Qué hacer cuando no tienes que hacer nada (paro, jubilación…)

Qué hacer cuando no tienes que hacer nadaDe alguna manera yo empecé con este blog porque después de terminar de estudiar estaba en el paro, aburrido, sin nada que hacer… Esta situación de inactividad es muy mala y puede conducir incluso a una depresión. Las personas que están en el paro no están de vacaciones, y se pueden llegar a cansar mucho más de estar en el paro sin hacer nada; que de trabajar un montón de horas al día. Hay otros tipos de situaciones de gente “parada” que se pregunta con qué llenar su abundante tiempo. De alguna manera estamos “hechos” para ser activos, para trabajar un determinado número de horas al día. Los cazadores-recolectores son hombres que viven en las llanuras africanas, y a veces se consideran que tienen la forma de vida más “natural” entre todos los pueblos: ellos trabajan unas 25 o 30 horas a la semana recogiendo vallas, persiguiendo a piezas de caza, preparando la comida, arreglando las pequeñas construcciones de sus poblados… El resto del tiempo lo pasan disfrutando de la compañía de los otros, paseando por hermosos horizontes, en fiestas o celebraciones de días especiales… Probablemente estos cazadores-recolectores sean todo lo felices que pueden ser los hombres debido a su forma de vida tan natural. Y como vemos, en esta forma de vida natural está incluida el trabajo y el trabajar. Es fundamental realizar una actividad productiva todos los días si queremos ser realmente felices. Muchos ricos que dejan sus trabajos después de hacerse ricos creyendo que así van a ser más felices, y se dedican a estar se fiesta, a ver la tele, a hacer viajes, a no hacer nada ni ninguna actividad productiva… terminan descubriendo que eso de ser rico y de no trabajar no era tan bueno como parecía antes: enseguida empiezan a caer en apatía, en cierta sensación de abulia. Tienen mucho tiempo libre pero no lo disfrutan. Si antes eran capaz de disfrutar mucho esas 4 o 5 horas libres que tenían al salir del trabajo; y si antes eran capaz de disfrutar ese par de días a la semana que tenían libres, ahora parece que aunque tengan todo el tiempo del mundo libre eso no les llena para nada porque en vez de disfrutar de la vida ahora parece que el hastío y el aburrimiento se ha apoderado de sus vidas. Creo que todos recordamos el aburrimiento en el que ha veces caíamos de pequeños en alguna que otra demasiado larga tarde de verano… Quizás a veces estábamos con un amigo y nos sentábamos en un banco del parque. Y ambos nos quedábamos ahí tirados y callados y sin saber qué hacer. A veces nos preguntábamos cosas como “¿y qué hacemos?”. Y nuestro amigo apenas nos acertaba a contestar con un “bua, lo que tú quieras, yo estoy cansao para pensar…”. La inactividad termina generando en nosotros sensaciones muy desagradables, es como si en vez de disfrutar de los 7 días de la semana, simplemente no pudiésemos ni disfrutar de esas 4 o 5 horas libres después del trabajo (o más, depende); y no pudiésemos disfrutar tampoco de ese par de días libres a la semana que nos dejaba el trabajo. Por eso en este artículo nos planteamos cómo solucionar esta peligrosa inactividad. En este artículo, qué hacer cuando no tienes que hacer nada (paro, jubilación…).

Los ricos se aburren

Recuerdo una historia que oí hace tiempo referente a una joven pareja británica que los había tocado la lotería. Él trabajaba en un burguer como Bob Esponja… y un día compró un boleto de lotería que resultó ser agraciado. Tanto el empleado del burguer como su joven pareja, se pusieron muy contentos: “¡Qué bien, ahora a disfrutar de la vida sin preocuparse por tener que trabajar…!”. Pero desgraciadamente esa euforia que tenemos después de que nos halla tocado la lotería, se deshace tras un par de días de “estar en las nuves”, y uno vuelve otra vez a ras del suelo.

Total, que al final la afortunada pareja deciden dejar sus trabajos e irse a las Islas Canarias, comprarse una casa y disfrutar allí de su abundante tiempo libre, de los días de sol, del no tener que preocuparse por tener que hacer algo productivo… No sé cuantos meses duraron así, pero sí sé que el empleado del burguer horrorizado ante lo aburrida que se le hacía la vida, regresó al Reino Unido y pidió ser readmitido en su antiguo puesto en la hamburguesería. Su mujer sí decidió continuar con la vida bohemia en las Islas Canarias, ella se ve que no echaba tanto de menos su antigua vida, quizás porque no trabajaba y en el Reino Unido hace más frío…

Total, que uno de los hombres más ricos de la ciudad británica en cuestión sigue a día de hoy haciendo y sirviendo hamburguesas durante buena parte de su día a día. Evidentemente no lo hace por dinero pues le sobra: lo hace por estar ocupado, por que si no se aburre y no puede disfrutar de la vida…

Y es que estamos programados genéticamente para trabajar, por lo menos unas 5 horas al día durante 5 días a la semana. Esos son las 25 horas que trabajan nuestros “cazadores-recolectores”. Hay gente que trabaja más, en ese caso sí perderían tiempo de disfrutar de la vida; y hay gente que trabaja menos, en ese caso podrían caer en “inactividad” debido a que el número de horas de actividad es demasiado bajo. De alguna manera podemos poner las 25-30 horas como la cifra más eficiente de trabajo: si trabajas más ganará más dinero, pero pierdes tiempo de disfrutar de la vida; y si trabajas menos te aburres y caes en la inactividad.

Podemos incluso llegar a la cifra máximas de 40 horas a la semana, eso sí, desde que salimos de casa hasta que llegamos ya sin obligaciones laborales. Recuerdo que yo cuando estudiaba en el instituto pasaba unas 40 horas a la semana fuera de casa debido a desplazamientos y demás, y recuerdo que sentía esa sensación de que “trabajaba” lo justo para no aburrirme; y lo justo para tener tiempo libre y poder disfrutar de la vida. Salía de casa a las 7 : 30 de la mañana; cogía el autobús muy temprano. A las 8 : 45 empezaba las clases, que duraban hasta las 2 : 30. Luego cogíamos de nuevo el autobús que nos dejaba en casa sobre las 3 : 30, agotados pero con toda la tarde por delante para poder descansar y para poder disfrutar de la vida (aunque se supone que luego teníamos que estudiar al menos un par de horas más…).

El no hacer nada y aburrirse

Lo cierto es que ahora con lo de no tener trabajo me aburro un poco. Estoy escribiendo este blog, pero eso no me lleva mucho tiempo, un artículo al día es una hora al día. También he escrito un par de libros. Con mi novela “La Reina de los Hielos”, me tiré varis meses enteros que lo cierto es que se me pasaron muy bien debido a que estaba tan entretenido y emocionado por el proyecto que los días se pasaban entre trabajo de forma plácida y armónica. Cuando terminé… me volví a aburrir como una ostra. Pero ¿Y qué hago ahora? ¿Me pongo a escribir otra novela…? No parece una idea sensata más cuando el dinero que gano lo gano con la autoayuda que de momento se vende mucho mejor que mi fracasada novela…

Y precisamente esta es una buena moraleja: es mejor hacer algo aunque no nos sirva para absolutamente nada (mi novela de momento la doy por fracasada en ventas a pesar de su calidad…); que no hacer nada y terminar cayendo en ese estado de inactividad que tanto detestamos y que tanto se parece a la depresión.

Pero también existe la posibilidad de hacer algo que sirva para algo. Por ejemplo, yo estoy escindido respecto a mi blog: ¿qué hago? ¿Lo sigo manteniendo como una “afición? ¿O me lo tomo más en serio, monto de alguna manera mi propia “editorial” de libros de autoayuda al estilo de JtR, e intento vivir de eso?

Lo cierto es que las páginas vistas de mi blog ya se cuentan por miles al día y se están disparando las visitas. Este blog para mí es muy importante. Pero un blog verdaderamente bueno y profesional no se puede mantener más que haciendo de él un negocio. Para que nos entendamos: escribir un blog es como sacar todos los meses una revista al mercado tú solo: tu tienes que escribir los artículos, corregirlos, “maquetearlos”, publicitar el blog, encargarte de cuestiones técnicas.. Es un trabajo para 4 o 5 personas que termina realizando una sola. No nos debe de extrañar que los bloguer que no ganan dinero con su activad terminan abandonando, por muy “altruista” que se hubiesen puesto en el inicio. Y es que nadie quiere trabajar tanto de forma gratuita (en las ONGs sus miembros le dedican 4, 5 horas a la semana a su actividad… pero no las 40 que requeriría un blog profesional).

Qué hacer en el tiempo que nos sobra

Como se puede ver, yo estoy algo escindido respecto en qué usar mi tiempo libre. Nunca se sabe cual es la mejor forma de aprovechar el tiempo. Pero sí sabemos que no hacer nada es mucho peor que hacer algo que no te sirva para nada. Irónicamente mi blog se ha terminado convirtiendo en una oportunidad profesional, yo más bien iba para poeta, novelista, pensador, político… pero es esto del ligoteo y la autoayuda lo que me está dando algo de dinero. Si es verdad eso de que el 60% de la gente no lee nunca un libro, supongo que es peliagudo querer ser novelista o poeta profesional… Pero nunca se sabe y yo me he formado a mí mismo con la literatura y con el arte. Con mi ejemplo podemos ver que lo importante es aprovechar el tiempo. Al menos así no caeremos en el aburrimiento mientras conseguimos trabajo o lo que sea. Pero si podemos además usar este tiempo para algo que nos sirva, mucho mejor. Por eso, para terminar el artículo damos unas ideas sobre en qué podemos aprovechar el tiempo para no sólo no caer en el aburrimiento; si no para que ese tiempo sea productivo y podamos de esta forma crecer como personas o encontrar en ese tiempo aprovechado interesantes oportunidades vitales.

Ideas para aprovechar el tiempo

1. Para estructurar tu día, tienes dos opciones: a) hacer varias cosas al día e ir pasando de una cosa a otra; b) centrare en una sola cosa. Hay gente que le va mejor haciendo lo primero; y gente que le va mejor haciendo lo segundo.

2. Respecto a estas cosas que tenemos que hacer cada día (sea como hemos dicho una sola cosa o dos), pueden ser distintas actividades: estudiar un nuevo idioma; aprender a programar en JAVA; leer esas obras clásicas que llevaban tanto tiempo en la estantería; hacer un curso de algo; estudiar una carrera; reformar nuestra casa..

3. Además, con las actividades anteriores debemos de mezclar alguna otra cosa que no requiere tanto tiempo como para llenar varias horas al día: por ejemplo, ponernos en forma, hacer algo de deporte, leer un poco, apuntarnos a obras benéficas e ir unas horas a la semana a ayudar a los que lo necesitan…

4. A veces nos sentimos mal cuando por ejemplo estamos aprendiendo alemán y todo el mundo nos dice que teníamos que estar trabajando… Es siempre mejor que no cedas a estos chantajes de “como no trabajas no hagas nada porque ni te lo mereces”.

5. Por supuesto todos sabemos a qué aspiramos, y si aspiramos por ejemplo a encontrar trabajo, pues le podemos dedicar 2 o 3 horas de nuestro día y de nuestra actividad a buscar trabajo. Si aspiramos a tener una empresa, pues lo mismo. Si somos jubilados y simplemente aspiramos a “matar el rato”, pues no nos preocupará demasiado la “productividad” de nuestra actividad.

6. Y esta actividad la tenemos que realizar como hemos dicho durante un plazo de entre 25 y 40 horas a la semana. El resto del tiempo descansaríamos y disfrutaríamos de la vida. Simplemente esas 25 o 40 horas a la semana son el sustituto de la falta de actividad y de trabajo. El resto de nuestra vida tiene que seguir igual

7. Es normal que tengas la sensación de “no saber si estás haciendo lo correcto”. Piensa qué es lo mejor que puedes hacer con ese abundante tiempo libre. Pero también piensa que lo peor que puedes hacer es no hacer nada y caer en la abulia y en la inactividad.

Y es que se ha dicho mil veces.

el hombre feliz es el hombre laborioso

y

la mente ociosa es el patio en donde juega el diablo

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Aprovechar el tiempo cuando no tenemos ganas de hacer nada (5)
  • Cómo organizar el tiempo (5)
  • Diez consejos para sentirse bien (4)
  • Propósitos y proyectos para el nuevo año (4)
  • Mediados de septiembre: nuevo curso o vuelta al trabajo (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>