Temas de conversación interesantes

Pues lo cierto es que a la hora de enamorar y de ligar hay un factor fundamental: la conversación. Tener una buena e interesante conversación nos otorgará muchos enteros de cara a ligar y flirtear con el sexo contrario. Pero no solo con el sexo contrario. Las personas con una conversación interesante, y con unos temas de conversación interesantes, son más populares y aceptados socialmente que los que no tienen una conversación interesante. Tan importante es tener una buena conversación, que normalmente las personas que son muy “ligonas” su éxito se debe precisamente a su lengua y a su capacidad de enamorar con la conversación. Desde luego hay que saber también cambiar entre hablar y escuchar; pero en este artículo nos centraremos en una parte fundamental de las buenas conversaciones y de los buenos conversadores: los temas de conversación. En este artículo, temas de conversación interesantes, tanto con amigos, como con nuestra pareja, como con nuestro “ligue”…

El factor fundamental del enamoramiento y del seducir

Recuerdo cuando hace años yo mismo estaba acomplejado porque la demás gente me recriminaba que “hablaba poco”. Yo me creía por ello una absoluta mierda, debido a mi timidez y a mi retraimiento… Los demás al final me terminaron por convencer que hablar mucho era lo más guay que existe; y que las personas que hablaban mucho eran las más interesantes y seductoras… Pero con el tiempo me di cuenta que esto no era así: para enamorar con nuestra conversación no hace falta hablar por los codos. De hecho, gente que habla mucho, y gente que habla poco, pueden en cualquier de los dos casos seducir mucho o seducir poco. No es una cuestión de cantidad: si no de calidad. Aunque desde luego hay que saber administrar bien los silencios… Pero en este artículo no hablaremos de silencio: si no de palabras, palabras organizadas en conversaciones seductoras. ¿Cuales son los temas de conversación que más enamoran y que nos harán populares ante los demás?

En la mayoría de las parejas se suele producir un fenómeno que podemos llamar “de vacío”. Y este fenómeno consiste en que, cuando él y ella se ven por primera vez, es posible que sientan una tremenda e irresistible atracción mutua, hasta el punto de caer rendidos ambos a los pies del otro:Temas de conversación interesantes Así empieza una relación, pero en no mucho tiempo, los dos miembros de la nueva pareja empiezan a darse cuenta que aunque al principio ambos se seducían el uno al otro con unas agradables conversaciones que giraban en torno a intereses comunes, en no mucho tiempo esas conversaciones se agotan, como si se nos acabasen los temas de conversación y ya no nos pudiésemos seducir en pareja mediante la conversación.

Así, parece que no nos queda más remedio que estar en silencio; o peor: repetir y volver una y otra vez sobre temas de conversación ya gastados en la pareja. Esto no sólo pasa en las parejas: también entre amigos, entre familiares, entre compañeros…. Precisamente ando leyendo ahora el “Diario de Anna Frank”. Y en uno de los pasajes Anna se queja de que los habitantes de la casa en donde se escondían de los nazis no hacen más que repetirse una y otra vez en sus conversaciones: siempre las mismas historias, siempre las mismas anécdotas, siempre los mismos tópicos… Anna Frank al final termina diciendo que la conversación se la hace insoportable, y que solo se vuelve interesante cuando entra en la conversación alguno de los temas prohibidos, como la política. ¿Hay alguna manera de poder seducir con nuestra conversación durante muchos años? ¿Cual es la mejor manera de enamorar con la conversación? ¿Cuales son los temas que harán que los demás caigan rendidos ante nuestras siempre emocionantes palabras?

Tres grandes tipos de temas de conversación

Podemos conversar de una infinidad de temas: sobre coches, sobre política, sobre literatura, sobre el trabajo, sobre lo que dan en la tele, sobre nuestras emociones, sobre chismes de nuestros vecinos… Pero todos estos temas de conversaciones se pueden agrupar en tres grandes tipos de temas de conversaciones:

1. Conversaciones sobre lo que nos pasa en nuestro día a día: en este primer gran tipo de temas, hablamos sobre nuestras cosas, sobre cómo nos ha ido en el trabajo, sobre lo que hemos desayunado, sobre nuestros planes para el fin de semana, sobre si tenemos pensado ir de vacaciones a un sitio o a otro, sobre cuando quedaremos para ir a cenar con nuestros amigos… Podemos conversar tanto sobre cosas del pasado (recuerdos antiguos, nuestra primera comunión, o recordar cuando nos expulsaron de clase por ser unos gamberros hace ya años…); sobre temas del presente (sobre cómo nos va en el trabajo, sobre las buenas o malas relaciones que tenemos con los amigos, sobre lo que vamos a hacer el próximo fin de semana…); o sobre temas del futuro (sobre qué pensamos estudiar después del bachillerato, sobre nuestros sueños vitales, sobre si tenemos pensado tener hijos, o sobre cómo nos gustaría vernos dentro de tanto tiempo…).

2. Conversaciones sobre cine, sobre literatura, sobre fútbol,… Y en general, conversaciones sobre mundos de segundo nivel. ¿Qué es un mundo de segundo nivel? Pues estos mundos tienen mucho que ver con el juego y con el arte: cuando seguimos la liga de fútbol española, lo que hacemos en realidad es participar de un meta-mundo (un mundo de segundo nivel) que es siempre artificial. O sea, no son cosas de nuestra vida, son cosas que pertenecen a un mundo creado como artificio y que no es exactamente real. Pero nos implicamos tanto con este mundo de segundo nivel que es casi como si fuese real, y como si se solapase con nuestra realidad de primer nivel. En inglés la palabra “play” hace referencia tanto al juego; como a una representación de teatro. Con esto ya vemos que en este mundo hay dos grandes fenómenos: el arte, y el juego. Cuando nos enganchamos a la liga de fútbol es parecido como cuando nos enganchamos a una serie de televisión (por ejemplo, a “Cuéntame“). En ambos casos nos metemos en un meta-mundo (mundo de segundo nivel, artificial), que aunque no sea real, sentimos que tenemos una parte de nuestra vida en ese mundo de segundo nivel. A estos mundos de segundo nivel pertenecen fenómenos como los videojuegos, los juegos en general, el cine, las series de la tele, el “Gran Hermano”, la política y su juego falso (porque manipula el mundo real), y los productos artísticos en general. Es evidente que no sólo podemos conversar sobre cosas que nos pasan en nuestra vida (real); todo el mundo alguna vez ha conversado sobre fútbol, sobre cine, sobre política, sobre lo que pasó ayer en el “Gran Hermano”… De este modo parece que ampliamos nuestros temas de conversación, pues ahora ya no estamos limitados para hablar sólo de lo que nos pasa en nuestra vida real: ahora le añadimos a nuestra conversación más vidilla, pues podemos hablar de las pelis de “El Señor de los Anillos”, podemos hablar de fútbol, de lo que pasa en el panorama político nacional, de la obra de teatro que fuimos a ver el otro día… De este modo se amplian nuestros temas de conversación con estos mundos de segundo nivel.

3. Conversaciones sobre temas abstractos y teóricos. ¿Podemos seguir ampliando nuestros temas de conversación para ser lo más seductores posibles? Sí. Y de este modo llegamos al tercer gran tipo de temas de conversación. Para que entendamos en qué consiste este tipo, podemos poner un ejemplo:

-Si quiero tener una conversación que se base en el tipo 1 de nuestra escala, por ejemplo, una conversación sobre el amor, puedo contar a alguien un pasado romance que tuve con una chica.

-Si quiero tener una conversación que se base en el tipo 2 de nuestra escala, también sobre el amor, pues puedo recordar y contar la historia de amor que vivieron Aragorn y Erwin en las películas de “El Señor de los Anillos”.

-Y, ¿cuál es el equivalente para nuestra historia de amor en el tercer tipo de nuestros temas de conversación? Pues realmente equivaldría a una reflexión más general sobre el amor, sobre las relaciones, sobre si “el amor es para siempre” o si se agota. Podríamos reflexionar sobre qué es lo que enamora de la otra persona; sobre la importancia del atractivo físico en una relación; sobre la importancia que le dan los hombres y las mujeres a las relaciones sexuales en la pareja; sobre qué factores masculinos o femeninos son los que más enamoran al sexo contrario,… Y en general, en este tercer tipo de temas de conversación reflexionaríamos de forma más abstracta, teórica y general sobre distintos temas. Esto amplía considerablemente nuestro repertorio de temas de conversación: al poder hacer reflexiones más teóricas, nuestro mundo interior se expande de forma monumental, resultando esto siempre muy seductor para los demás. Si nos limitásemos a hablar de lo que nos ha pasado; o de las series de la tele, pues nuestra conversación sería más pobre y no tendría ese punto de “abstracción” que ha veces se hace muy seductor, sobre todo debido a lo que amplia el mundo interior de las personas.

Conclusión sobre temas de conversación

Pero pese a lo dicho, las personas que van de “abstractos” no ligan demasiado… El tipo de temas de conversación 3 (conversaciones más abstractas) debe de estar siempre mezclado con los tipos 1 y 2 (sobre todo con el tipo 1), a riesgo si no de que los demás se asusten de nosotros por parecer un tanto “alucinados”. De alguna manera el tipo de temas de conversión 3 es un “aliño” a los tipos 1 (sobre todo) y 2 (en menor medida). Por ejemplo, nosotros podemos contar cosas sobre una relación que tuvimos hace tiempo, y en ese contar cosas de nuestra vida (tipo 1), pues se puede colar alguna reflexión sobre el amor, sobre si es mejor estar sólo antes que haber amado y haber fracasado en el amor… pero siempre sin abusar. Este tipo de temas de conversación 3 es un poco como la estructura de una casa: está por dentro, pero por fuera no se ve, pues lo tapan la casa que es nuestra vida real. O también es un poco como la sal en un guiso: es un condimento que sólo debe de usarse como aliño, y no pretender realizar un guiso entero a base de sal, pues es evidente que no habría dios que se lo comiese… En la sabia mezcla de estos tres elementos está la clave de la conversación seductora. Y siempre sabiendo que lo más importante es la sinceridad que nos otorga los temas de conversación del tipo 1; aunque también sabiendo que los temas de conversación del tipo 3 hacen de una especie de “estructura de nuestra conversación”, que sostienen a esta y la hacen más seductora y mucho más resistente al paso del tiempo, con lo que seguiremos seduciendo con nuestra conversación a los demás después del breve pero intenso impacto del conocer gente nueva.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Un secreto de mi madre para ligar y conocer gente (5)
  • Los diez grandes errores que he cometido al buscar pareja (segunda parte del 6 al 10) (5)
  • Coach para mejorar nuestras habilidades de seducción (5)
  • Grandes preguntas y respuestas sobre la seducción (4)
  • Cómo ser atractivos (cinco lecciones claves) (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>