Terapia cognitiva para ser felices

terapia cognitiva para ser felicesImmanuel Kant (no confundir con el ex-portero del Bayern München…) fue un pensador alemán que hizo un gran hincapié en los errores de percepción del alma humana. Vamos, que dentro del espíritu de los hombres se insertan ciertos errores cognitivos, o distorsiones categoriales, que nos hacen percibir la realidad externa de una forma distinta a su verdadera esencia. Desde esta senda kantiana, los psicólogos cognitivos del siglo XX han desarrollada la llamada terapia cognitiva contra la depresión. La idea de estos psicólogos es la misma que la de Kant: usar el pensamiento para derrocar esos errores que tanto daño nos están haciendo. Así, es una idea clave en la terapia cognitiva contra la depresión la de destruir las falsas percepciones, llenando esos huecos por percepciones del mundo, de nosotros mismos, o del futuro más positivas.

Y llegados aquí, hay que dejar claro que no tiene nada que ver la terapia cognitiva, que pretenden analizar en profundidad el distorsionado pensamiento de un enfermo de depresión para después deshacer esos dolorosos nudos cognitivos; con el “pensamiento positivo”, de El Secreto, De Rhonda Byrne y demás líderes de sectas, que pretenden adoctrinar a base de hacer repetir consignas repetitivas a sus feligreses “yo lo valgo, yo merezco ser feliz, yo merezco un chalet al lado del mar…”. Para que los lectores se hagan una idea de las diferencias de complejidad entre ambas escuelas, digamos que sólo una página de la Crítica del Juicio de Kant, contiene más complejidad que todo el libro de El Secreto de Ronda Byrne.

Una vez aclarado el posible malentendido, entremos en materia… En este artículo, enseñamos una terapia cognitiva para ser felices.

Los compuestos de la realidad

terapia cognitiva para ser felicesImaginémonos dos recipientes, por ejemplo, dos tubos de laboratorio. Ambos recipientes están situados encima de una mesa, son idénticos, y tienen una escala que sirve para medir su contenido. El recipiente 1 es el recipiente de la materia; y el 2 el del espíritu. En el recipiente 1, el de la materia, tenemos un líquido de color granate; en el recipiente 2, el del espíritu, tenemos un líquido de color azul claro. Los recipientes son iguales, pero el líquido contenido en ellos no. En el recipiente 1, el de la materia, hay más líquido que en el recipiente 2, el del espíritu.

El líquido del recipiente de la materia es la metáfora del elemento material que sostiene nuestra vida, del sustrato físico, irreductible a algo espiritual, que es sostén de todo lo que existe en el Universo, incluyendo sostén del mundo espiritual. Por tanto, todo lo físico, desde una casa hecha de ladrillos, cemento,… hasta un bocadillo de chorizo… pertenece al mundo material, es líquido de nuestro tubo de ensayo 1. Y el líquido del recipiente del espíritu es la metáfora del elemento espiritual del mundo, de nuestra alma, de nuestra conciencia, irreductible al mundo material. Surge del mundo material, pero es algo más que el mundo material (el todo es más que la suma de sus partes). Este es el elemento del que se forma nuestra alma, nuestros deseos, nuestros anhelos, y por supuesto, nuestro estado de ánimo.

La ontología de nuestro mundo se rige por unas normas. En el caso de nuestro mundo, el líquido del tubo 2 no puede ser nunca mayor que el líquido del tubo 1. Y esto es debido a algo que ya hemos dicho: el espíritu es algo más que la materia, pero en nuestro universo, el espíritu no se puede dar si no hay una materia que lo sustente (el personaje Sauron de ESDLA consigue pervivir durante un tiempo sin materia en la espera de su nuevo cuerpo, que será conseguido una vez encuentre el anillo único… pero con un gran coste y con un gran sufrimiento…)

En la imagen que he creado (pendiente de subir, debido a problemas técnicos), vemos que en el recipiente número 1 hay más líquido que en el recipiente número 2. Este es un caso en donde el pensamiento nos está juzgando una mala pasada. La materia pone una potencialidad para que, desde ella, se desarrolle el mundo del espíritu. Esto es un drama cósmico: al principio del Universo (o sea, al principio de uno de sus ciclos) las fuerzas materiales son tan bestiales que no se puede desarrollar espíritu en él. El universo tiene que verse sometido a eones enteros de disiparse de su energía (entropía) para que esas terribles fuerzas materiales puedan albergar espíritu, conciencia, vida.

Y ya en nuestro planeta… el espíritu es plenamente posible. La humanidad participa de ese espíritu, y ha conseguido exprimir la materia que queda (muy poca, pero que da para muchísimo) para crear un cerebro y un cuerpo que es capaz de mantener un mundo espiritual muy rico. Tan rico es este mundo espiritual, que el elemento de nuestro tubo espíritu, podría en condiciones normales exprimir al máximo el elemento materia, o sea, en condiciones normales, debería de haber la misma cantidad de líquido en nuestros tubos.

¿Y por qué en nuestra imagen no hay la misma cantidad de líquido en los dos tubos…? Pues porque la imagen representa el nivel de líquidos en los tubos del cerebro de una persona con depresión.

En una persona normal, el nivel del tubo espíritu sería igual a el nivel del tuvo materia, pues ya hemos dicho, que los hombres podemos exprimir a fondo la materia, tanto que conseguimos generar un nivel de líquido espíritu tan alto como es de alto el nivel de la materia (recordemos, nunca mayor, pues el espíritu en este lado de la existencia, necesita estar sustentando por la materia; aunque recordemos también, al revés no pasa, puede haber materia sin espíritu).

Y esto quiere decir que necesitamos muy poco para ser felices, porque aunque tengamos pocas cosas materiales, nuestras grandes capacidades como entes orgánicos-espirituales, hace que podamos aprovechar la cantidad del líquido de nuestro tubo de materia para generar otra cantidad de líquido igual en el tubo de espíritu.

Las personas con depresión tienen que hacer el esfuerzo por ver que, con lo que tienen en su tubo de materia, pueden generar una dosis más alta de líquido en el tubo del espíritu.

En el libro de Rhonda Byrne, El Secreto, se propone precisamente algo que hemos dicho que no puede ser: propone que los hombres debemos de aumentar el nivel de líquido del tubo espíritu, llegando este nivel a superar el nivel del líquido del tubo materia. Pero ya hemos dicho que en este Universo esto no puede ser: el espíritu tiene que estar sustentando SIEMRPE por la materia, salvo que seamos Sauron, y por poco tiempo…

O lo que es lo mismo: el libro de El Secreto es la mamarrachada padre…

Cómo superar la depresión con terapia cognitiva

Por tanto, la terapia cognitiva para superar la depresión y ser felices debe de ir encaminada a ver que, con el nivel de líquido materia que tenemos, es suficiente para generar otro tanto igual en nuestro tubo del líquido espíritu. A veces, puede pasar que esto no sea así: o sea, que la materia que tengamos no nos de para demasiado… aunque consigamos generar a partir de ese líquido materia un nivel igual de líquido espíritu, esto no nos da lo suficiente para ser felices. Por ejemplo, puede que pasemos hambre; puede que vivíamos en la calle; puede que estemos encerrados en un zulo;… Pero hasta en los países más pobres de África, con poca materia, consiguen altas dosis de felicidad. Una vez que ya tenemos lo justo, la materia justa, entonces debemos de empezar a combatir nuestra depresión por medio de la terapia cognitiva: o lo que es lo mismo, por medio de la generación de liquido en el tubo espíritu hasta que este iguale (nunca puede superarlo) el nivel del líquido del tubo de la materia.

Explicaremos en otro artículo esta terapia que nos permita igualar los líquidos de los flujos de nuestra alma… Por lo demás, es posible que más de algún cientificista, positivista, antiidealista,… se me haya quedado de piedra con un artículo como este… Aun así, ya digo que a Íker Jiménez tampoco le debe de gustar mucho este artículo…

Continúa en Cómo hacer terapia cognitiva para superar la depresión

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Los distintos tipos de inteligencia y la felicidad (8)
  • Terapia cognitiva dinámica contra la depresión (5)
  • Personas paranoicas versus personas sociales (4)
  • La depresión como enfermedad que impide disfrutar de la vida (4)
  • Grandes ideas acerca del sentido último de la realidad (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>