Rasgos atractivos de hombres y mujeres

Según vamos madurando, tanto hombres como mujeres (y sobre todo los hombres) nos empezamos a dar cuenta que el atractivo no puede reducirse exclusivamente a lo físico. De hecho, lo otro, lo mental, la personalidad, tiene siempre una importancia crucial a la hora de valorar el atractivo de una persona. Quizás yo me harté de ver a mujeres muy guapas, con unas piernas eternas, con una cara de ángel, con una figura espectacular… que luego a la hora de la verdad no resultaban atractivas por personalidad. Y por contra, también pude ver muchas mujeres no tan altas, con no tantas curvas, con caras menos angelicales y con una figura no tan escandalosamente bella… pero que destacaban por carisma y por personalidad sobre esas efigies de la perfección con grandes cuerpos pero no tan grandes almas. Pero esto no quiere decir que el físico no sea importante a la hora de valorar el atractivo de una persona: más que eso, es el equilibrio entre un físico medianamente apetitoso; y un carácter carismático e interesante, lo que hace que terminemos por darle a una persona la consideración de “atractiva”. En este artículo, rasgos atractivos de hombres y mujeres.

El atractivo del físico y el atractivo del carácter

Quizás lo primero que tenemos que advertir, es que el atractivo no es algo completamente objetivo. De hecho, creo que hay más objetividad y unanimidad en cuanto al atractivo mental y psicológico; que en cuanto al atractivo físico y sobre el cuerpo y la cara. Según parece, las mujeres son especialmente subjetivas, y no se ponen de acuerdo entre ellas respecto qué hombres consideran guapos y qué hombres no. De hecho, ellas suelen cambiar de opinión en cuanto a si un hombre la gusta físicamente o no en función de rasgos de carácter que ellas suelen terminar proyectando sobre el físico de un hombre. No es rara la mujer que al poco de conocer a un hombre, este no la gustó a ella físicamente nada.Rasgos atractivos de hombres y mujeres Pero con el tiempo, ella quedó completamente enamorada del hombre, debido a que él la conquistó por su carácter y por su personalidad atractiva. Al final, esta mujer termina viendo guapo a este hombre que al principio no veía guapo.

Pero creo que incluso a los hombres nos pasa algo parecido… Recuerdo alguna anécdota mía del instituto. Cuando yo entré a cursar 1º de bachillerato, puedo asegurar que yo me vi sacudido por la tremenda impresión de empezar a convivir varias horas al día con unas mujeres de una belleza como yo jamás me había podido imaginar… El 85% de las 15 tías con las que yo compartía el bachillerato, estaban de buenas a muy buenas… y además, eran listas, tanto es así que un profesor nuestro llegó a decir que nuestro curso de bachillerato había sido el mejor que había pasado nunca por el instituto (por lo que queda ahí la controversia de si efectivamente los más guapos son también de paso los más listos…).

Pero a lo que iba: entre este pelotón de culazos, de tetazas, de caras de ángeles y de mujeres espectaculares (por Dios, como me oyesen lo que digo de ellas, con lo tímido que me mostraba yo entonces…) había por supuesto muchas diferencias en cuanto a los tipos de belleza de estas mujeres. De hecho yo nunca he aprendido tanto de la belleza y del atractivo como lo que pude aprender en esos dos años de bachillerato, debido al ambiente tan positivo que tuve para poder reflexionar y experimentar sobre la belleza y sobre el atractivo (luego entré en matemáticas y allí eran casi todo tíos… con excepciones muy honorables por supuesto, lo que a mí me llevó a decir eso de: “me gustan las matemáticas… y las biólogas, y las abogadas, y las periodistas…”). Pues eso, que mi reacción cuando entré en este lugar tan privilegiado para reflexionar y para aprender sobre el atractivo me hizo darme cuenta de muchas cosas. Puedo por ejemplo contar la impresión muy distinta que me causaron dos mujeres del bachillerato:

1. La primer de ellas, llamémosla Pepita (sí, ya sé que podía poner algo más de entusiasmo a la hora de asignar nombres falsos…), me dejó flipando. La primera vez que vi su cara, yo poco menos que me restregué los ojos para ver si de verdad aquello que tenía delante era real. Parecía un ángel, yo en mi vida había visto un rostro tan bello…

2. La segunda de ellas, llamémosla Fulanita (sí, quizás este nombre inventado no sólo no sea muy trabajado, si no abiertamente poco adecuado…), me pareció una chica muy pequeña de cuerpo, no guapa en absoluto, con rasgos poco atractivos y con una cara poco interesante…. pero atractiva en cierta medida.

Pues eso, pasó el tiempo en este curso del bachillerato, y yo, en vez de estudiar, seguía extasiado y con una sonrisa de oreja a oreja en clase por haber llegado al paraíso sin siquiera haberme muerto… y mi recepción inicial de estas dos mujeres, Pepita y Fulanita, fue cambiando poco a poco. Con el tiempo, yo me di cuenta que la angelical Pepita era en el fondo una mujer poco carismática, inteligente a más no poder, pero sin una personalidad con fuerza, y con atractivo. Y por contra, la menos atractiva físicamente Fulanita (jo como se entere del nombre que la he encasquetado…) me empezó a parecer una chica tremendamente inteligente, con carisma, con carácter… y sobre todo, encajaba conmigo en personalidad como pocas personas han encajado conmigo nunca. Pasaron los años y a mí me expulsaron del bachillerato por mirar a las mujeres en vez de a la pizarra… (es broma pero hoy tengo el día tontorrón…), y yo, hoy, muchos años después, puedo decir que sigo sintiendo algo por Fulanita, esa mujer morena y no tan agraciada físicamente… Y sin embargo, cuando pienso en la atractiva Pepita, no siento nada más que el recuerdo de una mujer preciosa pero sin carisma ni magnetismo en su persona… Creo que me he mantenido estos más de diez años desde entonces enamorado de Fulanita, esa mujer que me fascinó por su forma de ser y que yo que era tan corto e inmaduro entonces, no pude hacer que nuestra amistad fuese a algo más.

Siete rasgos atractivos de hombres y mujeres

Pero fuese como fuese, hay una serie de rasgos que suelen resultar atractivos de hombres y mujeres. Con una pequeña enumeración de estos rasgos, terminamos el artículo:

1. El cuerpo. Sí, el cuerpo es un rasgo que atrae. No todo es el carácter, pero ya hemos dicho que el carácter es de una importancia capital en el atractivo. Gustan los cuerpos atractivos, tanto a hombres como a mujeres. Ya todo el mundo sabe cómo son más o menos los cuerpos de hombres y mujeres atractivos así que no diré más (aunque ya digo que a mí me gustan las mujeres con curvas y no las anoréxicas o esqueletos ambulantes; pero tampoco las mujeres obesas).

2. Una actitud activa y vitalista. No gustan las personas que son aburridas y que nunca tienen energías para hacer nada. Gusta la gente que se mueve, que inicia proyectos, que no es demasiado comodona y que le sigue gustando salir por ahí aunque ya tenga pareja estable y conviva con ella. Gusta la gente dinámica y que mueve su cuerpo y su alma.

3. Capacidad para sincerarse. Este rasgo es uno de los más atractivos, y apenas he leído nada sobre esto. Es esa sensación que nos trasmiten ciertas personas de ser serias y tener una conversación objetiva, en donde razonablemente se habla sobre asuntos “serios”, como la vida, el futuro, los problemas, las aficiones… No gustan las personas que no son capaces de tomarse nada en serio y todo se lo toman a risa.

4. Sentido del humor. Pero tampoco suelen gustar las personas que no saben romper con lo cotidiano mediante alguna broma y mediante unas buenas risas alrededor de una cerveza con unos amigos o amigas. Por eso, y aunque enamora mucho la sinceridad y esa conversación objetiva e interesante, también enamora esa gente que sabe reírse de la vida de vez en cuando.

5. Bondad y valentía. Un rasgo extrañamente atractivo, más cuando tenemos por ahí el mito de la “femme fatale” o mujer fatal, y su equivalente masculino el “macarra” o “hijoputacabrón” que se supone que son esos hombres o mujeres malos que arrasan entre los corazones del sexo contrario… Pero nada más lejos. Gustan más de media las personas que son comprometidas, generosas, y… ellas también le suelen dar mucha importancia al valor de los hombres. El otro día vi una película en donde una mujer que se había quedado embarazada, se terminó suicidando antes que compartir su destino con un hombre al que ella había visto como un cobarde. Eso sí: ser valiente no es ser un temerario de esos que hacen imbecilidades y que conducen el coche desde el asiento del copiloto o graban vídeos para Youtube dándose con una maza en las pelotas… Esos hombres temerarios no suelen resultar nada atractivos. Gustan las personas equilibradas.

6. Generosidad y buen trato. Pues seguro que muchos de vosotros de los que tenéis hermanos mayores, sabéis que siempre hay un hermano mayor que es el preferido: es ese que es bueno con nosotros, que nos trata equitativamente, que es para nosotros un modelo a seguir… pero a su vez pude ser exigente con nosotros, justiciero si hemos hecho algo malo, y corrector y guía exigente de nosotros… Gustan mucho las buenas personas, pero sin confundir lo de “buena persona” con el ser un poco blando, pues caeríamos en el papel de uno de los grande antiseductores: el moñas o esos hombres sin sangre en las venas que se dejan arrastrar por las circunstancias y que no tienen nada de carácter ni de agresividad.

7. Inteligencia. Es complicado explicar esto cuando me tengo que ir a cenar y no me da tiempo… Pero bueno a grandes rasgos:

-Mujer que habla mucho pero que dice poco y que es una cotorra que habla sin sentido = poco atractiva

-Mujer que habla mucho pero que habla bonito, que analiza y que nos escucha también = muy atractiva

-Mujer que habla poco y apenas la puedes forzar a alargar la conversación porque no tiene = poco atractiva

-Mujer que habla poco pero que cuando la fuerzas a hablar más ves “algo” más profundo que no salía debido a su timidez = muy atractiva

Y a grandes rasgos esto es parecido para los hombres. Me voy a cenar…

Para llevar nuestro atractivo psicológico y de carácter a la máxima expresión, aconsejamos nuestro e-book Los Pilares de la Seducción

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Los tipos de personas que más gustan (10)
  • Atractivo físico contra atractivo de carácter (10)
  • Cómo superar los complejos físicos (9)
  • Distintas clases de hombres atractivos (8)
  • Cómo nos gustan las mujeres a los hombres (8)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>