perfección

Los diez grandes errores que he cometido al buscar pareja (primera parte del 1 al 5)

A día de hoy se ha disparado el número de personas que permanecen sin pareja pero que desearían tener pareja. El alto índice de rupturas precipita esta situación que contrasta con la situación que había en otros tiempos, en donde la gente se emparejaba muy joven (más…)

La paradoja de las personas con timidez 2 (símbolos del miedo)

La paradoja de las personas con timidez 2 símbolos del miedo

whiterussian

Continuación de La paradoja de las personas con timidez

En el anterior artículo decíamos que el concepto de tímido-introvertido había sido un tanto despreciado por nuestra sociedad superficial, materialista, anti-intelectual… En cambio, se potenciaba el concepto del extrovertido (más…)

Seducir con nuestra forma de ser

Pues mucha gente le sigue poniendo pegas al terreno de la seducción. Yo estoy de acuerdo con una de las pegas que se le pone al mundo de la seducción, que es la siguiente:

-Se dice muchas tonterías (más…)

No tengas vergüenza

Mis queridos tímidos, ahogados, pesimistas, insociables, intratables… siempre creyéndose que el mundo está pendiente de ellos, siempre creyéndose que la gente analizará todas y cada una de sus palabras y de sus acciones para decidir que no están a la altura… (más…)

El éxito como conjunción de probabilidades

Muchas personas muy perfeccionistas y algo “ahogadas” tienen un gran problema: ellos lo quieren todo perfecto, quieren que las cosas salgan bien siempre, quieren que todo valla según los planes, no son capaces de asimilar que algo salga mal (más…)

La clave del éxito con el sexo contrario

Recuerdo que un chico que conocí hace poco me hizo una pregunta que yo le contesté mal. Este chico, a sabiendas de que yo tenía un blog de seducción, me preguntó que qué consejo daría si tuviese que dar un único consejo sobre cómo conseguir ligar. (más…)

Las mujeres que amamos

las mujeres que amamosRecuerdo cuando tenía 19 años. Desde luego, ya me gustaban las mujeres, pero para mí era arriesgar demasiado… por eso me limitaba mirarlas cuando no se daban cuenta… De todas formas, y entonces yo era muy tímido, y para que yo mirase a una mujer, me tenía que gustar mucho… (más…)