso “príncipe azul” del que tanto hablan las mujeres: por un lado, tierno, dulce, calmado, simpático, comprensivo, cariñoso,… Pero por otro, agresivo, temerario, aventurero, borde, mujeriego, ligón, enamoradizo, inquieto, intranquilo,…

Un hombre desde luego escindido, complejo y contradictorio… Pero también el tipo de hombre buscado por casi todas las mujeres, el hombre síntesis. Una mujer hará todo lo posible por retener en su vida a este hombre síntesis. Los sosos y los makarras tienen de por sí cosas buenas… pero este hombre síntesis reúne todo lo bueno de los soso, todo lo bueno de los makarras, y es capaz de esquivar todo lo malo de los sosos y de los makarras… Un hombre así será un hombre muy amado por las mujeres.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Todos tenemos defectos y virtudes para seducir (5)
  • Cómo nos gustan las mujeres a los hombres (5)
  • Secretos para atraer a las mujeres (5)
  • Por qué atraen ciertas características del sexo contrario (5)
  • Atractivo físico contra atractivo de carácter (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>