Tener amigos

A día de hoy es difícil hacer amigos. El egoísmo elevado a principio cósmico operando en el corazón pleno de nuestra sociedad hace que 9 de cada 10 personas actúe por un interés que ralla lo ruin. Hay que aclarar una cosa: si jodes a tus amigos, si los olvidas cuando te interesa, si eres interesado en exceso, si no tienes ni la más mínima noción de altruismo y de compasión, con todo eso, no somos más “fuertes” ni adaptables en el sentido darwiniano. Quiero decir, que yo por naturaleza, por ejemplo, soy buen persona (es así, lo llevo en la sangre, se me nota hasta en la cara, que tengo “cara de bueno”…), siempre trato a los demás de forma cortés, de forma generosa, de forma cuidadosa… y jamás me he perjudicado a mí mismo por eso. Esto en otras palabras quiere decir que para tener amigos hay que empezar por ser buen tío, por ser buena gente, por cultivar una noción elevada de la amistad. Y es que en nuestra sociedad se lleva el creer algo así que si tienes un mínimo gesto de caballerosidad, de generosidad, de altruismo con tus amigos o con quien sea, eso significa que te perjudicas a ti porque nos han inculcado la mentira de que cuanto más agresivos, cuanto más despiadados, cuanto más violentos seamos más prosperamos. De hecho es al revés: normalmente las personas más altruistas, más generosas, más simpáticas con los demás… son personas de mayor éxito, incluyendo el éxito social. A Darwin hay que interpretarlo bien: yo siempre he tratado estupendamente  los demás (con las excepciones de que soy muy duro y algo agresivo con los “jetas”), y jamás me he perjudicado a mí mismo por eso. Al revés: forma parte de mi peculiar carisma y de mi extraño magnetismo personal esa generosidad mía con los demás, ese buen trato, esa simpatía una vez he atravesado mi típica frialdad de desconfianza cuando conozco a alguien por primera vez. Y es que. a grandes rasgos hay dos cosas que nos impiden tener amigos:

1. Somos muy tímidos y vergonzosos.

2. Aunque no somos tímidos, somos muy malos en el trato social.

Ambas cosas se complementan, en el sentido de que la timidez y la ansiedad social pueden derivar de que somos malos en el trato con los demás, y eso nos causa inseguridad, desconfianza… Yo he estado más de 10 años sin amigos (y eso qauiere decir también que he estado más de 10 años sin novia, porque la mejor forma de “ligar” es tener amigos, y sobre todo “amigas”). Y me pasaba un poco de estas dos cosas: por un lado, era muy tímido, muy inseguro… Y por otro no tenía mi sociabilidad tan curtida como a día de hoy. Para los que quieran saber qué hice más o menos para mejorar mi trato con los demás, les recomiendo mi primer libro de autoayuda “de Poco Sociable a Seductor en dos meses”. De cualquier forma, en este artículo hablamos de tener amigos.

Anécdotas con los amigos

Y es que me acaba de pasar algo muy raro… Resulta que tengo una amiga que es más que una amiga… y como resulta que otra vez vuelvo a estar sin Internet (se sabe cuando se me va el Internet, pero no cuando regresa…), pues para comunicarme con ella le he mandado un SMS… pero resulta que tengo varias entradas en mi móvil con el nombre de esa chica a la que pretendía mandarla el SMS… Total, que creo que le he mandado un mensajito de amor a una chica de igual nombre que mi amada que sólo he visto una vez en mi vida y que supongo habrá flipado bastante…

Y es que a esta chica (la que casi no conozco, no mi amada), la conocimos a raíz de un grupo de salir por ahí que formemos por Internet. El grupo funcionaba dentro de una de estas redes de singles para conocer gente… Y esta chica se apunto a nuestra “quedada”. Esto fue hace sobre año y medio, aquél día llovía y habíamos quedado con dos chicas nuevas ni más ni menos… Como digo, las había encontrado yo con estas páginas de amistad por Internet (son oro puro, mucho más barato que el Meetic y mucho mejor para conocer mujeres… tanto es así que he pensado en escribir un libro para aprender a usar Internet para conocer gente y para ligar… próximamente…). Por aquél entonces éramos cuatro miembros en el grupo. Es muy interesante, porque este grupo de cuatro miembros (yo incluido) fue el primer grupo de amigos que tuve después de mis diez años de soledad (a penas he hablado de esto, quizás por mantener la intimidad… pero no creo que se mosquee ni se moleste nadie…).

En agosto hará dos años que nos reunimos por primera vez. Yo llevaba 10 años sin apenas contacto humano salvo con mi madre… Y resulta que en ese día lluvioso del que hablaba, íbamos a conocer a otras dos chicas, pues como digo ya éramos 4, los 4 miembros originarios que formemos mi primer grupo, dos chicos y dos chicas. Y como digo, quedemos con dos chicas… a una de ellas la di mi móvil para si no nos encontraba… y ella me dio el suyo por un e-mail… que es el móvil al que acabado de mandar el mensajito de amor…

Y al fin, llegaron esas dos chicas nuevas en aquella noche de sábado lluvioso de otoño. Una de ellas era muy inquieta, muy flaca, parecía simpática; la otra era a la que la he mandado el mensaje de SMS… con unas decenas de kilos de más y de aspecto roquero. Al final nos presentamos y nos fuimos por ahí de fiesta… Al final de la noche nos lo habíamos pasado muy bien… Nos despedimos y nos fuimos cada uno a su casa. Y es que yo me pregunto ¿por qué esta chica ya no volvió a dar nunca señales de vida, cuando la habíamos tratado divinamente, cuando la habíamos abierto nuestra amistad… (la chica obesa)? La invitemos unas cuantas veces más, al principio contestaba; con el tiempo ya perdió el interés. Teniendo una concepción tan pragmática de la amistad, no se puede tener amigos. (Hay que decir que la otra chica que conocimos aquél día, sí hemos seguido manteniendo el contacto hasta el día de hoy… de hecho, de los 6 que quedamos aquél día, sólo tengo contacto de verdad con esta chica y con la otra, a la que sí la debería de haber llegado mi SMS… hay una tercera chica que también tengo contacto, pero ella tiene síndrome de Asperger y siempre traía problemas, se enfadaba ella y nos enfadaba a los demás… El otro chico… pues también debería de tener una concepción pragmática de la amistad, porque cuando lo arregló con su novia ya no quiso volver a saber nada de nosotros… aunque seamos muy simpáticos, muy agradables, muy carismáticos… aunque yo sí mantengo algo de contacto con él vía Facebook. En nuestra sociedad del egoísmo, no se puede hacer amigos más que entre un pequeño porcentaje de personas con una concepción menos interesada y más noble de la amistad).

Conclusión sobre tener amigos

Lo cierto es que con los cientos de personas que he ido conociendo en estos casi ya dos años (cómo pasa el tiempo…) he ido haciendo una especie de colección de amigos menos interesados, más leales, más duraderos… He tenido que filtrar a cientos de personas para llegar a tener un pequeño grupillo de amigos más o menos fijos. Es muy triste… pero es así: la gente es egoísta e interesada. Y aún así tienen amigos. Pero son meras relaciones de interés recíproco: yo voy contigo y tú conmigo, pero ninguno de los dos daríamos un duro por el otro.

De cualquier forma es importante tener amigos, ellos nos consuelan, nos ayudan en los malos momentos, nos acompañan en los ratos de ocio… y a veces, entre los amigos del sexo contrario, surgen relaciones. Como empecemos diciendo en el inicio del artículo, hay dos grandes problemas para esa gente que no tiene amigos: falta de educación social; y timidez extrema, ambos relacionados como ya hemos dicho. Para tener amigos, nada mejor que empezar por eso otro que ya hemos dicho: cultivar una noción de la amistad menos interesada, más leal, menos utilitarista… Pero eso no siempre funciona… yo he llegado a ser toda una leyenda social… y aún así la gente no se quedaba a mi lado, como amigos, simplemente porque tenían otros planes, y una concepción utilitarista de la amistad.

Pero el ser generoso, comprometido, altruista, buena persona… nos abre de cualquier forma un montón de oportunidades sociales. No sólo tendremos mejores amigos y disfrutaremos más de las relaciones sociales: también es más fácil que alguna de nuestras “amigas” nos diga que sí ante una proposición decente y seria nuestra. Frente a los tópicos, a las personas altruistas las va mejor en la vida, porque al ser comprometidos con los demás sin caer en la sumisión (yo soy muy simpático y servicial con los que se lo merecen; pero soy un matón y un broncas con los jetas, con los interesados…) eso nos da un fuerte carisma, nuestra personalidad atrae muy fuertemente, y eso siempre enamora a ellas.

La amistad y el amor siempre estarán relacionadas porque el sueño de todo verdadero hombre es poder llegar a empezar una relación sentimental con su mejor amiga. 

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Donde se liga más (8)
  • Cómo quedar con una chica (8)
  • Aprender a ir a sitios solos y a hacer cosas solos (7)
  • Dos formas de sociabilizar (7)
  • Los diez grandes errores que he cometido al buscar pareja (segunda parte del 6 al 10) (6)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>