Seducir con nuestra forma de ser

Pues mucha gente le sigue poniendo pegas al terreno de la seducción. Yo estoy de acuerdo con una de las pegas que se le pone al mundo de la seducción, que es la siguiente:

-Se dice muchas tonterías por personas escasamente formadas y escasamente inteligentes

Pero es evidente que no todo tiene por qué ser así, y sí existen personas inteligentes que escriben cosas muy interesantes de seducción. La otra gran pega que se le suele poner al mundo de la seducción es:

-Cada uno es como es, y querer cambiar es traicionarnos o ponernos una máscara que terminará por caer

Esta segunda pega también tiene fácil contraargumento: ¿acaso un médico no debe de formarse para ser médico y actuar de forma “natural? Pues nuestra persona también merece ser entrenada, nuestra forma de ser cambia según la cultura, nuestra forma de tratar con los demás tiene algo de arte, y eso significa artificio, y eso significa que aprendemos y que curtimos nuestra forma de ser mediante unos valores, mediante unas normas culturales, mediante un entrenamiento.

De hecho, en el terreno de la seducción no se trata de cambiar, más que eso, se trata de sacar lo máximo posible de nuestra personalidad. No se trata de dejar de ser quienes somos; más que eso, es al revés: se trata de conocernos más profundamente y esto nos ayudará a sacarle filo a nuestra habilidades de seducción. Sí, lo sé: seductores hay pocos y al final las parejas se crean con dos personas que más que seducirse, simplemente son más o menos compatibles, pero normalmente el amor se reduce a cuestiones bioquímicas y cuando pasa el amor vemos que nuestra pareja no es tan perfecta como creíamos, y simplemente aprendemos a tolerar que estamos con una persona normal que no es más seductora que el común de las personas.

Y con todo, sólo hay una única forma se seducir de verdad, que no es mediante máscaras que caen demasiado pronto: y es seducir con nuestra forma de ser única, especial, carismática…

Distintas formas de seducir según las distintas formas de ser

Verdaderamente hay tantas formas de seducir distintas como tipos de personalidades distintos. Cada tipo de personalidad tiene sus lados buenos y sus lados malos. Por ejemplo:

-Las personas de temperamento sanguíneo son personas sociables, habladoras, con iniciativa cuando están entre la gente, son personas con buen rollo, que no se amargan así como así… Este tipo de persona seduce con su ánimo alto, con su buen humor (no confundir con tener sentido del humor), con su sociabilidad, con su trato agradable y dulce… También tienen sus cosas malas, sobre todo que no suelen ser demasiado inteligentes, que son superficiales, que pueden ser vanidosos y creídos, que puede ser incluso poco resistentes a la frustración, lo que los vuelve agresivos en determinados momentos.

Seducir con nuestra forma de ser

bang

-Las personas de temperamento de tipo colérico son personas muy decididas, valientes, que andan con ese semblante de seguridad y de dominancia, que tienen esa mueca en su cara de autoestima y de seguridad, que son decididos, arriesgados, que emprenden proyectos, que son líderes y que guían a los demás… Este tipo de persona seduce con su semblante de seguridad, con su actividad y capacidad de hacer cosas, con sus modales de líder y con su confianza y autoestima elevada. Desgraciadamente también tienen su lado malo, su seguridad y liderazgo se pueden tornar violentos, y sus acciones pueden resultar poco inteligentes porque tampoco suele ser la inteligencia un don de los coléricos más puros.

-Las personas de tipo flemático son personas tranquilas, calmadas, de buena y fácil convivencia debido a que no son quejones, ni amargados, ni rencorosos… Son personas tranquilas que les gusta la calma, las cosas fáciles, la buena vida… Este tipo de persona seduce con su trato agradable y tranquilo, con sus modales delicados, con su falta de agresividad, con su fina inteligencia analítica… Entre lo malo de este tipo de forma de ser, está que a veces los flemáticos son como un poco cansados, les falta energías, se vuelven aburridos todo el día sin querer hacer nada nuevo…

-Las personas de tipo melancólico son personas intelectuales, les gusta la ciencia, el arte, la literatura, la informática, el cine… Son personas pensativas, filosóficas, reflexivas, les gusta pensar, les gusta ser razonables, pero también les puede gustar la emocionalidad del arte, de la vida, de un día de fiesta… Aún así, el cerebro de los melancólicos suele preferir la tranquilidad, pero no porque sean aburridos como los flemáticos, si no por que el cerebro de los melancólicos se activa de forma muy fácil, sólo necesitan un libro, un café y un sofá, para pasar una tarde muy emocionante entre dragones y cafeína… El melancólico seduce con su inteligencia privilegiada, con su capacidad para ser un filósofo genético, con su profundidad, con su elegancia y sus finos modales… Entre las cosas malas de los melancólicos están que a veces son oscos, oscuros, taciturnos, tímidos, solitarios, amargados…

Nuestra estrategia propia para seducir según nuestra forma de ser

Como hemos visto en nuestros cuatro ejemplos de distintas formas de ser, cada persona tiene una forma de ser típica y especial para seducir. No hay una única forma de seducir. Simplemente lo que le gusta a uno puede no gustar a otro. Digamos que cada uno de nosotros tenemos nuestro público, y nuestra peculiar estrategia de seducir con nuestra forma de ser. Yo mismo tengo, igual que cualquiera, mi peculiar forma de “seducir” que por supuesto no tiene por qué gustar a todas las mujeres. Pero digamos que yo siendo como soy tengo mi público, que es fiel, al que gusto, el que me perdona mis defectos a cambio de esas virtudes mías que tanto gustan… Antes yo mismo creía que era un melancólico puro, intelectual pero algo oscuro. Pero luego me di cuenta que yo tenía un fuerte torrente en mis venas de persona sanguínea, y eso me hace ser más simpático, más alegre, más optimista, más vitalista… que lo que suelen ser los melancólicos, normalmente más ahogados y siniestros.

Al final, con mi personalidad melancólica-sanguínea, yo tengo, como todo el mundo, mi peculiar forma de seducir con mi forma de ser. Pero ¿y cómo es esta forma? Pues por un lado soy intelectual ya que soy melancólico, (algunas mujeres no les gusta esto, pero a otras les encanta), y por mi lado sanguíneo, soy (me da vergüenza decirlo pero es verdad…) encantador en el trato diario, convivir conmigo es como convivir con un tío sensible a la vez que todo un torbellino lleno de la seguridad del temperamento sanguíneo (lo mismo, hay mujeres que prefieren a un tío más brusco, pero a muchas otras sí les gusta convivir con alguien con el que es fácil vivir). Yo seduzco así, esta es mi estrategia particular. Si tuviese que definir mi estrategia para seducir con mi forma de ser con tres palabras, yo usaría estas tres palabras:

1. Inteligencia

2. Simpatía

3. Carácter

Soy inteligente porque me gusta leer, tengo cosas en la cabeza; soy simpático porque siempre estoy de buen humor y pongo al “mal tiempo buena cara”, pero también soy líder porque tengo carácter y soy dominante sin ser violento porque tengo una autoestima muy alta (me ha costao años conseguir esto último…). Desgraciadamente también tengo mis defectos, que son por lo general defectos de melancólico (no tengo los defectos típicos del sanguíneo, aunque sea en un 40% sanguíneo). Por supuesto que hasta los defectos pueden resultar atractivos a la hora de seducir, pero a largo plazo, los defectos puede desgastar a los que están a nuestro alrededor, incluso a nosotros mismos. Si tuviese que definir en tres palabras mis defectos, sería algo así como…:

1. Tímido

2. Obsesivo

3. No me cabrees de verdad porque verás…

Pues eso, soy tímido pero ya no tanto… me sigue costando cuando estoy con familiares y personas que me conocen de antes, pero si no… soy muy sociable, simpático… A veces me evado a mis pensamientos y los demás se cabrean por irme a mi mundo cuando estoy con ellos… pero hay mujeres que las gusta esto también. Soy obsesivo porque por ejemplo yo antes creía que no podría tener novia hasta que fuese alguien más interesante, o hasta que tuviese un trabajo, o hasta que… lo que sea, mi obsesión me hace ser perfeccionista y eso es un defecto porque no hace falta ser perfecto para disfrutar de la vida (algo que yo a veces no entiendo y así termino posponiendo la realización de proyectos para cuando “sea más perfecto”…). Y mi tercer defecto es… bueno, cuando alguien me cabrea de verdad saco el carácter, pero hay que decir que para carearme hay que hacerme algo verdaderamente malo (aunque si sólo me jodes un poco simplemente recurriré a la ironía y a alguna mueca de desprecio…), no me cabreo por tonterías. Estos son mis virtudes y mis defectos, y yo, como todos, seduzco o no seduzco con ellos y seduzco o no seduzco con mi forma de ser (si no funciona con una chica, pues a la siguiente, no tiene más, hoy mismo he ido a comprar unas cosas a un supermercado y yo estaba viendo que tanto la cajera como la clienta que tenía delante de mí estaban bien buenas las dos… quiero decir que si no gustamos a una o a uno pues hay otros candidatos a montones a los que sí gustaremos con nuestra forma de ser… No hay métodos infalibles de gustar por mucho que prometan los gurús de la seducción. Sólo podemos jugar con probabilidades).

Para aprender una muy interesante estrategia de gustar a los demás, aconsejamos nuestro e-book De Poco Sociable a Seductor en dos meses

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Distintas formas de ser (9)
  • Cinco cosas que gustan y cinco cosas que no gustan (9)
  • Rasgos atractivos de hombres y mujeres (8)
  • Todos tenemos defectos y virtudes para seducir (8)
  • Tipos de antiseductores (8)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>