La felicidad al alcance de la mano. Ser feliz

He aquí el mayor anhelo de los hombres de todos los tiempos. Cuando nos levantamos por las mañanas parece que todos nosotros lo hacemos con una idea final en mente. Hacemos muchas cosas al día, pero todas se supeditan al objetivo último de todo hombre: la felicidad. Para algunos, inalcanzable; para otros, al alcance de la mano. En este artículo te explicamos todo lo que necesitas saber sobre la felicidad. A partir de ahí, ya no es una cuestión de “saber” sino de buscarla y de experimentarla.

Estudios sobre la felicidad

Científicos americanos realizaron un estudio sobre los niveles de felicidad de tres conjuntos de personas. En el primer conjunto estaban incluidos los aparentemente más afortunados del estudio: hombres y mujeres que acababan de ser agraciados con un importante premio en la lotería. El segundo grupo eran los aparentemente menos agraciados: hombres y mujeres que acababan de quedar en silla de ruedas debido a un accidente. Y el tercer grupo era un grupo de control, que no les había pasado nada especialmente destacable en los últimos meses, ni bueno ni malo. la felicidadSe siguieron a los individuos pertenecientes a cada uno de los tres grupos, se analizaron sus niveles de felicidad y al cabo de un plazo de cerca de un año se sacaron las conclusiones sobre los niveles de felicidad de estos tres grupos: el grupo formado por personas que habían sido agraciadas con el premio de lotería demostró no tener un nivel de felicidad superior al del grupo de control de personas que no les había pasado nada en los últimos meses. La sensación de felicidad de los agraciados con el premio aumentó los días posteriores de saber la noticia de su premio. Pero a partir de ahí, fue bajando hasta llegar al estado base, estado en el que habían permanecido esos supuestos afortunados antes de que les tocase la lotería. Por tanto, la felicidad aumentó muy rápidamente para, a lo largo de las siguientes semanas, volver a su nivel normal.

No menos sorprendente fueron los resultados de los parapléjicos. Resulta que sus niveles de felicidad cayeron muy rápidamente cuando les comunicaron la noticia de que tendría que moverse el resto de su vida en una silla de ruedas. Pero el nivel de felicidad fue aumentando hasta llegar cerca del nivel de felicidad del grupo de control. Resulta que, al cabo de los meses, las personas parapléjicas sólo eran un poco menos felices que las personas del grupo de control.

Conclusiones sobre la felicidad

Recopilemos las 9 grandes conclusiones que se han extraído en el estudio de la felicidad

1. El dinero no es fundamental a la hora de ser feliz. Se ha demostrado que es muy importante tener una cantidad suficiente de dinero para mantenerse, para pagar con ello los gastos del día a día, pero a partir de esa cantidad, es cierto que el dinero no da la felicidad. Esa cantidad se cifra en unos 12.000 euros, o lo que es lo mismo, unos 840 euros al mes más extraordinarias… que es el sueldo típico de un español medio que está comenzando su vida laboral (si tiene la suerte de tener trabajo).

2. Hay un componente genético muy importante a la hora de ser feliz. Estudios realizados demuestran con absoluta claridad de que si los padres han sido felices, los hijos tendrán grandes posibilidades de sentirse también felices. Hay enfermedades genéticas como la depresión, la esquizofrenia o el trastorno bipolar (son genéticos sólo en algunos casos, por ejemplo, fumar porros puede desencadenar una esquizofrenia, aunque el gen de la esquizofrenia no lo hallamos heredado de nuestros padres) que sin duda disminuyen considerablemente el margen de felicidad de los individuos.

3. Vivir en un país democrático es una de las cosas que más hace felices a los individuos. Los países sometidos a dictaduras tanto de derechas como de izquierdas demuestran un menor grado de felicidad entre sus individuos que los países en donde los ciudadanos son tratados como tales, participando en asuntos públicos, y no siendo tratados como cabras de un pastor que impone su voluntad.

4. La edad no es fundamental a la hora de sentirse o no feliz. Se ha demostrado que la felicidad, lejos de decaer con la edad, comúnmente aumenta. En un estudio Sólo un 17 % de personas de 18 años decían sentirse feliz, contrastando esto con el 70% de personas de cincuenta años que declararon sentirse “felices o muy felices”. A veces la felicidad llega con la edad, a pesar de los tópicos, no conozco a casi nadie que declare que fue feliz en la adolescencia… parece que las hormonas hacen trizas la felicidad. Pero la vida tendrá muchos largos años para compensarnos esos disgustos que tuvimos siendo casi niños…

5. La salud tampoco es fundamental a la hora de delimitar si somos felices o no. Parece que es más importante sentirse sano que realmente estarlo. Eso sí, en todos los estudios nos muestra como un claro freno para poder ser felices a las enfermedades mentales. Una pequeña enfermedad mental es más lesiva para alcanzar la felicidad que una importante enfermedad física. Por ejemplo, una depresión crónica hace trizas la sensación de felicidad, la sensación es todo lo contrario, como si te arañasen la tripa con cuchillas… Y por el otro lado, una persona que conviva largos años con un cáncer, no tiene porque caer en la infelicidad y puede ser tan feliz como una persona totalmente sana, y más feliz que una persona con depresión.

6. Antes hemos dicho que el dinero no da la felicidad. Pero sí que la da un factor importantísimo relacionado con el dinero: el hecho mismo de tener trabajo. Las personas en el paro manifiestan tasas muy altas de infelicidad y la depresión es endémica en el sector de los parados.

7. La condiciones internas o psicológicas son mucho más importantes a la hora de alcanzar la felicidad que las condiciones externas. La felicidad está en nuestra cabeza, no en nuestro coche de lujo o en nuestra mansión en la costa. La felicidad es un sentimiento, no se puede reducir a cosas materiales, aunque desde luego, necesitamos un mínimo de cosas materiales, no ya para ser feliz, sino simplemente para poder vivir.

8. Hay dos factores claves para alcanzar la felicidad. Constituyen nuestros dos últimos puntos. En este primero destaquemos la vital importancia de tener un conjunto de relaciones sociales satisfactorias. Está demostrado que las personas introvertidas que aprenden a emular a las extrovertidas, terminan siendo más felices en poco tiempo. Saber relacionarse bien con los demás es una de las cosas que más puede aumentar nuestros niveles de felicidad. Y por supuesto, también es fundamental tener una familia, y buen trato con la misma. La sociedad te protege de la depresión, el mero hecho de estar con gente todos los días, aunque no hables con ellos, basta su presencia, es el mejor antidepresivo que existe.

9. Y el último factor, importantísimo. Se ha demostrado que tener una buena pareja, novio-a, marido-mujer, da una felicidad al año equivalente a más de 140000 euros (unos 170000 dólares). Podemos pensar que la lotería no es probable que nos toque… pero encontrar un buen novio-a es su equivalente… A algunos-as les ha tocado algo mejor que la lotería: un hombre-mujer encantador y sensual con quien poder pasar parte de su vida.

En definitiva, dejemos de comprar boletos de lotería y echar la quiniela… porque lo único que podemos conseguir de ahí, con mucha suerte, es hacernos ricos, no hacernos felices. Es normal creer que vamos a ser muy felices por tener mucho dinero, pero eso es simplemente un espejismo. La felicidad es más fácil de conseguir que el dinero, pero a su vez, más costoso, por la cantidad de factores que intervienen y que hemos analizado en este largo artículo. Todos sabemos lo que necesitamos para ser feliz… ahora es cuestión de ponernos a buscarlo y no pretender que nuestros problemas se solucionen solos, o con un golpe de suerte por medio de un boleto de lotería premiado.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Datos interesantes sobre la mente humana (3)
  • La clave de la felicidad: estar a gusto en tu casa (3)
  • Cosas que me hacen feliz (3)
  • Diez consejos para sentirse bien (3)
  • El infierno de la soledad (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>