Terapia con arte contra la infelicidad

Los occidentales han sido, por un lado, ciudadanos agraciados; pero por otro, ciudadano desagraciados. Agraciados por ser ciudadanos de países ricos; pero desagraciados por ser ciudadanos de países llenos de enfermedades mentales… Muchos males mentales han azotado la salud de occidente; depresión, ansiedad, estrés, neurosis,… Ante tantos males mentales de tan variada dimensión, se ha creído que la mejor forma de combatir estos males es mediante química: tranquilizantes, antidepresivos, ansiolíticos,… Pero estos medicamentes comúnmente no solucionan los problemas, simplemente los alivian durante un tiempo, y a veces, los empeoran con el tiempo. Por eso en este artículo enseñaremos a servirnos del arte como terapia para aliviar distintos males psíquicos. Quizás esta terapia no nos sirva más que para aliviar nuestros problemas psíquicos, pero ese puede ser un buen paso para después atajar de raíz nuestros males mentales. En este articulo, terapia con arte contra la infelicidad.

Convivir con personas interesantes

Escribir este blog me está sirviendo para reflexionar sobre muchas cosas. Por ejemplo, sobre las relaciones de pareja. De alguna manera, he encontrado el método definitivo para ligar… pero que nadie se preocupe, Mario Luna, y demás gansos graznadores y estafadores sectarios, no van a poder usar este método. El método en cuestión consiste en que, cuando estamos en las conversaciones, en las situaciones, en los momentos en donde de alguna manera “creamos interés” y “creamos confort” con la chica, esta chica debe de sentir que si entrásemos en su mundo, nosotros, los que intentamos ligar…, su vida se tornaría casi en un sueño hecho realidad.

Y precisamente, el modelo más poderoso a la hora de hacer los sueños realidad, es el arte. Las personas más interesantes a la hora de convivir con ellas en el día a día (y es que, por ahí de fiesta, todos podemos ser muy interesantes…), son las que tienen ese algo de estético y de artístico que tiene el arte. El arte debe de salir de los libros, de las academias, de la cultura muerta, y empezar a ser el modelo principal de eso que podemos llamar crecer como personas, y de eso que podemos llamar ser seductores y ser interesantes.

Distintas terapias con arte

1. Terapia con arte contra la depresión. No puedo por menos de recordar la primera vez en mi vida que yo tuve miedo a morir… Estaba leyendo “El señor de los anillos”, y me estaba gustando tanto que llegué a tener miedo a morir sin saber lo que pasaba al final de la novela… Engancharnos a una buena novela, ir leyéndola poco a poco, cada día un poco, puede constituir una buena dosis de felicidad diaria. Para ello, elegiremos una novela que nos cause verdadero interés, y tengamos verdadera ganas de leerlas, e iremos leyendo un poco cada día, aconsejablemente, con una rutina, por ejemplo, leemos 1 hora al día después de cenar.terapia con arte contra la infelicidad La sensación de ir desvelando poco a poco una trama, de ir internándonos en un mundo paralelo, de, por una hora, escaparnos del dolor de la depresión, puede suponer una dosis diaria de felicidad que ayudará a combatir nuestra depresión. El coger esta rutina de leer una hora diaria una novela que nos guste, hará que ya desde el principio del día estemos impacientes por que llegue esa hora diaria tan especial y eso genera felicidad… Además, leer novela nos hace cultos… y estaremos más cerca de ser ese hombre o mujer seductor del que hemos hablado arriba… Por lo demás se que ha veces los enfermos de depresión no tienen ganas de hacer nada, pero hay que intentar forzar un poquito, intentar recordar al cerebro que estas cosas antes nos gustaban…

2. Terapia con arte para ser feliz. Hemos hablado en la primera terapia con arte de rutinas diarias. En este caso seguiremos usando el poder de generar felicidad de las rutinas, por supuesto, rutinas referidas al ocio (aunque las rutinas de trabajo aportan también felicidad además de un soporte mental importante). En este caso, por ejemplo, podemos ir una vez a la semana al cine. Siempre el mismo día, a la misma hora, incluso en el mismo sitio. Es recomendable encontrar una compañía para practicar este peculiar terapia, pero podemos hacerlo solos sin problemas (salvo que ir solos al cine nos genere estrés). Con todo, por ejemplo, iremos los jueves al cine… La antelación de los preparativos; las expectativas sobre la película, los meros momentos de investigar sobre qué película merece la pena, y la antelación de el placer de estar en el cine por un par de horas, nos irá generando a lo largo de toda la semana, mucho antes incluso de que comience la sesión, una serie de estados mentales muy beneficiosos y que nos ayudarán a ser más feliz.

3. Terapia con arte contra todos los males. Esta es la mejor terapia de las tres. Consiste en básicamente, aprender un arte que tengamos ilusión por aprender. Nos pondremos también una rutina diaria y semanal, en este caso será una rutina de trabajo, pero un trabajo que nos traerá grandes beneficios mentales. Por ejemplo, podemos dedicarle 2 horas al día, 5 días a la semana a aprender este nuevo arte. En este caso, damos un salto al otro lado del arte: en vez de disfrutar del arte, aprendemos a crearlo. Los beneficios psicológicos que puede traer iniciarnos en un arte, sobre todo si es el primer arte en el que nos iniciamos como creadores, serán inmensos. Y para terminar, damos una serie de ideas sobre cual debe de ser el arte en cuestión (es aconsejable que sea sólo 1) en el que debemos de iniciarnos. Así, aprender este nuevo arte nos traerá beneficios que van más allá de mejorar nuestra salud mental: aprenderemos poco a poco a recorrer ese camino hasta llegar a ser personas seductoras, que tienen ese algo que tiene el arte.

–Pintura. Podemos aprender a pintar paisajes, retratos, bodegones, incluso escenas imaginadas,… Hay varias técnicas pictóricas, la acuarela, el óleo, carboncillo (no se mucho de esto…) Es conveniente elegir una técnica que nos guste por algún motivo especial, quizás las acuarelas nos gusten estéticamente, además de que nos puede recordar a los olores de la infancia… A partir de ahí, se trata de estar inspirados, ponernos delante de un bonito paisaje,… y empezar a aprender a pintar.

–Dibujo. El dibujo en papel también admite distintas técnicas, pero básicamente consiste en coger un lápiz o un bolígrafo, y ponernos a dibujar. Los cómics pueden ser un buen filón para que inspiren nuestros dibujos. Podemos por ejemplo aprender a dibujar dragones, elfos, enanos… y quizás, quien sabe, si no llegaremos a tener una buena idea que terminemos por explorar mediante la creación de un cómic de fantasía.

– Música. Aconsejo sobre todo la guitarra o el teclado. Hay otros instrumentos, como el violín… pero parece que los que se han terminado imponiendo como los más aprendidos por su versatilidad son estos dos. La guitarra da un enorme juego… en no mucho tiempo podremos estar componiendo nuestras propias canciones, y hacernos desde un cantautor crítico con el sistema; hasta un gran compositor de nanas de cuna a guitarra y voz; y el teclado da también muchísimo juego. Con él podemos componer desde composiciones que hagan las competencias a las melodías de Bach; hasta composiciones de ordenador, mediante la conexión entre el teclado MIDI y el ordenador. Por lo demás, ver como vamos avanzado día a día con el uso de nuestro instrumento, y ver cómo incluso somos capaces de empezar a componer nuestras propias melodías, hará que nos de todo un subidón de ánimo y de autoestima, que puede llegar a curar todos los males…

–Escritura. Aprender a escribir también puede ayudarnos considerablemente a curar todos nuestros males… Ya he hablado de algún método para aprender a escribir. Lo recuerdo aquí: empezaremos un blog, y en él le dedicaremos un apartado al espacio de pensamiento y reflexiones; y cada entrada en este apartado, tendrá una entrada correspondiente en el otro apartado, en la que esos pensamientos y esas reflexiones tendrán un relato que los ilustrarán. Por tanto, a cada entrada de reflexión le corresponde un relato de ficción, un cuento, y así aprenderemos qué es de verdad el arte, y su estrecha conexión al mundo del pensamiento. Esta terapia con la escritura cura todos los males, porque aprender a escribir cuentos y aprender a pensar aumenta considerablemente nuestra inteligencia, y la inteligencia, fuera de tópicos, nos puede hacer mucho más felices en la vida

En fin, el arte no es la panacea de todos los males, pero puede servir para bastante más que para disimular una realidad desagradable, al modo de una fina seda que es tirada por encima de un montón de estiércol… Lo cierto es que yo a veces he creído que el arte es la panacea de todos los males… Y un largo recorrido por el mismo me ha hecho ver que hay muchas soluciones en el arte, es cuestión de sacar el arte a la realidad cotidiana, y hacer que este abandone su enclaustrado lugar en los museos, en las salas de conciertos,… y penetre de lleno nuestra vida.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Terapia de grupo (6)
  • Datos interesantes sobre la mente humana (5)
  • Cómo curar la depresión (5)
  • Mi terapia contra la depresión (5)
  • Diez consejos para sentirse bien (5)
  • Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>