Rasgos de la personalidad que enamoran

La psicología de la personalidad es una disciplina surgida de la moderna psicología científica, en donde se intenta analizar los distintos tipos de personalidades y de temperamentos de los hombres, mediante la división y la descomposición de estas personalidades y de estos temperamentos en sus partes más básicas, que podemos llamar rasgos de personalidad. Por ejemplo, el psiquiatra (y loco) suizo Gustab Jung, intentó analizar la personalidad humana a través de los factores introversión-extroversión. Con todo, cuando nos enamoramos nos solemos enamorar sobre todo de ciertos rasgos de personalidad de la persona… Y es que, el físico es importante, pero por sí mismo el físico no enamora. Enamora más poderosamente una personalidad encantadora, fascinante, poderosa… De alguna manera, cuando nos enamoramos de una persona, nos enamoramos de sus rasgos psíquicos; después, cuando vemos el rostro de esa persona de la que nos hemos enamorado, sus rasgos físicos nos recuerdan ipso facto a sus rasgos de personalidad… Unos ojos que nos recuerdan la pasión que hay detrás de la mirada del propietario de esos ojos… Eso es amor. Nadie se enamora de un físico, aunque el físico es asociado con los rasgos de personalidad de esa persona que nos ha enamorado… Por eso, en este artículo, vamos a analizar los rasgos de personalidad más importantes a la hora de enamorar a un hombre o a una mujer. Comúnmente no estoy muy de acuerdo en las dicotomías que nos presenta la psicología de la personalidad. Por ejemplo, ser racional o ser emocional. La psicología de la personalidad a veces pretende que una persona sea una u otra cosa… Pero estas categorías no se excluyen: una persona puede ser muy racional, y muy emocional a la vez. Por eso, en nuestra lista de rasgos de personalidad que enamoran, no habrá dicotomías. Simplemente rasgos, que podemos tener en un grado de 1 (mínimo) al 10 (máximo). En este artículo, rasgos de la personalidad que enamoran.

Dos mundos

En el empeño y objetivo que nos hemos puesto de hacer de nosotros la mejor versión que podamos, no hemos dejado de insistir en los dos mundos que habitamos.rasgos de la personalidad que enamoran La humanidad, y las cosas en general, están escindidos entre estos dos mundos: el mundo de la materia y el mundo del espíritu… Parte de los antiguos filósofos griegos creían que el mundo era uno, inseparable, indisociable. De ahí surgió el término logos, que significa “palabra”, pero también “significado”. En el logos coincide la palabra y el significado, los griegos no conocían la escisión de el mundo que nos acompaña a nosotros desde Descartes. Aunque no todos: Platón de echo, ya dividió el mundo. Desde entonces hay dos mundos. Nos lo ha enseñado el cristianismo, nos lo decían en catequesis: el mundo está dividido entre la materia y el espíritu. La escisión entre la materia y el espíritu es tan bestial, que incluso nuestra actual realidad el mundo, se divide en una serie de categorías dicotómicas, que se corresponden con la existencia de estos dos mundos distintos. A grandes rasgos, el mundo está dividido entre 1. los que creen que lo más importante es el cuerpo, su representante simbólico es el demonio, como un trozo de materia desprovisto de espíritu: materialistas; política conservadora, que pretende reducirlo todo a “propiedades”; economía ortodoxa, en donde sólo importa la “riqueza”; y 2. espiritualistas, su representante simbólico es el ángel, que es un trozo de espíritu despegado de la materia: políticas republicanistas, que insisten en lo importante que es la educación, y el hacer del hombre un ser superior; nuevos economistas, que pretenden poner la economía al servicio de una humanidad superior, y no a la humanidad al servicio de la economía, de producir únicamente bienes materiales, no producir por ejemplo, una humanidad culta, democrática, libre…

Es muy importante darse cuenta que muchos de los apologistas de la materia (por ejemplo, los propios franquistas y sus sucesores) constantemente quieren engañar sobre su posición de materialistas extremos: ellos aprecian únicamente la realidad material, pero luego nos engañan, y nos hacen creer que creen en dioses superiores… Pero no creen nada: usan a ese Dios superior, como una tapadera para esconder su miseria de diablos formados únicamente de materia y sin nada de espíritu…

Y este rasgo, materialismo-espiritualismo, no es dicotómico: podemos usar los planes celestiales que hemos ido a buscar al mundo espiritual para darle forma a la materia, para elevar a la materia. En eso consiste mi Religión, mi credo político, mi credo para el hombre, el Renacimiento. En el Renacimiento se intentó elevar a la humanidad. Recordemos la obra de De Miguel Ángel, “La creación de Adán”, en donde Dios y Adán, lo alto y lo bajo, acercan sus respectivos dedos hasta casi tocarse… Es un cuadro resumen de toda la política Renacentista que, desde Dante, ha estado ahí, y a día de hoy, pretendemos rescatarla…

Lista de 7 rasgos de personalidad que enamoran

1. Materialismo. Es la capacidad que tenemos para disfrutar de las cosas materiales. Tiene mucho que ver con la sensualidad, incluso con el amor por las artes visuales. Las personas con el rasgo “Materialismo” muy desarrollado, tienen una gran capacidad de disfrutar de las cosas mundanas, de ir a un bar a comer pinchos mientras hablan placenteramente con sus amigos, de hacer viajes lejanos, y dejarse llevar por las sensaciones sensuales que envuelven cada paso del viajero,… Como hemos dicho, nuestras categorías no son dicotómicas-excluyentes, por eso, se puede ser muy materialista, siendo a su vez muy espiritualista. Este rasgo enamora, porque imaginémonos lo que sería enamorarnos de alguien que no es capaz de disfrutar con las meras sensaciones sensuales de lo pequeños placeres del día a día…

2. Espiritualismo. El rasgo “espiritualismo” también enamora como pocos… Consiste en un rasgo de la personalidad que nos hace estremecernos con sensaciones mágicas. Por ejemplo, saber disfrutar del misticismo de los días oscuros de lluvia; ser capaces de expandir nuestra alma debajo de las estrellas, cuando estamos tumbados en una manta bajo el cielo estrellado en mitad del campo; dejarse estremecer por los sones del mundo, cuando estamos en el campo de nuevo después de una tormenta, y sentimos cómo el mundo se reconstruye, después de la tormenta.

3. Pasión. El rasgo “pasión” nos hace ser hombres y mujeres capaces de estremecer y de estremecernos con las arrumacos, con los mimos, con los abrazos, con las caricias de nuestra pareja. La pasión está muy ligada a la emocionalidad: más emocional, más pasional. Esas personas que siempre están dispuestas a abrazar a su pareja durante interminables minutos, que llegan casi hasta derramar lágrimas de pura pasión, son hombres y mujeres con una gran capacidad de enamorar… Lo contrario sería ser un “soso”, o sea, alguien pragmático, y que no se deja arrastrar por la pasión, porque carece de ella. El soso es también una figura necesaria… porque es el reverso de las personas pasionales. En el mundo tiene que haber de todo: tiene que haber sosos, y tiene que haber personas pasionales… pero sólo los segundos enamorarán masivamente…

4. Bondad y altruismo. El rasgo “bondad y altruismo” nos hace ser generosos, nos hace ser hombres y mujeres que piensan a veces más en los demás que en nosotros mismos. Este es un rasgo que también hace enamorar. Lo contrario sería el rasgo “psicopatía-sadismo”, o sea, no tener ningún tipo de escrúpulo en dañar a los demás con tal de progresar (psicopatía); o disfrutar haciendo daño y viendo como sufren los demás (sadismo)= Las personas con el rasgo “bondad y altruismo” muy desarrollado, son personas encantadoras, positivas, enamoradas de la vida… y la vida misma, se terminan enamorando también de ellas…

5. Chulería. Supongo que si algún psicólogo está leyendo esto, no podrá por menos de alucinar con el cambio drástico que le estoy dando a la lista de “rasgos de la personalidad”… Pero este es un blog muy original… El rasgo “chulería” consiste en tener una concepción fuerte de nosotros, de nuestro propio cuerpo, y de nuestra propia sensualidad. Y con todo, nosotros somos tan grandes, que siempre estamos poniendo a prueba a los demás, con nuestro descaro, con nuestra “chulería”… Las persona chulas son decididas, provocadoras, radicales,… Y no tienen miedo de lo que los demás piensen de ellos. Son persona decididas y líderes, que no temen a casi nada, y que son capaces de hacerte el amor sin remedio, o declararte la guerra hasta que alguien de los dos se rinda… según como le caigas… Este rasgo también enamora, porque las personas decididas, con amor propio, son personas que atraen mucho.. Y es que, parece que sería genial pasar nuestra vida al lado de una persona con tanta seguridad en si misma, la vida en sí misma sería quizás seguridad, con un toque de riesgo…

6. Sociabilidad y viveza. Las personas con un rasgo de “sociabilidad y viveza” muy marcado (recordemos que cada rasgo se evalúa con una puntuación del 1 al 10), son personas con un gran carisma social, son personas espontáneas, vivas, alegres, y con unas grandes habilidades sociales. Por lo general, este rasgo es fácil de medir: cuando un miembro de un grupo se reencuentra con el grupo que hace tiempo que no veía, los miembros de este grupo pueden reaccionar de dos formas: “jo, que fastidio…” o, “qué bien, ya ha vuelto”. Por supuesto, la segunda reacción surge cuando esa persona que “vuelve” es una persona sociable, viva, alegre, optimista… Ser sociables nos hará muy cotizados no sólo como en el ejemplo, como amigos, si no también como posibles candidatos a parejas.

7. Inteligencia. Este es uno de los rasgos, si no el que más, que más enamoran. De echo, se han hecho estudios que indican que las personas que son pareja, pueden tener unos valores en los rasgos anteriores muy distintos el uno del otro, pero en este valor, inteligencia, tienden muy fuertemente a coincidir. O lo que es lo mismo, la inteligencia de los novios coincide, aunque a lo mejor no coincide su rasgo “sociabilidad y viveza”. Y por lo demás, las personas más inteligentes tienen mayor facilidad para enamorar que las menos inteligentes, frente a los tópicos. De echo, es común que personas más simples se enamoren de personas inteligentes. Y muy poco común lo contrario, que personas inteligentes se enamoren de personas simples. Con todo, para buscar a nuestra media naranja, nada mejor que buscar entre hombres o mujeres que creamos que pueden tener más o menos nuestra inteligencia.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Las personalidades atractivas (5)
  • Los distintos tipos de inteligencia y la felicidad (5)
  • Cómo nos gustan las mujeres a los hombres (5)
  • La psicología de Freud y el amor verdadero (5)
  • Datos interesantes sobre la mente humana (5)
  • Comments

    • Gladys dice:

      Cuando por cualquier motivo, alguien decida leer este escrito, en todo o parte, con la finalidad de procurar gotas de conocimiento; se dará perfecta cuenta o tendrá la plena convicción de que por lo errorres ortográficos presentes en la publicacion es bastante dificil creer en la veracidad del artículo;por ejemplo: cuando el autor escribe “Platón de echo, ya dividió el mundo”, comete un enorme error al confundir el verbo echar con las formas hecho, hecha, hechas, del participio del verbo hacer, que se escriben con h, al igual que el sustantivo masculino hecho (“cosa que se hace o que sucede”), tanto cuando se utiliza como tal, como cuando forma parte de la locución de hecho (“efectivamente, en realidad”.

      • Erik360 Erik360 dice:

        No sé por qué tu comentario se había ido al spam… Te lo he devuelto Gladys, pero dime, ¿tienes tú alguna licenciatura en humanidades para darme lecciones de ortografía, o de lingüística? Por que yo sí, me gustaría saber tus títulos para que todos nos enteremos de tus méritos. Si cometo fallos es porque escribo a toda hostia, escribo muy rápido y no lo corrijo apenas. Cuando tú tengas tantas cosas que hacer al día como yo y las hagas como yo de forma aceptable, luego me das lecciones de lo que quieras.

    • Graciela dice:

      Excelente nota. Pocas cosas tan ciertas, lindas de leer y coherentes! MUCJAS GRACIAS!
      Ah…. Que la amargada que escribió antes de nombre Gladys, encuebtre su paz interior pobre mujer!

      Nuevamente digo que placer haber leido la nota de atracciones! No podria expresarlo tan bien! …. Siempre pense de esa manera! Coincido.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>