Ser interesantes teniendo aficiones dentro y fuera de casa

Ser interesantes teniendo aficiones dentro y fuera de casaPues seguro que a todos nos ha pasado, que hemos tenido el típico amigo empollón que era inteligente, educado, que sacaba buenas notas, que era agradable como compañía… pero a su vez era un absoluto coñazo por lo aburrido que era y por no querer salir nunca de casa a dar una vuelta, a tomar una cerveza… Es la típica persona que prefería siempre estar en casa con un videojuego, o viendo una película, o escuchando música, o con el ordenador, o estudiando, o leyendo… Verdaderamente todos hubiésemos dado mucho por conseguir que ese amigo tan aburrido que teníamos aunque fuese interesante como persona, aprendiese a divertirse un poco más fuera de casa y compatibilizase sus “aficiones de interior” con otras aficiones más externas. Este es un problema que suelen tener muchas personas un tanto “frikis”, insociables, tímidas, poco dadas a las multitudes… que suelen preferir siempre actividades dentro de casa, tanto solos como acompañados, antes de aventurarse a salir por ahí, con lo cansado que es eso… Aunque tenemos que diferenciar dos tipos de personas que suelen evitar tener aficiones fuera de casa y se centran en las aficiones dentro de casa:

1. Las personas que deciden quedarse en casa realizando distintas actividades porque son fóbicas sociales o simplemente son muy tímidas, y aunque a lo mejor los apetecería salir de casa para hacer algo nuevo, se quedan en casa ante al ansiedad que les causa el salir de casa.

2. Las personas que sin ser tan tímidas o fóbicas sociales, siguen prefiriendo realizar actividades fuera de casa porque para ellos es cansado salir de casa para divertirse, o simplemente sus aficiones y su ocio están tan limitados que estas personas no incluyen como ocio las actividades para las que hay que salir de casa.

En este artículo hablamos de ser interesantes teniendo aficiones dentro y fuera de casa.

Los tímidos que no salen de casa por miedo y los aburridos que no salen de casa por falta de ganas

Desde luego las personas de tipo 1 saben que es fundamental para tener una vida plena, el tener también aficiones externas, pero como su timidez es tan fuerte, que ellos simplemente se ven abocados a tener su ocio y sus aficiones sólo dentro de casa. Es el típico friki que se pasa el día con el ordenador mientras que los demás están por ahí en bares, en discotecas en fiestas… pero él simplemente no se atreve a dar el paso de salir a la calle a divertirse con los demás, simplemente porque su ansiedad social es muy fuerte. Y las personas de tipo 2, son el clásico aburrido o el clásico sosazo que no sabe divertirse más que viendo la tele, o navegando por Internet, o viendo una peli o estudiando para los exámenes… En ambos casos hay una fuerte carencia de actividades fuera de casa. A mí me costó mucho empezar a realizar actividades fuera de casa porque simplemente mi timidez cortaba las ganas que tenía yo de salir por ahí de fiesta, o al bar, o con los amigos a tomar algo (ni tenía amigos, evidentemente…). Pero poco a poco, yo conseguí reponerme de la limitación de mi timidez, con una terapia que quedó recogida en mi libro de Poco Sociable a seductor“.

Las personas de tipo 2, aunque no sean tan tímidas como las personas de tipo 1, también deben de aprender la importancia que tiene el tener un ocio y unas aficiones más variadas, que no se centren únicamente en lo interno, en la propia mente, en el propio hogar; si no que se expandan a lo externo, como una forma de darle más variedad a nuestra vida y de darle mayor carisma a nuestra personalidad.

Los caseros y los fiesteros como modelos de extremismo vitalista

Pero las personas “caseras” no son las únicas que tienen desequilibrios a la hora de usar su tiempo de ocio. Hay otro caso de personas, que les pasa justo lo contrario: son los fiesteros. Los fiesteros no quieren entrar en casa, su vida es la fiesta, no saben divertirse viendo una peli tranquilos en casa, no saben apreciar la lectura de un buen libro, no saben apreciar una tarde en plan tranquilo, en donde se quedan con su novia o sus amigos en casa para hacer un festival de “Star Wars” mientras comen palomitas y se ríen en los descansos con alguna graciosa anécdota que alguien contó…

En este caso, este tipo de personas tienen un desequilibrio contrario a los caseros. Vamos, que son los caseros versus los fiesteros… ¿quién ganará la guerra? Verdaderamente ambos, tanto los caseros como los fiesteros, deberían de aprender a ser más equilibrados en su tiempo de ocio y con sus aficiones, porque normalmente la gente más variada, que sabe divertirse tanto fuera como dentro de casa, que le gusta salir de fiesta, ir a cenar, salir a un bar; pero también le gusta leer un buen libro, ver una peli acompañados, jugar una partida de parchís con su novia, mientras se ríen un rato alrededor de una botella de vino… esta gente más variada, suele ser más atractiva ante los demás, y suelen ser vistos como personas más interesantes y más equilibradas.

Cómo divertirse dentro de casa

Pues para equilibrar un poco el desequilibrio de estos “fiesteros”, nada mejor que aprender a disfrutar de la lectura en ese día lluvioso en donde nosotros nos arropamos con una manta, y al lado de un buen café nos internamos en las aventuras literarias más increíbles jamás contadas. Y así podemos vivir aventuras increíbles sin salir de casa, de mano de libros como La Reina de los Hielos, con los que no pensaremos ni por un momento en salir de casa antes de saber cómo terminará la historia. Además, podemos hacer otras muchas cosas dentro de casa: ver una peli con nuestra novia, y al final de la peli hacer un debate, y al final del debate irnos para la cama… Jugar una partida a uno de esos juegos de mesa, tipo el parchís, o el Risk… y quizás nos apostemos con nuestros compañeros de piso o con nuestra novia quién hace la cena ese día… Escuchar música mientras nos abrazamos con nuestra novia o con nuestros compañeros de piso (los hay muy cariñosos…) y así simplemente disfrutamos de la música y de la compañía… las posibilidades son ilimitadas.

Como divertirse fuera de casa

Pero también hay un gran mundo de ocio fuera de casa. Podemos ir a un bar con una amiga, y tras pedir un café, descubrir que una tarde entera se va en una conversación alrededor de un café con una amiga. Podemos ir de excursión, y realizar con los amigos esa ruta tan bonita que nos habían recomendado. Podemos ir a las ferias del pueblo de al lado, pasarnos allí el día impregnándonos del ambiente de fiesta y disfrutando con las celebraciones; podemos ir al cine con esa amiga especial, y todo, el prepararnos, el salir de casa, el pensar en el encuentro con nuestra amiga, el verla, el saludarla, el comprar las entradas, el entrar en la mágica sala futurista de cine, el ver la peli, el acabarse la peli y el regresar las luces… y luego la despedida de nuestra amiga… todo, absolutamente todo, nos hará disfrutar estando fuera de casa, con una inmensa variedad de sensaciones que nos estimulan y que nos divierten.

Conclusión sobre ser interesantes teniendo aficiones dentro y fuera de casa

Y es que, saber divertirnos tanto fuera como dentro de casa, nos hace a nosotros mismos más interesantes y carismáticos ante los ojos de los demás. ¿A quién no le encantan esas personas que saben divertirse tanto fuera como dentro de casa? Nos gustan a todos. Además, de este modo nuestra vida se expande y el contraste entre aficiones fuera y dentro de casa nos estimula un montón y de esta forma somos más felices.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cinco cosas que nos dan carisma (6)
  • Coach para mejorar nuestras habilidades de seducción (5)
  • Cómo hacer amigos (5)
  • El trekking o senderismo como deporte y afición (5)
  • Dos formas de sociabilizar (5)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>