Tener o no tener novio o novia

Tener o no tener novio o noviaAcabo de oír por la radio a un chico que le quería dedicar una canción a “alguien especial”. Este alguien especial es, según él, “alguien que le hace volar y que acaba de conocer”. Evidentemente el que dedicaba la canción era un hombre que acababa de conocer a una piva y está ahora mismo en otro mundo. Cuando acabas de empezar una relación con alguien, el amor te transforma, y entras en una especie de trance de felicidad perpetuo. Este es uno de los principales motivos del por qué todo el mundo quiere tener pareja. Los inicios de las relaciones son, como todos sabemos, lo mejor del noviazgo. Nuestro cerebro empieza a generar una serie de sustancias que nos causan gran placer. Y es precisamente esa pareja con la que acabamos de empezar una relación la causante de que nuestro cerebro genera tales dosis de felicidad química. De alguna manera, nuestro novio o novia se termina convirtiendo en una droga: lo queremos ver todos los días, porque sabemos que en él-ella tendremos un gran momento de felicidad. Y aunque no lo veamos, su solo recuerdo nos causa todo tipo de sensaciones placenteras en nuestro cerebro. De este modo, tener una buena pareja, un buen novio o una buena novia, nos da una felicidad anual equivalente a la felicidad que nos daría más de 120.000 euros al año (unos 140.000 dólares americanos, recuerden mis lectores de América que España tiene como moneda el Marco Doble, o sea, el Euro…). Pero no todo parece bonito a la hora de tener novio o novia: se dice eso de que el matrimonio es como una jaula: los que están dentro querrían estar fuera y los que están fuera querrían estar dentro. Si el amor es un magnífico sustituto de nuestra ración de chute diario (sin efectos secundarios), entonces, ¿puede tener algo malo el tener novio, novia…? En este artículo respondemos a la cuestión de si tener o no novio o novia.

El amor y el noviazgo

Las drogas son muy malas porque son muy caras. Pero además las drogas tienen otras cosas malas: te hacen ver el mundo de una forma muy distinta a la verdadera esencia. Algún físico me podría echar en cara que siempre vemos el mundo de forma distinta a como es. Todos hemos oído ese ejemplo que pretende aclarar la mente. Imaginémonos que estamos en un bosque, y se cae un árbol. ¿Hace algún ruido ese árbol al caerse? Evidentemente si. Pero imaginémonos ahora que se caen un árbol en un bosque en donde no hay nada ni nadie para oír ese ruido. ¿Hace algún ruido el árbol? Lo cierto es que no, entre otras cosas, porque el ruido sólo es una determinada manera que tiene nuestro cerebro de interpretar unas hondas mecánicas que llegan hasta nuestro tímpano. Y si no hay cerebro para interpretar esas hondas como ruido, no hay ruido, pues el ruido sólo está en nuestra cabeza. Lo que sí existe de seguro son las hondas mecánicas, pero nuestro cerebro las interpreta como ruido, y otro cerebro de una especie extraterrestre quizás interpretase esas hondas como sabor a fresa. El mundo de la física es muy distinto al mundo de la realidad cotidiana: vivimos una ficción de nuestro cerebro. Pero la droga hace que esa ficción sea aún más descabellada y sobre todo, inconsistente.

Si el amor, efectivamente, consiste en que algo o alguien nos genera una cierta cantidad de neurotransmisores y otras sustancias que hacen que nuestro cerebro tenga un subidón de felicidad, entonces estaríamos encantados de poder amar: eso nos hace felices, encontramos a una persona y luego siempre estamos deseando volver a verla, a todas horas, en todas las circunstancias… hasta que se acaba la droga.

Así podemos entender el ejemplo que he puesto arriba, eso de que el amor es como una jaula (bueno, el dicho nos habla de matrimonio, pero es un dicho antiguo…) Cuando llevas mucho tiempo al lado de un novio, novia, marido, mujer,… tu cerebro ya no genera tantas sustancias como antes, ya no nos estimula tanto como antes. Este es el lado malo de tener novio, novia, marido, mujer. La única realidad es la de la física (bueno, el mundo del espíritu también existe, pero se sustenta en el mundo físico), y con el tiempo terminaremos viendo que esa persona que tanto nos enamoró, al final es un chico-chica que no es tan perfecto, ni sublime, ni divertido, ni guapo,… como nos pareció al principio. Las drogas es lo que tienen: todo parece muy bonito, hasta que empiezas a ver por el espejo interior del coche unas lucecitas como azules que parecen dar vueltas mientras oyes un ruidito como de una sirena…

10 Razones para tener novio o novia

Pero por supuesto, aquí a todos nos encantan los placeres de la pobreza, el sexo, las drogas y el Rock and Roll. Y con las mujeres (u hombres, al gusto…) podemos tener todo eso en uno. Todo lo dicho sólo debe de ser entendido como una forma de precaución: nada dura para siempre, quizás los ciclos del universo duren para siempre, pero en cada nueva vuelta de tuerca de la realidad que sustenta nuestros sueños, surgen nuevos seres distintos de los que habitaron la vuelta de tuerca anterior. Por eso, el amor casi nunca dura más allá de dos años. ¿Os parecen poco? ¿Dos años de felicidad os parecen poco? Pero ¿Y luego? ¿Cambiar de droga…? Por supuesto, aquí sólo nos drogamos con mujeres y con cerveza. Si acaso también con Rock and Roll… Luego… no sé que viene luego, pero que a nadie le pille de improviso que el amor tenga comúnmente fecha de caducidad. Aun así, cuando uno tiene hambre está dispuesto a comerse hasta un yogur caducado y con moho dentro… No se lo que viene después del amor; lo que sí se es lo que viene antes y durante: sexo, diversión, respiraciones entrecortadas, mujeres en bragas en nuestra habitación…, y un montón de cosas más. Concretamente diez. Diez razones para tener novio o novia.

1. Porque si no tienes novia antes de los 25 años te empiezan a mirar como al tonto del pueblo.

2. Porque te ahorras un montón en prostíbulos y en revistas porno.

3. Porque así tienes un confidente al que contar tus pequeños secretos.

4. Porque cada día que tu novia estrene bragas te levantarás con la sensación de que ese es un día especial.

5. Porque tendrás a alguien que estará ahí siempre para apoyarte en los malos momentos.

6 Porque así tendremos sexo al menos dos o tres veces a la semana.

7. Porque necesitamos besar a algo, y nuestra madre ya está cansada de decir eso de “este armario parece que tiene como babas…”

8. Porque así tendremos a alguien al quien abrazar cuando nos den una nueva alegría.

9. Porque nos gusta estar en compañía de alguien que nos pone a cien.

10. Y porque los orgasmos son más que cuarks y electrones. Y los besos, las caricias, las miradas,…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Seducir al amor (4)
  • ¿Rollos de una noche o relación seria? (4)
  • El valor del amor y de una buena pareja (4)
  • Cómo empezar una relación amorosa (4)
  • La evolución de una relación de pareja (4)
  • Comments

    • lei dice:

      Tienes razon con lo de q el amor es una droga….ahora lo entiendo…..jajajajajaja

    • dfrf dice:

      Sí, me has ayudado, mereces mi comentario. Llevo tiempo buscando respuestas encontrando tan solo ñoñerías. Esto, en cambio, tiene suficiente base/sustentación para mí. Agradezco el post y doy gracias a los que lo han escrito. me han iluminado bastante, gracias de nuevo.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>