ambiciones

El éxito como conjunción de probabilidades

Muchas personas muy perfeccionistas y algo “ahogadas” tienen un gran problema: ellos lo quieren todo perfecto, quieren que las cosas salgan bien siempre, quieren que todo valla según los planes, no son capaces de asimilar que algo salga mal (más…)

Cómo expandir nuestras posibilidades vitales

Si por casualidad algún antropólogo descubriese a uno de esos famosos “hombres de cromagnon” u hombres de las cavernas en algún recóndito lugar de la Rusia siberiana… o en la selva del Congo, o en el Amazonas brasileño… y el antropólogo cazase a ese cromagnon y lo trajera hasta la ciudad de Barcelona (más…)

La clave del éxito en nuestras ambiciones

Todos queremos conseguir cosas. De hecho, la inmensa mayoría de las miles de personas que entran en mi blog cada día (no está mal para un blog que no ha cumplido su segundo aniversario…), buscan información para que las ayude a conseguir una ambición, que también puede ser la ambición de superar un problema. (más…)

Si necesito pedir consejo ¿a quién pido consejo?

Todos en algún momento de nuestra vida necesitamos algún consejo de alguien que nos comprenda y que nos de recomendaciones. Es entonces cuando pensamos en pedir consejo. Desgraciadamente, los consejos que suele dar la gente son tan malos (más…)

Alcanzar el éxito en el ámbito laboral y amoroso

¿Cuantos ámbitos existen para tener éxito? Muchos, el amor, la economía, la amistad, la vida, la familia, la felicidad… Cuando escuchamos la palabra “éxito“, es posible que cada persona que la escucha piense en un ámbito distinto y en una forma de éxito distinto. Esto es normal, más teniendo en cuenta que nuestras ambiciones personales (más…)

Acabar con el excesivo super-ego para reforzar la autoestima

A veces nos exigimos demasiado a nosotros mismos: estudiar más, trabajar más, encontrar trabajo ya (a pesar de ser difícil),… De alguna manera la sociedad nos mete en la cabeza que si no nos esforzamos más, que si no llegamos más alto que nadie, es que hemos “fracasado”. Y esto lo exige una sociedad abúlica, nihilista, egoísta, poco culta,… (más…)