Salir de la depresión

Supongo que una de las preguntas más buscadas por los enfermos de depresión en google debe de ser algo así como “cómo salir de la depresión”. Lamentablemente, no hay fórmulas mágicas, pero en este artículo haremos una serie de recomendaciones generales para intentar encauzar la depresión hacia su fin. La depresión afecta más a mujeres que a hombres, y por lo general, su desencadenante suele ser cierta desocialización, o incluso, estando con gente, sentirnos incomprendidos incluso humillados. Por esto, causas de la depresión hay muchas, aunque son sobre todo causas sociales. También puede deberse  a problemas internos y genéticos que nos predispondrían a ser depresivos. En este artículo, nuestras consideraciones generales para si se puede o no salir de la depresión.

El infierno de la depresión

La depresión es una enfermedad del alma, una enfermedad que se manifiesta de forma de un intenso dolor, es como si nos doliese en el centro del alma. Normalmente son causas sociales (soledad) las que llevan a desencadenarse una depresión. Este de echo es el motivo por el que en el norte de Europa haya más depresivos que en el sur: una mayor desocialización del individuo, un individualismo más extremo. El otro día, me encontré con un hombre en un foro de depresión que decía que él lleva 14 años con depresión… nadie que no haya pasado por algo similar puede imaginarse siquiera lo que es eso, prácticamente es una vida arruinada… yo he estado cerca de 10 años con depresión, ante el desprecio y la dejadez de los demás… y sin haber llegado a cumplir 30 años de vida, ya pensaba que hubiese sido mejor no haber nacido.

Actualmente los índices de depresión en España se están disparando, debido a la actual crisis económica, que ha terminado por condenar hasta el 60 % de los jóvenes a un paro forzoso. El paro laboral es un fuerte desencadenante de la depresión, no tener un lugar al que ir cuando nos levantamos por las mañanas, termina por postrarnos en un letargo largo, y al que vamos entrando poco a poco.

Y es que en la depresión no entramos de repente, esto no es como tener un cáncer, que o lo tienes o no lo tienes. Todos en algunos momentos de nuestras vidas tenemos esas malas épocas de bajón. Esto de echo, son los inicios de una depresión. Al terminar esta mala época de bajón, pueden pasar dos cosas: que recuperemos nuestros ánimos habituales; o bien que nos hundamos, y caigamos en depresión. En una depresión se va entrando poco a poco, incluso a lo largo de años. Sentimos que algo en nuestra vida no va bien, y poco a poco, vamos estando un poco más tristes, o incluso nerviosos, según pasan los días. Y es que uno de los indicios que puede indicar que algo no va bien en nuestra vida, es el desarrollo de fobias, y el preocuparse por cosas que antes no nos preocupaban, por ejemplo, que nos volvamos de repente unos paranoicos puede ser un síntoma claro de que nuestro estado de ánimo está cayendo. Ciertos cambios en nuestro comportamiento, como mostrarnos más nerviosos, o demasiado preocupados por el futuro, puede ser el origen de una depresión.

Cómo salir de la depresión

salir de la depresiónImaginémonos una máquina expendedora de bebidas: tiene un sistema por el que funciona, metes una moneda, la moneda activa unos resortes, y esos resortes hacen que caiga la bebida. A su vez, la moneda activa otro resorte, que hace que calcule el cambio que se le debe al usuario de la máquina… Y al final, después de todo este complejo proceso, el sistema interno de la máquina vuelve al estado de off, en donde la máquina no tiene ni que expender bebida ni que devolver moneda, es el estado en donde está en espera de una nueva moneda… Esto es un sistema, y un sistema es una estructura compleja dotada de finalidad, con un mecanismo autorregulador que no necesita de la intervención humana más que para, en este caso, meter la moneda y recoger la bebida. Imaginémonos que la máquina no funciona… algo falla en el sistema, quizás se ha roto el identificador de monedas, quizás el resorte que empuja la bebida… Pero el resultado es el mismo: la máquina no funciona. Y se puede deber a muchas causas. Cuando en un sistema falla una pieza, el sistema entero se viene abajo.

Nuestro alma es igual, algo falla en nuestro alma, una sola pieza que falle, es suficiente para que todo nuestro sistema emocional se colapse. La cura contra la depresión tiene que ir encaminada a analizar ese sistema que es nuestro alma, y ver qué narices es lo que está fallando, o lo que es lo mismo, ver qué pieza del sistema falla, qué pieza de nuestra vida. Tenemos que analizar qué pasa en nuestra vida, qué es lo que necesitamos, qué es lo que va mal… quizás sea la falta de trabajo; quizás la falta de pareja; quizás la falta de compañía humana… nos pasamos el día entero en nuestra casa solos… viendo la tele todo el día o chateando… Y eso puede hundir a cualquiera…

Una vez que hemos encontrado la pieza que falla, no debemos de tener dudas de que, arreglada esa pieza, habremos puesto el primer elemento necesario para salir de la depresión. Y para hacer esto, tenemos que pensar, no pensar positivamente ni chorradas por el estilo, la depresión no se cura pensando positivamente, sino pensando, pensando bien, y luego poniendo en práctica lo pensado. Piensa una hora, mira lo que va mal en tu vida, haz un plan de actuación, y ponlo en práctica. Si no sale, vuelve a pensar otra hora, haz otro plan de actuación, y ponlo en práctica… Así pensar sí nos libera de la infelicidad… pero esa mierda del pensamiento positivo… no hay constancia científica de que sirva para nada. Pensar en profundidad, sí, nos puede hacer muy felices.

Y sobre todo, mientras aún no hallamos conseguido salir de esa mala racha de nuestra vida, tenemos que pensar que las cosas no están tan mal como las sentimos en esos ataques depresivos que nos hace hervir el alma de dolor… Sólo es una pieza que falla, el resto de nuestro sistema está intacto. Pero tenemos que echarle paciencia, arreglar esa pieza o piezas que fallan en nuestra vida, y después empezará nuestra mejora.

Y es que esta mejora no se producirá inmediatamente, tardará un tiempo en que nuestro alma empiece a funcionar bien desde que hayamos arreglado la pieza que fallaba. A una depresión se entra a lo largo de muchos años a veces, y es normal que tardemos unos meses en salir de la misma desde que hemos cogido al toro por los cuernos, y le hemos puesto remedio a nuestros males. De echo, la depresión modifica ciertas partes de nuestro cerebro, encoge partes de la zona de abajo del cerebro… y por eso es una enfermedad que influye tanto en las vidas de las personas: te daña el cerebro. Lo positivo, que ese daño se reinvierte con el tiempo, cuando le empezamos a poner remedio a nuestro mal, cuando buscamos nuestros problemas y los damos solución. No hay que desesperar, a todos los que sufren ahora, les diría que tienen que esperar un poco aún pero si han empezado a poner remedio a sus problemas, es normal que las mejoras lleguen en sólo unas semanas. Pero ya digo, las mejoras llegarán, aunque todavía tardarán un poco. Total, ¿qué vamos a hacer de muertos? ¿no es mejor esperar un poco, quien nos espera en el “más allá”? ¿tanta prisa tenéis que ya os queréis ir para el otro barrio? Aunque duela un poco, nadie nos espera al otro lado, así que nos toca, poner remedio a nuestros males, y luego esperar un poco…

Y mientras llegan las mejoras, nada mejor que disfrutar de la vida como se merece, aunque sí, se que es difícil, pero intenta sacarle todo el jugo a la vida, ese es el mejor antidepresivo, y además, es una receta de felicidad para todos (sobre todo, haz esto aunque no tengas ganas, sal a disfrutar por ahí, aunque no tengas ganas, aunque parezca que no te apetece nada): ve con los amigos a ver esa película que te gustaba; ve con la bici a dar una vuelta por esos parajes que hace tiempo que no visitas: cómprate un videojuego nuevo; aficiónate a tocar un instrumento; apúntate a clases de baile (¡el baile es el mejor antidepresivo que existe…!); empieza un nuevo amor con esa chica que te llega muy hondo; piensa que el futuro es el resto de tu vida, piensa que eres un campeón que ha combatido contra demonios enormes y que tarde o temprano los derribará…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo usar la creatividad para mejorar nuestra vida social (7)
  • Qué es y cómo tratar la depresión (7)
  • Cómo curar la depresión (6)
  • Internet, las redes sociales y la depresión (6)
  • Superar la depresión (6)
  • Comments

    • carolina dice:

      muchas gracias yo me esty sintiendo bien mal bien tensionada nerviosa y asta cervicales y cabeza me duelen siento que no vale la pena nada peero pondre esto en practica muchas gracias y que dios los vendiga

      • Erik360 Erik360 dice:

        Bueno Carolina, los dolores que describes son normales en enfermos de depresión, pero lo que tienes que recordar es que la depresión es una herida, no muy distinta de cuando nos hacemos un corte en un dedo… y tarda un tiempo en cicatrizar. Es cuestión de un poco de tiempo para que llegue la mejora, sin abandonar nunca la terapia (cognitiva, conductual, y en algunos casos, también medicamentos). Un abrazo y mejora pronto!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>