Relaciones virtuales versus relaciones reales

Todo este mundo de las redes sociales, del Facebook, del Twitter, del Badoo, del chat, incluso ahora del WhatsAppsigue estando muy de moda. Las redes sociales de Internet tienen tanto sus detractores como sus defensores. Sus detractores dicen que esos medios causan estrés, ansiedad, depresión, impiden las relaciones de verdad, con personas de carne y hueso, malcrían a los jóvenes haciéndolos creer que tener amigos es tenernos agregados al Tuenty… Y sus defensores dicen que esos medios son una ayuda a la sociabilidad, permiten a los tímidos conocer gente, mejoran la comunicación y facilitaran las relaciones sociales de personas que tienen problemas a la hora de relacionarse en el mundo real. Tanto los detractores como los defensores tienen todos parte de razón. Los medios virtuales también se han puesto de moda a la hora de ligar y de empezar relaciones de pareja. A día de hoy si preguntamos a las parejas que se forman cómo se conocieron, es posible que Internet tuviese mucho que ver en un alto porcentaje de esos encuentros: o bien se conocieron en una red de amistad, o en una red de ligue, o simplemente ambos acudieron a unas conferencias que ambos vieron por Internet… o a lo mejor ambos se apuntaron por Internet a una excursión a la sierra y allí se conocieron… No hay duda de que Internet puede ponernos más fácil lo de conocer gente para tener relaciones, sean relaciones de amistad, o sean relaciones de “algo más”. Pero a su vez Internet es una fuente constante de malentendidos, de confusiones, de frustraciones… En este artículo relaciones virtuales versus relaciones reales.

Estudio sobre las relaciones virtuales y las reales

Y todo esto viene a cuento de un estudio que he leído, en donde se decía que los mensajes de WhatsApp, los mensajes por Facebook, el intercambio de e-mails, o simplemente el chat de toda la vida… eran escasamente indicativos de que dos personas tuviesen alguna relación real más allá de una relación virtual. El estudio concretaba más, y decía que dos personas que intercambian grandes cantidades de contenido digital (mensajes de WhatsApp, por Facebook, chat…), podrían estar realmente muy poco interesadas la una en la otra, hasta el punto que el estudio concluía que si el porcentaje de intercambio entre dos personas de comunicaciones virtuales era predominante sobre las comunicaciones reales, por teléfono, o cara a cara… eso significaba que no había interés real de al menos una de esas personas sobre la otra persona. Esto en otros términos quiere decir que no se puede ligar por WhatsApp, que no se puede ligar por Facebook, que no se puede ligar por chat, que no se puede ligar con intercambio de e-mails…

Dice el adagio eso de que

las palabras se las lleva el viento

como queriendo decir que la palabra hablada literalmente se pierden por medio de las ondas del aire por las que se propaga, y en cambio el texto escrito siempre quedará ahí y puede ser inamovible para siempre…relaciones digitales versus relaciones reales Pero en lo social, es al revés: es el texto escrito el que se lo lleva el viento, y lo que queda de verdad es la comunicación cara a cara.Parece ser que está demostrado que por muchos e-mails que le mandemos a una chica que nos gusta, por muchos WhatssApp, por mucho mensaje de Facebook o mucho publicar en su muro.. todo eso es escasamente productivo a la hora de intentar conseguir una relación real con una persona. Digamos que lo que cuenta realmente es el cara a cara, es la relación real, es el tú enfrente de mí y conversando conmigo… Todo lo demás, mensajes de WhatssApp, mensajes por Facebook, chat, intercambio de e-mails… es escasamente producente porque simplemente la gente se toma eso como un entretenimiento, pero de ninguna manera se lo toma como que mediante esos medios escritos y virtuales se estén forjando verdaderas amistades o se estén forjando dos futuros y verdaderos amantes…

Como digo, todo esto son resultados de un estudio que acabo de leer que decía que no se puede ligar por WhatssApp o por Facebook… Simplemente ese tipo de comunicación virtual es escasamente trascendente a la hora de forjar vínculos reales. En cambio, la comunicación real cara a cara sí es fundamental a la hora de forjar verdaderos vínculos. Quizás cuando por ejemplo le mandamos muchos e-mails a una chica que nos gusta y ellas nos contesta encantada… podemos llegar a creer que “la tenemos en el bote” visto lo bien que entra a nuestro mundo… Pero eso sólo es el espejismo de lo virtual. La verdadera realidad es que todo eso, e-mails, chat, mensajes… es escasamente producente a la hora de crear verdaderos lazos afectivos.

Mi caso personal con las ciber relaciones

Lo cierto es que yo soy un buen escritor… por eso cuando yo me encontré con estos medios, con e-mails, con Facebook, con el chat… yo enseguida vi que esa podía ser una buena oportunidad para resarcirme y para poder empezar relaciones sociales maduras como yo siempre había deseado… Y por eso… ¡yo me convertí en el mejor escritor de e-mails, en el mejor chateador del mundo, en el mejor a la hora de mandar mensajitos por Facebook…! Mis mensajes eran preciosos, me lo decían, tenían garra, tenían fuerza… parecía que escribía Stendhal y no yo. Y todo el mundo se quedaba impresionado… chicos, chicas… Y yo pensaba: “¡Así voy a ligar mucho”…! Craso error.

Y es que, todo eso, el chat, los mensajes, el Facebook… a mí me sirvió, me sirvió para ir abriéndome a la gente, para ir cogiendo confianza y para ir practicando un poco, aunque fuese virtualmente, mis habilidades sociales. Pero con el tiempo, yo empecé a darme cuenta de que mis enormes e mails, de que mi paciencia infinita al chat, de que mis contactos diarios con personas del Facebook… todo eso, a pesar de la calidad de mis escritos, no me servían para iniciar relaciones reales con los demás. Es como si esas relaciones con personas que yo también solía conocer en carne y hueso, sólo fuesen eso: emulaciones en mundos aparte del real. Pero esas mismas relaciones podían ser muy distintas en el mundo real, hasta ser casi inidentificables como las mismas relaciones, aunque las personas fuesen las mismas. Al final creo que los medios de Internet me sirvieron como una especie de “emulador de vuelo” par aprender a volar. Pero luego, para conseguir verdaderamente volar hay que pasar de los emuladores e ir a por los aviones de verdad.

Ahora me he dado cuenta que no sirve para nada escribir muchos e-mails a una persona, que no sirve para nada chatear mucho con una persona, que no sirve para nada dedicarle mucha atención al WhatssApp o al Facebook de una persona… Todo eso a mí me sirvió para coger habilidades sociales… ¡pero no para fomentar mis relaciones reales! Es como si todo eso fuese un mundo de engaño aparte, falso y que sólo tenía sentido dentro del mundo digital de los ceros y los unos. Desde entonces yo ya no pierdo mis fuerzas mandando e-mails, actualizando mi Facebook, mandando WhatssApp… sé que eso no sirve para nada… solo para tener relaciones digitales y virtuales. Pero no fomentan para nada las relaciones reales…

Cómo usar los nuevos medios para fomentar las relaciones reales

¿Entonces, borramos el Facebook, quitamos el WhatssApp, quitamos el e-mail…? No, no tanto. Simplemente se trata de usar esos medios para por ejemplo intentar sacar quedadas y citas con esas personas con las que nosotros queremos tener una relación de algún tipo. Además de que Internet nos puede servir para conocer a nueva gente con la que tener luego relaciones reales. Pero debemos por todos los medios evitar caer en la trampa de confundir el mundo virtual con el mundo real… ¡Con cuantas personas nos comunicamos por esos medios y llegamos a creer que hay algo real con esas personas… aunque apenas las veamos nunca cara a cara…! Esa es una apariencia que hay que combatir. Si tienes un ciberamigo es sólo un ciberamigo no es amigo de verdad. Si crees que ciberligas con una chica es sólo un ciberligue y no un ligue de verdad… Puede que todo se quede ahí y que nada salga del mundo virtual al mundo real (según el estudio que he mencionado antes, eso es lo más común).

Por eso simplemente se trata de usar esos medios, el Facebook, el WhatssApp, el chat, el e-mail… para intentar “forzar” encuentros reales con esas personas con las que queremos tener una relación real. De hecho a veces lo virtual y lo real se excluyen hasta el punto de que las personas con las que tenemos mucho contacto virtual no serán personas con las que tengamos relaciones reales importantes; y viceversa, con las personas con las que tenemos relaciones reales importantes no tendremos relaciones virtuales importantes.

Por todo esto yo creo que se puede usar el Facebook, las redes sociales, el WhatssApp… para tener mejores y más cantidad de relaciones reales. Pero siempre y cuando no caigamos en la trampa de creer que una relación virtual progresará y se convertirá por necesidad en una relación real. Eso sólo pasa cuando la relación virtual es muy “light”, o sea, nos limitamos a usar los medios de Internet, las redes sociales, el WhatssApp… simplemente para forzar encuentros reales, por ejemplo, con mensajes en los que más o menos de forma breve, invitamos a alguien a una quedada con nosotros en el mundo real (no digo que no se pueda hacer alguna pequeña observación por el mensaje como una forma de ganarnos la confianza de la otra persona, pero siempre cosas breves). Todo lo demás es una pérdida de tiempo, escribirás mucho y no te servirá más que para hacer amigos digitales que ni siquiera serán amigos reales. Las relaciones que cuentan de verdad son las que se produce cara a cara con otras personas. Es ahí, cara a cara, cuando se producen los verdaderos vínculos afectivos que nos pueden llevar a hacernos amigo o novio-a de otra persona.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Ligar por Internet versus ligar en el mundo real (8)
  • Cómo ligar con el Facebook y con las redes sociales (7)
  • Buscar pareja por Internet (7)
  • Cómo quedar con una chica (7)
  • Cómo hacer amigos (7)
  • Comments

    • Marco Fidel dice:

      Hola Erik360. En una parte del artículo dices: “Y todo esto viene a cuento de un estudio que he leído, en donde se decía que los mensajes de WhatsApp, los mensajes por Facebook, el intercambio de e-mails, o simplemente el chat de toda la vida…” ¿Tienes forma de compartirme el link de ese estudio? Me sería de gran ayuda.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>