¿Rollos de una noche o relación seria?

He estado viendo un vídeo muy ilustrativo. El vídeo pretendía ser una especie de experimento sociológico. En él, un chico se ha puesto como objetivo pedir a 100 mujeres al azar, que se iba encontrando por la calle, que se acostasen con él y que tuviesen sexo con él. Es interesante las reacciones de las mujeres: desde morirse completamente de risa; hasta dudar; hasta decir un “lo siento pero no”. En el vídeo había un contador que iba contando las mujeres que decían sí ante la propuesta; y las que decían no. El chico de las proposiciones que iba pidiendo sexo a las distintas chicas (a veces solitarias; a veces iban en grupo; incluso alguna chica iba con el novio de la mano…) era un tío bastante o muy atractivo, alto y con cuerpo atlético, además de tener una agradable cara y una forma de comportarse y de ser que transmitía una sensación de seguridad y de buen rollo muy destacada. Y al final del vídeo se ha hecho el ratio, o sea, el porcentaje de las mujeres que han dicho sí al chico en su propuesta de tener sexo con él. El porcentaje ha sido bajo: un 0% de las mujeres le dijeron al chico sí ante su proposición de tener sexo con ellas. O sea, de las 100, ni una sola mujer le dijo sí al chico. Había mujeres de todas las clases y condiciones, más guapas, más feas… ¿Cómo es posible que un tío joven, atractivo, con un gran carisma, simpático… no haya logrado sacar a ni una sola de las chicas un sí para tener sexo con él? Son muchas reflexiones las que podemos hacer de este “experimento”. En este artículo, nos preguntamos si es mejor los rollos de una noche o las relaciones serias.

Proposiciones a chicas

Lo primero de todo, hay que decir que el propio actor del vídeo ha criticado estos procederes. Según él mismo ha dicho, nadie puede conseguir sexo con una mujer si tú paras a esta por la calle y las preguntas directamente sin más que si quieren tener sexo contigo… Según el propio actor del vídeo, ese tipo de proposiciones pueden tener un sí como respuestaRollos de una noche o relación seria, pero siempre y cuando esas preguntas se hagan en un ambiente más íntimo, no en mitad de la calle a una chica que ni conoces. Evidentemente si lo haces tan mal, si paras a una tía que no conoces por la calle y poco menos que antes de presentarse la pides sexo… pues es evidente que te vas a hartar a recibir noes…

De hecho, una de las chicas del vídeo ha dudado un montón. Dijo que “perhaps” (quizás)… pero ante la insistencia del chico-actor de que era ahora y era sí o no, ella se ha sentido presionada y al final ha dicho que no.

La mayoría de las chicas han dicho directamente que no, entre risas e incredulidad… Las mujeres tienden a demostrar su inquietud ante la presencia de un chico extraño con risas, por lo que en el vídeo hemos visto a un montón de mujeres que parecían descojonarse vivas de la propuesta que las ha hecho el chico… Esta es una buena lección para aprender a aceptar el rechazo: aunque se rían de tí eso no significa nada. Si se han reído del actor-chico-galán sujeto de este experimento ¿no significa eso que las mujeres son simplemente así, volubles, caprichosas,  “movile”,

la donna e movile

con tendencia a la risa floja incluso. Otras se lo tomaban de forma más seria, se veía que se sentían alagadas, pero es evidente que ante una propuesta así en esas condiciones, no las quedaba otro remedio que decir que no. Por lo general todas han sido muy correctas, simpáticas, y aunque le hayan dicho al chico que no, pues de alguna manera se notaba que no las había molestado la pregunta… Bueno, todas menos una, que tenía cara de perro y que cuando el chico la ha echo la pregunta al doberman de California, esta se ha mosqueado muchísimo y ha cogido un vaso con algún líquido (estaba sentada en una terraza) y se lo ha lanzado al chico a la cara, con semblante de estar muy enfadada. La verdad es que sólo por el semblante, se veía que esta chica tenía mala leche crónica. El resto de las chicas han dado claros noes, pero de alguna manera ellas a su vez hacían muecas y tenían un comportamiento que delataba que ellas veían al chico como un chico atractivo. Pero claro… esas no son maneras. Pero ¿y cuales son maneras?

Experimentos con mujeres

Lo cierto es que uno se pregunta qué hubiese pasado si ese experimento se hubiese hecho al revés. O sea, una chica muy mona va por ahí por la calle, pidiendo a chicos que se acuesten con ella… ¿Qué porcentaje de chicos hubiesen dicho que sí? Menos los gays todos, eso es evidente… Aunque hubiésemos tenido que descontar a chicos que tienen novia, a chicos que temen perder a su pareja, a chicos que sólo piensan en su amada… O sea, a chicos que tienen pareja y que no necesitan más sexo que el que tienen con su pareja. Además de que tener un rollo de una noche con esa otra chica que propone por la calle hubiese hecho incluso peligrar la relación con su novia.

De la historia de este vídeo yo saco varias moralejas. Creo que nos puede hacer reflexionar sobre la temática de nuestro artículo, de si es mejor rollos de una noche o una relación seria. Con estas “moralejas” y enseñanzas continuamos el artículo, son muchas cosas y muy importantes, así que intentaré sintetizar.

Cuatro enseñanzas sobre los rollos y las relaciones

1. Se puede llegar a tener sexo con una mujer sin que haya una relación de novios de por medio. Pero esto no es fácil, más que nada porque según estadísticas, sólo un 10% de las mujeres están dispuestas a tener un “rollo de una noche” en plan te ligas a alguien en la discoteca, te la llevas a tu habitación y allí rematáis la noche… El 40% de las mujeres, están dispuestas a tener sexo el mismo día que conocen a un chico con el chico, siempre y cuando este les guste mucho y ellas entiendan que tener sexo con él es una forma de que pueda pasar “algo más”. Y el 50% de las mujeres no están dispuestas a tener rollos ni sexo el primer día que conocen a un chico aunque este le guste mucho y aunque ellas sientan que sin darlo sexo se les pueda escapar y quedarse sin un buen candidato para una relación seria.

2. Con una mujer desconocida es difícil sacar nada. A un hombre, una chica le puede entrar, le puede pedir sexo sin más, y este suele aceptar. Pero al revés no pasa. Esto muestra algunas de las diferencias psicológicas entre hombres y mujeres.

3. ¿Qué hubiese pasado si en vez de pedir a estas chicas desconocidas sexo, el chico las hubiese pedido que “fuesen sus novias”? Es evidente que parar a una chica por la calle y pedirla sin más que si quiere ser tu novia, o que si quiere salir contigo, o que si quiere conocerte más por si surge algo… es un poco de pirados, y puede ser un síntoma de que te falta algún tornillo. No es ese el modo normal de proceder. Aunque hubiese sido interesante realizar un experimento similar al del vídeo, pero ahora en vez de que el chico-actor las pidiese a ellas que se acostasen con él; en este caso las preguntase que si “quería ser su novia”. ¿Qué hubiesen contestado? Creo que el interés de ellas hubiese sido mayor hacia el chico. Porque aunque a lo mejor se pudiese tratar de un pirado, quien sabe si él a lo mejor simplemente es un tío extrovertido que no se complica a la hora de buscar pareja, y simplemente le pregunta a las chicas que ve por la calle si quieren algo con él. Aún así, creo que el chico se hubiese llevado sólo entre un 5% y un 10% de interés, o sea, que entre 5 o 10 mujeres hubiesen mostrado algún interés por la oferta de este atractivo tío. ¿Y el resto? ¿Por qué no, si es un tío atractivo?

4. Pues porque las cosas no se hacen así. En las circunstancias adecuadas, camelándoselas, conociéndolas, dándolas confianza, haciéndose previamente amigo de ellas… ellas en un porcentaje, calculo, de hasta un 70%, podrían haberse interesado por este chico para ser su pareja, porque es un chico atractivo, divertido, con carisma, inteligente… Pero es evidente que parar por la calle a tías para preguntarlas que si quieren ser su novia; o que si quieren sexo con él, no es de personas cuerdas y ese no es el proceder adecuado para conseguir algo con una mujer. Incluso creo que haciendo las cosas bien, un 10% de esas mujeres que negaron sexo al chico, a base de conocerlas, de darlas confianza, de hacerlas sentirse atractivas y deseadas… hubiesen estado incluso dispuestas a tener sexo por sexo con el chico, si nada más. Pero es evidente que así, asaltando a chicas por la calle y haciéndolas proposiciones, no se consigue mucho.

Conclusión sobre rollos de una noche o relación seria

Y todo ese vídeo que hemos comentado me ha servido para reflexionar sobre si es mejor los rollos de una noche o una relación seria. Como vemos, no es fácil sacar rollos de una noche, se puede hacer, trabajando más que este chico y sin tanta prisa como él pero ¿realmente es mejor ir de flor en flor  que tener alguien que siempre está ahí para tener sexo con ella, para que nos consuele, para que sea nuestra amiga y nuestra aliada…? Además, el 10% de mujeres que están dispuestas a tener sexo por sexo, no tienen por qué ser demasiado atractivas… Quiero decir, que el tipo de mujer que me gusta a mí, culta, con carácter, muy femenina… no es que te tire un vaso con líquido a la cara si la pides sin más que se acueste contigo: es que te intenta despachurrar las pelotas… O sea, para más males, los rollos de una noche te van a hacer tener que acostarte con quien te surja, y no con quien te gusta de verdad. Además, si al final encontramos a una chica que nos gusta de verdad, ¿vamos a renunciar a su amor sólo porque así tenemos más libertad para ir por ahí de flor en flor? La mente humana, ni siquiera la del hombre, funciona así. Preferimos pájaro en mano que cien volando. No hay hombre que renunciase a una mujer que le gusta de verdad a cambio de poder tener sexo con 100 mujeres elegidas al azar.

Por tanto, y aunque sí es posible sacar sexo por sexo, trabajando más que este chico, si renunciamos a eso, nos quedan las relaciones estables, el tener novia vamos. Pero hemos visto que hasta sacar un sí de una mujer para empezar con ella una relación seria y estable, novios formales y quizás durante muchos años o décadas, puede ser también difícil. Por eso es especialmente interesante cuidar las maneras, pues hemos visto que haciendo las cosas por cauces tan poco habituales como el chico del experimento, nuestras posibilidades de éxito disminuyen mucho. Si ese chico se hubiese encontrado con esas chicas en situaciones más normales, en la universidad, en el trabajo, en un bar tomando un café, en un curso… y ese chico simplemente hubiese empezado a intentar crear una amistad con la chica, dándola confianza, metiéndola en su vida… es posible que en no mucho tiempo (a veces sólo un par de horas, pero suele ser más tiempo), la chica, ahora sí conociendo al chico, hubiese tenido hacia él una actitud más interesada y por tanto, al chico le hubiese resultado más fácil conseguir un sí ante una propuesta de empezar a salir con el objetivo de hacerse novios si sale bien.

Por tanto, podemos sacar 2 grandes moralejas de este experimento:

1. Hay que hacerles proposiciones a las chicas de formas y maneras aceptables y por cauces que se puedan considerar “normales”. No es aceptable hacerle a una chica proposiciones de salir o de sexo asaltándolas por la calle y sin apenas conocerlas.

2. Las chicas están siempre mucho más dispuestas a tener relaciones (de noviazgo) con los chicos, si ellos demuestran que están verdaderamente interesados en ellas, y además por otro lado están dispuestos a comprometerse, entrando en una relación que a lo mejor dura años incluso décadas.

Y esa es mi respuesta a la pregunta: yo os aconsejo que os olvidéis de la “mentalidad de la escasez” que invocan muchos gurús de la seducción para convenceros de que es una tontería tener sexo solo con una novia cuando puedes tener sexo con muchas mujeres… Los que piensan que es mejor ir de flor en flor que tener una relación seria, son por lo general pobres diablos que se dejan la nómina de su trabajo en el puticlub que hay en una cercana carretera. Yo cuando empecé en el sargeo y en mi vuelta a la sociabilidad también creía eso… eso se decía, eran más machos los hombres que estaba con muchas… Pero yo maduré y me di cuenta que el amor es una sustancia muy poderosa, incluso más que el sexo. Además, el amor viene con sexo… Ahora sé que es mejor estar con una sola mujer en la vida, durante décadas incluso hasta el día de la muerte, pero que tú la quieras y que ella te quiera; que estar por ahí de zorras teniendo que follarte a todo lo que se mueve por el hecho de que nos han metido en la cabeza que así vamos a ser muy machos…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo empezar una relación de pareja (8)
  • Cómo enamorar a una mujer (7)
  • El amor como juego (7)
  • 10 errores típicos que cometemos los hombres con las mujeres (7)
  • Lecciones que tenemos que saber si queremos tener pareja (6)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>