Reflexiones sobre el amor

Lo que más me llama la atención sobre el amor es precisamente el hecho de que en gran parte sea algo espiritual. A todos nos meten en la cabeza de que si somos monos o monas tendremos más posibilidades con el sexo contrario… Y es verdad. Pero de todas formas, hay en el amor un componente espiritual muy fuerte. Sólo con le hecho de mirar a los ojos de una persona a veces ya sabemos si podemos llegar a amar a esa persona. Y de alguna manera los ojos nos transmiten el alma del otro, su espíritu, su personalidad… Creo que es esto de lo que nos enamoramos, de un alma. Aunque desde luego tiene que haber cierto componente de atracción física. Pero con ser hombres o mujeres normalitos ya cumplimos el cupo de ese componente. Luego lo que queda es el alma. Quizás podemos ilustrar todo esto con el caso de Carlos de Inglaterra y Lady Di. Sé que Carlos en su día ya amaba a la que quizás sea la única mujer que ha amado en su vida: a Camila Parker. No sé por qué en su día no se casaron, pero sí se que Carlos nunca quiso a Lady Di, una mujer preciosa… nunca la pudo amar a pesar de su físico. Por supuesto que la hecho unos “pinchitos” pero para hacer esas cosas un hombre no necesita amor ninguno: simplemente da gustito. Cuando terminas pues ves que la persona que tienes a tu lado en la cama no la amas. En el mejor de los casos, si no te da repelus porque sea demasiado fea, pues no te sientes incómodo estando en la cama con una persona a la que no quieres. Y digo que el amor es algo espiritual, y que Carlos de Inglaterra nos lo demuestra muy bien, porque a veces en algunos programas de la tele cuando sacaban una imagen de Camila junto a uno de sus caballos (le encanta la hípica, afición compartida con Carlos), los graciosos del programa le ponían a la foto unas flechitas que indicaban a Camila como “Camila” y al caballo como “El caballo” debido a lo fea que es Camila Parker y su cierto parecido con un équido… como pretendiendo que la gente no se confundiese. En este artículo, reflexiones sobre el amor.

Experimentos sobre el amor

Y es que es muy importante el espíritu para enamorar. Podríamos visualizar un experimento. En este experimento intervienen dos chicas, y un centenar de hombres que de alguna manera harán de jueces. Podemos empezar por describir las dos chicas:

-La chica A: es una chica bajita, con no muchas curvas, con un pelo algo lacio, con cara algo neutra aunque con cierto atractivo. Al principio es tranquila, reservada, algo tímida… Cuando los 100 chicos la ven por primera vez, no les llama demasiado la atención… En su lugar, los ojos de nuestros 100 chicos se van a la chica B…

-La chica B: es una chica explosiva, alta, con un culazo, con buenas tetas, con un cuerpo de vértigo que parece esculpido por un artista del Renacimiento. Es simpática, nos da conversación, sonríe,… Esta chica cautiva en el primer momento a nuestros 100 chicos del experimento. Pero el experimento acaba solo de comenzar…

Y el experimento comienza mostrando a nuestra chica A y a nuestra chica B al grupo de los 100 hombres que hacen de jueces.Reflexiones sobre el amor Al principio, cuando nuestras dos chicas ya están a la vista de nuestros 100 hombres, a casi todos los hombres se le van los ojos hacia nuestra chica B, mucho más sensual, con más curvas, más alta, más activa. Nuestra chica A parece más apagada y con menos encanto.

Tras esta breve impresión inicial (menos de un minuto), se retiran a las dos chicas de los ojos de los 100 chicos, y se les da a los chicos un papel y se les pide que pongan en el papel si prefieren a la chica A o a la chica B. Al final, se hace recuento de todos los votos, y resulta que la chica B gana por goleada: de 100 votos 92 han dicho preferir a la chica B. Pero el experimento no ha acabado…

Ahora vamos a someter a los 100 chicos y a las 2 chicas A y B a una convivencia. Podemos imaginarnos que metemos a todos en la casa de Gran Hermano… y conviven durante pongamos que un par de días, por tandas de 10 chicos cada dos días, en total 2 * 10 = 20 días de convivencia por tandas. Los diez chicos de cada tanda han tenido la oportunidad de conocer durante un par de días a las dos chicas, hablando con ellas en largas charlas. Al final los 100 chicos tienen la oportunidad de conocer a las dos chicas, hablando con ellas, conviviendo con ellas… Al final se les pide a los 100 chicos que repitan la votación, y que vuelvan a votar cual de las dos chicas prefieren. El resultado ahora es muy distinto: 89 de los 100 chicos dicen prefiere a nuestra chica A, que parecía tímida, cortada, menos atractiva y menos vistosa que nuestra chica B… pero que a la hora de la verdad, era más inteligente, tenía mejor conversación, era más femenina, era más sutil, era más cariñosa, más mujer, enamoraba con su conversación, era comprensiva y tierna… Y todo eso detrás de su aparente carcasa menos vistosa que nuestra chica B, que al final era neurótica, hablaba alocadamente, no contaba nada, sólo hablaba de lo cabrones que son los hombres, no enamoraba ni con su trato, ni hablando, ni escuchando. Era muy mona físicamente, pero su carácter era algo infernal y siempre medio histérica y sin demostrar inteligencia emocional ni calidad en su trato. Y sorpresa: cuando le preguntamos a los chicos de nuevo cual de las dos chicas, la A o la B, les resulta más atractiva físicamente… al final casi todos dicen que la A. ¿Pero no era menos atractiva físicamente la A que la B? Digamos que las impresiones físicas son algo subjetivas, y pueden cambiar en función del alma del propietario del cuerpo.

Conclusión sobre reflexiones sobre el amor

No tengo dudas de que nos enamoramos con una persona a través de la conversación que tenemos con ella. Si nos ponemos a hablar con un chico o con una chica y hay un fuerte “feeling”, entonces parece que el amor puede surgir de ahí. Pero aun así el atractivo físico también es importante, y no me ha pasado pocas veces que a mi me gustaba una mujer por su carácter; pero yo no la quería debido a que su físico no me parecía que llegase a un mínimo. Pero una vez que llegamos a ese mínimo de físico, lo importante a la hora de enamorar es desde luego el alma, el carácter, el entendernos en la convivencia diaria…

Después surge el amor, y con el amor, surge una relación. Esa sensación del empezar con alguien, del acabar de conocer a alguien y saber que pasaremos incluso años y décadas enteras junto a su lado… es para mí la sensación más maravillosa del universo. Quizás con el tiempo esa sensación se apague un poco. De cualquier forma no es raro que todo el mundo busque el amor, debido a la cantidad de placer que el mismo introducirá en nuestra vida. Hay quien dice que es muy difícil encontrar el amor, y que hay que conformarse con quedarnos al lado de nuestro marido o de nuestra mujer… o peor: solos y sin pareja. Creo que una  persona que tarde más de 4 meses de búsqueda activa en encontrar pareja, debe de tener algún tipo de problema serio… Encontrar el amor es fácil, ligar es fácil. No es el destino: es el azar, si una de cada 5 chicas (o chicos) encajaría con nosotros para una posible relación, pues es evidente que es cuestión de mover al azar. Por supuesto que todos nos creemos que el amor es destino. Pero el amor es azar, y para que nos toque esta lotería que es muy probable que nos toque… nada mejor que moverse un poco, conocer gente, buscar con sutileza y con discreción… Una persona completamente normal no debe de tardar más de cuatro meses en encontrar el amor si hace lo que tiene que hacer. A mi me encanta esa sensación de incertidumbre de preguntarse “¿Con quien terminaré al fin…?” una vez que ya sabes que si no es un día otro día será el que la suerte llame a tu puerta.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo saber qué hombre o mujer nos conviene para una relación (7)
  • ¿Ligan más las personas inteligentes? (6)
  • Lo que he aprendido sobre el amor (miniserie 3 grandes lecciones de la vida 1 de 3) (6)
  • Consejos para enamorar (6)
  • Qué tipo de físico atrae (6)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>