Seducir como animales y seducir como personas

Como ahora mismo no tengo mucho que hacer, estoy leyendo nuevas cosas de seducción, viendo vídeos, descubriendo algún nuevo autor de esta temática… Muchas cosas me parecen muy malas e insertadas dentro de esa corriente de autoayuda made in USA que cuentan cosas insustanciales para impresionar a personas que en su vida se han leído un libro… pero otras cosas sí son muy buenas. Tanto que me ha hecho darme cuenta de que a grandes rasgos existen dos grandes formas y métodos de seducción: una de ellas es la seducción instintiva, que nos viene desde nuestra propia esencia animal; y la otra de ellas es la seducción evolucionada, que nos viene desde nuestra esencia como personas. Estas dos grandes formas de seducción en humanos, la instintiva y la evolucionada, tiene su hueco y su espacio dentro de nuestro propio cerebro de primates superiores: las partes más internas del cerebro se cargarían de la seducción más instintiva; y las partes más externas, el córtex, las áreas del lenguaje y similares, se encargarían de la seducción más evolucionada. Nosotros compartiríamos con los mamíferos superiores (perros, gatos, monos…) esta capacidad para la seducción de tipo más instintivo. En cambio, la seducción de tipo más evolucionada, seducir como personas, con palabras, con historias, con conversaciones… sería algo muy típico de la especie humana. Yo ya he contado alguna vez cómo me ligué mi primera novia con 8 años… a base de hablarla, de contarla cosas, de impresionarla con mi imaginación y con mi agradable conversación… Es evidente que ninguna otra especie del reino animal puede ligar de esta forma, conversando, con historias, con palabras… Parece que seducir como personas es privativo de la especie humana. Pero no por ello los humanos hemos dejado de seducir como animales… eso es algo que se mantiene. Por eso, en este artículo hablamos de seducir como animales y seducir como personas.

El cortejo y la seducción instintiva y animal

Se dice que cuando el famoso cantante español recientemente fallecido Manolo Escobar se casó con una alemana que conoció en una sala de fiestas, ninguno de los dos hablaba el idioma del otro… pero estaban completamente enamorados el uno del otro el día de su boda.Seduccir como animales y seduccir como personas Este es un caso justo opuesto a mi ligue con 8 años: aquí tuvo sobre todo especial protagonismo la seducción de tipo animal, mas instintiva, básica, con menos palabras… pero muy potente de cualquier forma. Simplemente fueron las miradas, los gestos, los movimientos, la complicidad en las acciones… entre Manolo y su mujer, lo que hicieron que ambos se sintiesen enormemente a gusto simplemente estando uno al lado del otro. Este “estar a gusto” fue a más, y en seguida ambos se enamoraron locamente el uno del otro. Todos sabemos que cuando nos gusta alguien de verdades, sentimos algo muy poderoso simplemente por el hecho de estar nosotros al lado de esa persona que nos gusta. Aunque no intercambiemos una sola palabra. Durante muchos millones de años de evolución los humanos (o sea, lo que éramos antes de humanos, australopitecos y similares) nos hemos emparejado de este modo, sin palabras, por gestos, por esa sensación de “estar a gusto” al lado de alguien del sexo contrario… El lenguaje complejo de la humanidad es relativamente reciente en términos evolutivos. Por eso esa otra forma de cortejo, en donde sobran las palabras, sigue estando muy presente entre nosotros. Hay personas que con solo ver a una mujer o a un hombre, en ese momento fueron totalmente conscientes que esa persona podría ser el gran amor de su vida… sin haber intercambiado una sola palabra, simplemente por que sintieron muy fuerte dentro de ellos que esa persona los enamoraría locamente. A veces por supuesto este sistema instintivo de seducción y de cortejo falla, y luego cuando hablamos con esa otra persona descubrimos que no tenemos mucho en común con ella… No fue el caso de Manolo Escobar y de su mujer, que fue su mujer durante 53 años, hasta que ella, Anita Marx, falleció y la muerte fue lo único que pudo separar a Escobar y a su mujer alemana, como intuyeron ambos la primera vez que sus ojos repararon en la presencia del otro.

Por supuesto que con el tiempo ambos aprendieron el idioma del otro, y al fin pudieron tener charlas en las que constataron que ambos eran muy compatibles, que se entendían muy bien, que tenían personalidades muy complementarias… pero eso ellos dos, Manolo y Anita, lo supieron con solo verse. ¿Cómo es posible que una sola mirada nos pueda dar tanta información? Esto es por lo que ya hemos dicho: evolutivamente no ha existido más que la evolución de tipo instintivo, basada en gestos, en movimientos, en miradas, en aspectos… Por eso los hombres y las mujeres seguimos siendo especialistas a día de hoy en averiguar si alguien nos gusta o no simplemente con un breve vistazo de esa otra persona, sin ni siquiera intercambiar una sola palabra con ella. Han sido millones de años de usar esta técnica de cortejo y de seducción, instintiva, animal, sin palabras… como para que esta forma de cortejo haya sido desplazada por otras formas más evolucionadas. Nada puede desplazar esta forma instintiva de seducir. Aunque no por ello debemos de minusvalorar esa otra forma más evolucionada de seducir, con palabras, de la que hemos hablado. Al fin y al cabo, esa chica que yo digo que me ligué con 8 años y yo mismo, no nos hubiésemos fijado jamás el uno en el otro si no es porque nos dio por hablar… simplemente porque en un primer vistazo, al menos por mi parte, jamás me hubiese sentido atraído por una mujer por la que yo nunca sentí nada… más que ella me escuchaba, que me hacía sentir bien, que me hacía sentir hombre…

Seducir como personas

Pero la evolución siguió adelante, y al final surgimos nosotros, esos simios parlanchines que sufren demasiado por amor… Y entonces esas formas instintivas y animales de cortejo y de emparejamiento, se vieron complementadas con esas otras formas de seducir y de cortejar más evolucionadas de las que hemos hablado. Entonces en vez de gestos, de miradas, de muecas… en vez de eso pues hay palabras, historias, conversaciones, diálogos… la palabra y el texto hablado le quitan algo de protagonismo a los movimientos y a nuestro lenguaje no verbal además de a nuestro aspecto externo. La propia sociedad evoluciona, y hace que el lenguaje y la comunicación verbal sea un instrumento fundamental en la vida ordinaria de hombres y mujeres: usamos el lenguaje para trabajar, para ir a comprar, para organizarnos en la casa, para divertirnos, para solucionar los problemas… El lenguaje al final lo invade todo, y por supuesto, también las relaciones de pareja, también los procesos de cortejo, también los intentos de seducción… El lenguaje al final es un instrumento tan poderoso, que le quita algo de protagonismo a la vieja forma de comunicación no verbal que imperaba hasta el surgimiento de la palabra. Pero nuestra parte instintiva nunca deja de tener una gran importancia, hasta el punto de que los instintos y nuestro yo pasional, animal, emotivo… se empieza a apoderar del lenguaje.

De este modo, todos tendemos a asociar el temperamento biológico e instintivo de alguien con una determinada forma de expresarse mediante las palabras. Es como si nuestra parte instintiva y nuestra parte personal solo fuesen dos manifestaciones distintas de un mismo estrato que es nuestro yo. Es un poco como si se dividiese nuestro yo entre el territorio de verdad; y el mapa del territorio. El territorio correspondería a nuestro yo animal; y el mapa del territorio correspondería a nuestro yo personal. Ambas partes están tan interrelacionadas que modificar una puede suponer el modificar la otra. Por ejemplo, si yo me leo un libro que trata de emociones, de palabras, de la forma de tratar con los demás… eso puede suponer que ciertas partes de nuestro cerebro asociadas a nuestro comportamiento más animal e instintivo, se modifiquen, y de este modo logramos modificar nuestro estrato animal mediante la palabra y mediante nuestro estrato personal. Esto no es una teoría abstracta y pseudocientífica en la línea de esa estafa que es el PNL y otras mierdas de la que he empezado hablando al principio de este artículo: esto está demostrado. La humanidad entera ahora mismo está viéndose modificada debido a los fortísimos estímulos cognitivos que ha supuesto la llamada “revolución de la información”, en la que los libros, los ordenadores, los vídeos, la música… ahora está al alcance de todo el mundo. Solo un dato: los de mi generación (nacidos en los 80ª) somos de media, acorde con mediciones que se han hecho, un 25% más inteligentes que nuestros padres. Esto es por lo que decimos: el texto, en forma de estímulos cognitivos (blogs, libros, Youtube…) nos ha modificado nuestro yo animal y biológico. Pero también ha pasado al revés: al modificar nuestro yo biológico hemos modificado nuestro yo personal. ¿Cómo se ha producido esto segundo? Fácil… a todos algún vecino nos ha dicho cuando éramos pequeños lo grandes que estábamos… mientras algún abuelo replicaba que era el “Cola Cao”… Algo así ha pasado: la mejor alimentación y mejores condiciones materiales de vida han logrado un mejor desarrollo de nuestra biología animal; y eso a su vez ha propiciado que nuestra parte personal, la inteligencia, la conversación, la forma de pensar… se haya visto a su vez incrementada.

Conclusión sobre seducir como animales y seducir como personas

Es difícil hacer una conclusión de un artículo que más que un artículo debería de haber sido un ensayo… Pero creo que detrás de todo este texto muchos lectores ya han captado mi intención de hacernos ver que seducimos al mismo tiempo como animales y como personas. Y eso por lo que hemos dicho: nuestra parte animal (movimientos, aspecto, gestos…) y nuestra parte personal (palabras, conversaciones, pensamientos…) están tan entrelazadas que es difícil de separar una de otra. Por eso se dice eso de que

Se le pilla antes a un mentiroso que a un cojo

Y es que si nuestras palabras mienten y dicen algo de nosotros que es mentira, enseguida nuestro propio yo animal va a contradecir a esas palabras y nos harán quedar por mentirosos ante todo el mundo. Esto lo vemos muy bien hoy día, en la época de lo políticamente correcto, en donde es normal que esos famosos de la tele digan una cosa y hagan otra… y por supuesto cada vez la población tiene esa sensación de los políticos, futbolistas, cantantes… famosos, de que son unos hipócritas y que sus palabras no se corresponden con sus verdaderas personalidades. Simplemente usan las palabras para aparentar ser menos capullos y menos egoístas de lo que en realidad son.

Quizás lo más interesante de nuestro artículo a la hora de aplicarlo a mejorar nuestra personalidad, es la idea de cómo las palabras pueden modificar nuestro yo más interno y animal, por ejemplo, en forma de un artículo que te da unas claves para aprender a sociabilizar mejor. Y al revés: la forma en cómo nuestro yo animal puede modificar nuestro yo personal, aunque es cierto que esto segundo es siempre menos visible porque una mejora de nuestra biología actúa a un nivel físico muy profundo y produce cambios que sólo se ven a largo plazo (África entera por ejemplo tiene problemas en cuanto a la inteligencia media muy baja de sus habitantes debido a la escasa calidad de la nutrición de muchos pueblos africanos, pero eso es la cruz de la moneda, y la cara es que los africanos aumentan su inteligencia a día de hoy de forma espectacular debido a las mejoras en la nutrición, hasta el punto de que a día de hoy el cociente intelectual de muchos países africanos crece al ritmo de un 1% al año).

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Tipos de hombres y mujeres simpáticos y su atractivo (2)
  • Cómo nos gustan las mujeres a los hombres (2)
  • Dos personalidades de hombres que gustan a las mujeres (2)
  • Secretos para atraer a las mujeres (2)
  • Por qué atraen ciertas características del sexo contrario (2)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>