Qué tipo de pantalones usar

qué tipo de pantalones usarLa idea de este blog es muy vieja. Cuando Internet estaba apenas empezando a entrar en nuestro hogares, ya pensé que en el colegio no nos enseñan a vivir, no nos enseñan a amar, no nos enseñan a vestir,… Es entonces, cuando yo estaba aún en mi “decena”, cuando se me ocurrió que podría ser interesante una guía para aprender a realizar estas cosas. Desde luego yo no sabía que existía la “autoayuda”. Y mejor así, teniendo en cuenta la poca calidad que suele tener ese género. Todo este blog pretende enseñar a realizar esas cosas que hemos nombrado. Pero a su vez, aprovechando cosas del “colegio”, o sea, conectamos nuestra vida con la tradición occidental de cultura, de filosofía, de ciencia, de arte,… Como en el cuadro de Miguel Ángel, en el que Dios está intentando alcanzar a Adán con su dedo. Así nosotros conectamos lo humano y lo divino, nuestra vida cotidiana con la gran tradición humanística, filosófica, científica, de occidente. Y desde luego, para hacer esto, ¿qué mejor que conectar la reflexión sobre nuestro vestir con la reflexión estética y artística occidental? He vuelto a leer el título que le he puesto al artículo y reconozco que me estoy muriendo de risa… No lo puedo evitar: los pantalones es el símbolo de nuestra decadencia, intentar tapar con telas nuestra vergüenza y nuestras vergüenzas. Occidente se ha visto escindida entre los que creen que la cultura consiste en realizar una civilización verdaderamente estética y verdaderamente hermosa; y entre los que creen que la cultura consiste en tapar un montón de mierda con un fino velo de seda. ¿Son sucios nuestros cuerpos? ¿Tenemos que avergonzarnos de nuestros propios genitales? ¿Es el ano ese punto crítico que la civilización nunca podrá aceptar como perteneciente a su bando…? 0=. En este artículo, qué tipo de pantalones usar.

Los pantalones, sus distintas funciones y su significado

Es evidente que los hombres hemos apostado por los pantalones para cubrir nuestro cuerpo de cintura para abajo. Y diríamos incluso que los hombres ganamos más con pantalones que estando sin ellos. Parece que el torneado cuerpo de la mujer es más artístico. Ellas no van por la calle con eso que rima con Logroño al aire… pero sí usan pantalones ajustados, que permiten ver su figura. Otras en cambio, aun usan faldas. Ya Juana de Arco reclamó para las mujeres la prenda del pantalón, y no pretendía ser una hereje: simplemente reivindicaba a las mujeres como ciudadanas activas, productivas, incluso como guerreras también. El pantalón tiene algo de simbólico, recordemos la expresión española “llevar los pantalones en casa”, que hace referencia al varón, al quien manda, al quien trabaja,… De alguna manera, las mujeres han adaptado el pantalón a sus cuerpos, y han querido reclamar su papel como ciudadanía no dependientes y activas; a la vez que han intentando que esta extraña prenda no acabe para siempre con su feminidad.

Exactamente igual que el pantalón o pantalones es en sí mismo un símbolo, los distintos tipos de pantalones pueden ser también distintos tipos de símbolos, pueden representar cosas distintas. La dura tela del pantalón baquero nos pone en contacto con nuestra esencia más salvaje, ruda, puramente sensual y sexual. No nos debe de extrañar lo que nos gustan esos hombres o mujeres que van con el vaquero algo ceñido y caminan con ciertas dosis de salvajismo y primitivismo. Es un poco el espíritu del Rock and Roll más elemental, que fue en su día rechazado por las iglesias cristianas por que creían que ese estilo musical, y todo lo que conlleva, era una vuelta a nuestro primitivismo, en donde bailábamos sensualmente ante los demás como una forma de demostrar nuestra sensualidad y nuestro atractivo sexual. Así, los distintos tipos de pantalones pueden representar distintas cosas.

Los distintos pantalones para distintos usos

A grandes rasgos, un pantalón tiene unas características que le vienen del tipo de material y de la forma en que está constituido. Por ejemplo, el baquero lo inventó Levi Strauss para los mineros debido a su trabajo, rompían demasiado fácilmente sus pantalones de pana. Con el tiempo, el tejido vaquero se generalizó debido a su utilidad. Pero esta utilidad traía detrás de sí un símbolo: la rudeza, el salvajismo, el primitivismo, representado en ese jinete-vaquero, hombre o mujer, que cabalga en su montura detrás de una res que pretende dar caza con el lazo. Lanza el lazo, la atrapa, se baja del caballo y se tira encima de la res, ensuciándose el pantalón. Una vez atadas las patas de la res, este se quita el sudor de su frente con su mano, mientras mira el paisaje en el que está, con la pradera verde bajo el cielo nuboso, y al fondo las altas montañas de las que viene un viento frío. Este es un buen ejemplo de cómo lo funcional del pantalón termina generando ciertos símbolos con respecto a un tipo de pantalón (lo mismo para toda nuestra vestimenta). Para terminar, ponemos una lista de estos distintos tipos de pantalones, sus usos, y cómo no, su significado.

1. Pantalones vaqueros. Ya hemos hablado de ellos: representan la rudeza, la varonilidad, el primitivismo. Nos vuelven locos las mujeres con pantalones ajustados, porque precisamente nos gustan las mujeres salvajes, activas, algo indómitas e independientes. En los hombres es igual: los pantalones vaqueros hacen que aparentamos que tenemos piernas de metal, potentes, salvajes, rudas a la vez que domadas.

2. Pantalones tipo pirata. Son muy estéticos y muy cómodos, pero no tienen la consistencia que los vaqueros. Representan más bien el deseo de estar cómodo y en armonía con la naturaleza. No nos debe de extrañar que sean muy usados por gente de rollo hippi, friki, tranquila, que disfruta de un tranquilo paseo. Pero la tranquilidad tiene su lado salvaje, y el pantalón de tipo pirata también puede tener su fuerza, que le viene de su anchura, de sus dobleces, de sus provocadores colores,… La tela fina puede hacerse dura con la forma.

3. Pantalones de chándal. Representan dos cosas: la dejadez; o bien la actividad física. Por supuesto, es completamente necesario que usemos pantalones tipo chándal en un sentido distinto del de la dejadez, o sea, debemos de asociar esta prenda a la actividad física, y no al “me pongo un chándal y me tiro del día sentado en el sofá, cómodamente, viendo la tele…” También se pueden usar este tipo de pantalones como señal de un momento de relax, queremos estar cómodos después de un día de trabajo. Pero usar siempre un chándal…

4. Pantalones de cuero o imitación. Igual que en el caso de los vaqueros, representan nuestro lado salvaje. Su significado es parecido al de los vaqueros, por lo que no hablaré mucho de ellos. Sólo decir que llevan nuestra esencia salvaje un poquito más allá…

5. Pantalones de traje. Pues como todo en un traje de corbata, pajarita, o lo que sea, representa la formalidad, la disciplina, la jerarquía, el respecto a los superiores… y demás valores del mundo empresarial de nuestra sociedad. También pueden representar la elegancia, los momentos especiales, las citas especiales con mujeres especiales,…

6. Pantalones de colorines… Representan la armonía con la naturaleza, la paz, la rebeldía ante una sociedad que se rinde ante lo urbano y ante lo planificado. Los hippies más convencidos suelen usar este tipo de pantalones provocadores, con cuyo uso pretendemos revelarnos ante esta puñetera sociedad.

7. Pantalones cortos y bañadores. Pues representan un día de playa, pero también representan nuestra propia sensualidad, o simplemente que ha llegado el verano. Hay distintos tipos de pantalones cortos, como las bermudas, que suelen usar hombres algo tímidos e inseguros, por eso recomiendo que el pantalón corto tenga la “cortitud” exacta; ni demasiado largo, caemos en la bermuda; ni demasiado corto, se nos ve un huevo colgando por debajo…

Conclusión sobre los distintos tipos de pantalones

Hay otros tipos de pantalones, aquí sólo hemos puesto una lista de los básicos. Creo que queda claro la idea general: usar o no un tipo de pantalón no sólo tiene que ver con la utilidad; a esa utilidad se le termina asociando por metonimia o símil un significado. Exactamente lo mismo pasa con las partes de nuestro cuerpo, que generan significados por metonimia. Pero nuestro ano ni nuestros genitales no tienen por qué ser simbólicamente sucios (ni literalmente…) Todo depende de los significados sociales que activemos para nuestro cuerpo. En fin, termino ya este polémico artículo en donde hemos metido algo de “filosofía del ano y de los genitales…”

 

Para subir hasta arriba hay que empezar desde abajo

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo tener un estilo de vestir estético (4)
  • La importancia del atractivo físico a la hora de seducir (4)
  • Cómo aprender a vestir (3)
  • Cómo ser coquetos (3)
  • Estilos de vestir para hombres (vídeo) (3)
  • Comments

    • Joako dice:

      Eso del estado salvaje me encanta, cuantas veces he soñado estar en una escena de acción al puro estilo testosterona, pero a veces es difícil en el estilo de vida urbanizado, una desgracia.

      • Erik360 Erik360 dice:

        Digamos que debemos de mezclar un poco nuestra esencia salvaje con nuestra esencia civilizada… Ese es un tema muy común en todas las mitologías, incluso en nuestra propia mitología moderna. Se trata de darle fuerza a la civilización con el impulso de lo salvaje; y de darle “finura” a nuestro animal interior con la purificadora y cívica civilización… Hay que aprender a ser salvaje y civilizado a la vez… esa es una lección importante. Es como un jinete (civilización) que controla a un poderoso caballo (salvajismo). Un saludo Joako.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>