Reseña de El Señor de los Anillos

Como no podía ser de otra manera, estreno el sub-apartado “críticas literarias” de mi blog con la ópera magna de Tolkien. Y es que la tipa esa de “El Secreto” a escrito un libro nuevo… Ante ese concepto de “autoayuda”, nada mejor que volver a invocar el arte como autoayuda y como forma de crecer espiritualmente.

De cualquier forma se que no es adecuado “abarcar mucho” con un blog. Pero si leemos la descripción de mi blog “todo para hacer de la vida humana una obra de arte”, vemos que el tema arte y literatura tiene que tener por defecto un apartado aquí. Todos los artículos y toda la temática del blog está unificado por el sentido que expongo en la descripción del blog. Además, me aburre la monotonía y siempre escribir sobre amor, sexo,…Todos necesitamos un respiro y la expresión ser algo “un coñazo”, viene de gente que se pasó de horas dedicadas al amor y al sexo… El Señor de los Anillos está comúnmente en el número uno de todas las listas de “la mejor novela de todos los tiempos”. ¿Qué tiene, por qué es tan especial? Seguramente muchos lectores hallan visto las películas pero no hallan leído el libro. De alguna manera, el libro de “El Señor de los Anillos” lleva la potencia de la literatura a su máxima expresión. Y la literatura tiene una gran disimilitud con el cine y con el mundo audiovisual en general. Y esta disimilitud es la causa de su grandeza; pero también de su pérdida de terreno con respecto al cine y al mundo audiovisual: la imaginación. En una película es difícil que los espectadores veamos cosas distintas; pero un libro se mete de lleno en tu alma, y es tu mente la que elige en gran parte cómo es un paisaje, cómo es un personaje, cómo es una situación. Así, la literatura termina sirviendo de una especie de “gimnasia mental” que ayuda a fortalecer nuestra imaginación y nuestra creatividad. Pero a cambio, pierde la inmediatez y el dártelo “todo masticado” que tiene el cine y la industria audiovisual. En este artículo hacemos la reseña de El Señor de los Anillos.

Análisis de El Señor de los Anillos, de la Tierra Media, de Tolkien,…

Todos conocemos la historia de los anillos, de cómo Sauron forjó en secreto un anilló único a la vez que repartía otros anillos menores (con gemas incrustadas), entre los elfos, los enanos y los hombres. De alguna manera eran “regalos” de Sauron a estas razas. Pero eran regalos perversos, pues servían de una especie de lado de los grilletes que ataría la voluntad de hombres, elfos y enanos; y esta voluntad sería controlada por el otro lado de los grilletes: el anillo único. Así, muchas veces un regalo es un regalo mal intencionado. Me hace gracia ver como mi madre ha traído un “regalo” de la arruinada “Caja Duero”: un paraguas y una bufanda; pero ellos han robado literalmente el equivalente a 3.000 euros por cada español de cualquier edad. Así, vemos que Caja Duero pretende lavar su imagen entregando un regalo que vale apenas un euro; para luego poder robar miles de ellos. Vemos como la historia de Tolkien no es una mera historia para entretener a niños: la historia de Tolkien es una metáfora de la eterna lucha entre los tres extremos del poder: los sometidos; los sometedores; y las estancias intermedias, traidores, gente que se pasa de uno de los bandos al otro por prosperar; o por valentía y por querer ayudar.

Reseña de El Señor de los AnillosTolkien ha sido siempre criticado por que las estancias intermedias de las que hablamos casi no existen en él: apenas hay buenos que se pasan al mal; y a penas hay malos que se pasan al bien. ¿Por qué es esto así? El resultado en la obra de Tolkien es que los buenos son muy buenos; y los malos muy malos. Pero es evidente que en la realidad esto no pasa: los buenos no siempre son buenos; y los malos a veces reflexionan y se pasan al otro bando. Esto segundo es sí, poco frecuente; pero lo primero es harto frecuente.

El Señor de los Anillos no es una obra que la pueda escribir un treintaañero: se apoya en décadas de estudio por parte de Tolkien de las mitologías indoeuropeas, sobre todo las de estirpe germánica. Y en su estudio, Tolkien termina por enlazar determinados sentidos de las mismas con la tradición filosófica occidental. Así, la estética de las sagas volsungas, enlazadas a la poderosa tradición del pensamiento heredero de los griegos, hace que El Señor de los Anillos mantenga en su seno algunos de los elementos más poderosos jamás creados por el espíritu humano.

El secreto del éxito de El Señor de los Anillos consiste precisamente en usar lo mejor de cada casa: la sabiduría griega; con la estética de los cuentos de inspiración germánica. Y es que nos dicen en el colegio que nuestra civilización es heredera de la tradición griega. Pero no es cierto del todo: los cuentos que nos cuentan cuando somos pequeños, de hadas, de duendes, de trasgos,.. no tienen origen griego: ahí los germánicos ganaron a los griegos, y Odín siempre estará por encima de Zeus. La imaginación de los cuentos tradicionales alemanes, recogidos por los hermanos Grimm, no tienen parangón siquiera entre la cultura clásica.

Y El Señor de los Anillos es precisamente eso: un supercuento, un cuento de dimensiones estratosféricas, capaz de conmover por igual a niños y a adulto de cualquier edad. El Señor de los Anillos es un libro que apenas se puede calificar de infantil, adulto o muy adulto, pues su temática es universal y sus posibles lectores tienen casi cualquier edad. Así, la historia de Frodo, Gandalf y demás ha conmovido a lo largo del mundo a niños con muchos años por vivir y pocas lecturas encima; como a adultos con muchas lecturas encima, pero a cambio, con pocos años por delante.

He leído por ahí que “Juego de Tronos” supera al Señor de los Anillos… Mi escepticismo ante similar afirmación. Leeré Juego de Tronos en breve y juzgaré por mi mismo. Desde luego sólo el primero, pues esta saga es demasiado larga, y si no me conquista en el primero, es que no puede conquistarme tanto como lo hizo en su día Tolkien…

-Lo mejor de El Señor de los anillos: los personajes, la historia, el mundo (la Tierra Media), el simbolismo, la erudición de Tolkien en todos los órdenes, su intemporalidad, su grandeza,…

-Lo peor de El Señor de los Anillos: tiene que ver con el conservadurismo político que caracterizó a Tolkien durante toda su vida (apoyó el golpe de estado de Franco en España; y cuando vio que Franco no trajo a España más que hambre y penurias, Tolkien se hizo el sueco y miró para otro lado). Filosóficamente Gandalf y demás son un poco mojigatos, se ha dicho que los personajes de El Señor de los Anillos son adolescentes que nunca llegarán a la edad adulta. Y hay algo cierto en ello: filosóficamente Tolkien no nos ha cautivado del todo.

Conclusión sobre El Señor de los Anillos

Este libro sigue siendo mi libro de ficción preferido. Pero yo detesto a Tolkien, no le perdonaré nunca su actitud de alegrarse de la ruina de España. De todas formas creo que eso es lo de menos. Halláis visto o no la película, El Señor de los Anillos sigue siendo una de las mejores inversiones que podemos hacer hoy en día, con decenas de lecturas por delante, que nos cautivarán desde la primera hasta la última. Además, comprarlo a través de Seducción y Autoayuda será una pequeña ayuda para este blog…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Reseña de El Hobbit, un viaje inesperado (la película) (7)
  • Diez películas que influyeron en mi novela La Reina de los Hielos (5)
  • Mi primera novela (5)
  • Mis personajes literarios preferidos (5)
  • Reseña de El tiempo entre costuras de María Dueñas (4)
  • Comments

    • Esteban dice:

      Hola Erik, tanto tiempo curiosamente esta saga de Tolkien incluyendo el Hobbit y el Silmarillion son de las mejores cosas que he visto, he leído la saga completa hace ya casi 12 años en el orden en que fueron publicados, pero a mitad del año pasado volví a leerle pero ahora en orden cronológico(Silmarillion primero) y curiosamente disfrute bastante más la segunda vez que le leí que la primera. La primera vez que le leí yo era un joven fanático de vídeo juegos como Final Fantasy y de sagas y series de anime. Por lo tanto leer el Señor de los anillos era como leer probablemente la llave que fue la mayor influencia de todas esas cosas que disfrutan los adolescentes.

      Pero la segunda vez que le leí con ya 30 años y siendo más maduro curiosamente me emocionó aún más que cuando un joven que sólo quería leer sobre acción, espadas y batallas. Yo te conté que igual soy escritor y escribo una especie de fanatasia, si bien me divierto leyendo mis escritos, me siento que mi obra es la de un niño de 10 años cuando volví a leer a Tolkien, incluso el Hobbit que es el libro más “light” de la saga, sus escritos tienen tantos elementos que a pesar que es el origen de muchos cliché de las películas, libros y vídeo juegos de hoy. Se siente tan fresco que es difícil no impresionarse.

      En cuanto a Juego de Tronos, supongo que a mucha gente le gusta porque es bastante más realista a la forma en como se comportaba el hombre en la época de los romanos, los bárbaros, mongoles, etc. Donde casi no hay chicos buenos y la traición es cosa de todos los días y los chicos “buenos” no son tan buenos (por ejemplo el enano que es amante de burdeles pero está considerado dentro de los personajes buenos, en el señor de los Anillos de seguro Aragon nunca fue a un burdel). Si bien tampoco le he leído dudo que supere a Tolkien, pero creo que es bastante mejor que la mayoría de libros de fantasía épica que existen.

      En cuanto al Secreto considero que es buena la filosofia de tener una mentalidad positiva se logran más cosas que con una mentalidad critica, pero al mismo tiempo hace que la gente se vuelva dependiente de esto y se auto engañe, por ejemplo en el mismo secreto se incentiva mucho el consumismo y provoca que mucha gente que esta deprimida busque levantarse el animo convirtiéndose en compradores compulsivos pero todos sabemos que la alegría que producen esas cosas es bastante corta e insuficiente.

      Saludos y Feliz Año

      • Erik360 Erik360 dice:

        Bueno, completamente de acuerdo sobre lo de El Señor… lo único que ya he apuntado es la poca simpatía que me causa alguien tan conservador como su autor, Tolkien. Yo me ando releyendo El Señor de los anillos, me he leído dos veces el hobbit y dos El Silmarillion. En su día me impactaron mucho poruqe me metieron de lleno en una tierra medieval que parecía completamente real (aparte del carisma de los personajes). Tanto me inspiró esta serie que yo creo que fue el detonante para que me pasase de “ciencias” a “letras”… espero no desmotivar a nadie para leerse estas obras…
        De Juego de Tronos te puedo decir que no me gusta mucho9 la serie; y una amiga dice que el libro se la hace aburrido. pero no hay duda que está poniendo la fantasía épica de moda, y eso es algo muy positivo para este género literario, que junto con la Ci-FI y el terror, me encanta tanto. Esperemos que la literatura española abandone al fin ese realismo tan enclaustrador, que cierra la mente tanto que te impide vivir más allá de un cuadro de costumbres de la realidad. La realidad puede ser ensanchada, y la imaginación bien entendida nos puede sacar del odioso pragmatismo de nuestros tiempos.
        No me habías dicho que escribías fantasía… De todas formas Tolkien publicó El Señor casi sesentero… ser escritor no es como ser futbolistsa: los segundos con 35 ya tienen que haber dado lo mejor de si; un escritor con 35 aún es un niño literariamente hablando. Tolkien escribió El Hobbit con cuarenta y pico, y publicó El Señor con más de sesenta. De cualqueir forma es importante meterse en la escritura como una forma de mejorar como hombrs (¡se liga más!) y no como negocio, pues como negocio sólo un puñado minúsculo de gente acedera a ella (y por lo general, ya entrados en años…)
        El SEcreto.., precisamente esta mañana pensaba en él. Y pensaba en que es una doctrina completamente estúpida. Vamos que si las cosas te van bien ya piensas “positivamente”; pero si te van mal no hay manera de pensar positivamente. DE cualquier forma lo de El SEcreto no es nuevo: es un producto antiguo de la civilización americana: esa discapacidad intelectual unida a esa idea tonta de que el mudno gira alrededor de nuestra cabecita de piñón. Se dice que la crisis inmobiliaria de USA fue motivada por comerciales qeu evadían mentalmente el problema de que estaban vendiendo hipotecas a gente que no la podría devolver. Hasta en los simpson hacen una parodia, y terminan celebrando el día de “haz lo que te de la gana”, una parodia de un vicio muy americano: el individualismo en el sentido más estúpido del término. Pero Marges terminó diciendo eso de “tenía que haber regañado más”, o sea, haber pensado peor… Yo fui hasta hace unos años un chico feliz.. y he sido siempre muy crítico; y cuando caí en depresión no era capaz de ser feliz, por muchos “buenos pensamientos” que tuviese mi cabeza…
        Feliz año igualmente, muchos libros por leer, por escribir, muchas mujeres por conocer,… Un año para atraer toda la felicidad y atarla bajo la luz del Sol…

        • Esteban dice:

          Opps pensé que si lo había dicho que escribía fanatasia supongo que se lo dije a otra persona que me recordó a ti, pues si lo hago, aunque no tenga nada como para publicar, digamos que escribía para mí, era una forma de dejar fluir mi creatividad o tal vez satisfacer al niño que llevo dentro. Al principio cuando tenía 17 años escribía con el fin de crear un guión para un video juego tipo Final Fantasy algo así como si escribiera sobre el juego que me hubiese gustado jugar (incluso me había creado un diccionario de criaturas, dioses y cosas así), en ese tiempo escribía a mano en un cuaderno y mi madre una vez me encontró mis cuadernos leyó por un tiempo y me sugirió que leyera el Señor de los anillos, en ese tiempo la película aún no salía pero se había anunciado y existía un trailer. así que quise adelantarme aunque no del todo jajaja no pude aguantarme ver la primera película cuando todavía iba en la mitad del libro así que te mentiría si te dijera que leí el libro antes que la película (pero tenía la intención) De todas maneras a lo que quiero llegar es que tras leer esa saga mi interés por los final fantasy se fueron a un segundo plano, quedé totalmente encantado con esta pieza literaria que me impulsó aún más a querer escribir, claro también escribo sobre historias más realistas, como romance y cosas así.

          En cuanto al secreto pues bueno, si es un concepto bastante antiguo de hecho la autora simplemente recopilo cosas que otros habían escrito sobre la ley de atracción y las juntó en un libro. Como dije, el secreto tiene cosas que me gustan y cosas que no. Lo que me guste es invita a la gente a que se haga los ánimos y busque cumplir sus sueños. Lo que no me gusta es que se da demasiado énfasis al dinero, la adquisición de materiales, la fama y muchas cosas típicas de una vida hollywoodense y que la gente que apenas le alcanza para vivir opte por costumbres típicas de un rockstar e inviertan todos sus ahorros por caprichos con el fin de que con esa forma de autoengañarse y creerse que así conseguirán lo que quieren.

          Existe un autor llamado Paul Hannan que escribió un libro llamado “Despierta” o algo así, es un libro de autoayuda que es bastante más objetivo ya que no recurre a pensamientos tan esotéricos ni tampoco es demasiado complicado ni científico a hora de explicar cosas, sino que plantea más las cosas desde un punto de vista más emocional. No puedo garantizar que te maraville pero de seguro le darías bastante más crédito que al secreto (de hecho una parte el critica a la autoayuda tipo “el secreto” aunque claro no lo nombra ni habla mal contra esos autores pero hace un comentario que me hace entender aquello).

          Saludos

          • Erik360 Erik360 dice:

            Bueno, yo no he olvidado los Final Fantasy… sobre todo la música, que me sigue apasionando. Pero ya no son lo que eran, sobre todo desde que se le fue el músico, Nobuo Uematsu o como se diga. Si, me habías dicho qeu escribiás género realista, pero no “género”, o sea, fantasía, terror y Ci-Fi, que es lo que me gusta a mí… El realismo me parece limitador y agobiante, exactamente igual que pensaba Tolkien.
            Sobre lo de El secreto… pues te diré que existió hace muchísimos años un libro que se llamaba “piense y hágase rico” de un tal Napoleón Hill o algo así… que dice más o menos que para ser rico tienes que desearlo con todas tus fuerzas… Como dices, no es nada nuevo, es algo típico de la sociedad americana. Hecharé un vistazo a ese libro que me dices.

            • Esteban dice:

              Uff los autores que influenciaron a la autora del secreto son millones y bastante antiguos. Y curiosamente todos enfocados en “ser ricos” No tengo problemas que la gente tenga ese tipo de ambiciones, están en su derecho. Lo que me apena es que la gente crea que ese sea el único camino para sentirse satisfechos.
              Jajaja si aún me gustan los final fantasy, creo que el 6(3 en USA) y el 7 son los mejores.
              En cuanto al libro que te nombre, pues a mi me gusta mucho, pocas veces he quedado tan de acuerdo como fue con este. Me gusta es que no intenta engañarte incluso te dice que el estado de “satisfacción permanente” no existe a diferencia de otros autores como los tipo “el secreto” en que garantizan un estado de satisfacción y sonrisa permanente, lo cual es una estrategia perversa para que te vuelvas dependiente de este tipo de libros.

    • Esteban dice:

      De todas maneras la razón del porqué Tolkien era tan conservador y apoyó a Franco, en mi opinión es más que nada porque era demasiado católico, la gente que es muy religiosa tienden a tener cierta debilidad por darle su apoyo a quien esté más de lado de su religión. En ese caso Franco era quien mostraba mayor simpatía por el catolicismo.

      • Erik360 Erik360 dice:

        Creo que Tolkien se confundió: los católicos comúnmente no son personas espirituales. De hecho Franco no era para nada una persona espiritual; era una persona que usó el catolicismo para tapar su tremenda estupidez y falta de inteligencia. Y hay que estar al loro: los católicos que, como Tolkien, son católicos porque son espirituales son muy distintos que los católicos que usan la religión para “tapar” sus limitaciones espirituales. ES la genial distinción entre “hombre espiritual” (Tolkien) y hombre religioso (Franco).

        • Esteban dice:

          Así es, Tolkien vivía el catolicismo de una forma muy distinta a la de Franco. Para Tolkien era una forma de vivir espiritualmente y cercano a Dios(no soy cristiano pero tampoco ateo, igual escribo Dios con mayúscula). Para Tolkien ser católico era como en su obra, ser “amigo de los elfos” o “estar a favor de los Valar”. Mientras que para Franco no era más que una forma de ganar estatus y como dices tapar cosas.

          Lamentablemente para alguien como Tolkien quien vivía el catolicismo de una forma tan espiritual ingenuamente creyó que todos los católicos piensan igual (yo fui católico igual y en ese tiempo yo pensaba ingenuamente que todos los que iban a la iglesia era gente noble). Y no se percató que existen muchos hipócritas entre los suyos.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>