Tomar las grandes decisiones de nuestra vida

Tomar las grandes decisiones de nuestra vidaDesde luego que muchos nos hemos encontrado a lo largo de nuestra vida ante una serie de disyuntivas que nos hacen elegir entre una u otra cosa (a veces entre más de dos cosas). Es muy difícil elegir bien y por lo general todos terminamos eligiendo mal. Por eso la experiencia como se suele decir, es un grado, y la experiencia ajena puede ayudarnos a acertar en nuestras decisiones. Esto más o menos quiere decir que si nos dejamos guiar por otras personas que en su día se equivocaron, a nosotros nos será mucho más fácil acertar a día de hoy. La autoayuda de alguna forma se ha definido como “lo que le diría a mi yo pasado desde mi yo futuro”. Y es cierto que yo si volviese para atrás y tuviese que tomar ciertas decisiones, la visión de todo este tiempo que ha pasado entre estos dos puntos haría que las decisiones tomadas fuesen muy distintas. Podemos citar un pasaje de Bukousky:

“Me gustan las personas desesperadas, con mentes rotas y destinos rotos. Están llenos de sorpresas y explosiones. Me encuentro bien entre marginados porque soy un marginado. No me gusta ser modelado por la sociedad.”

Con tanta decisión errónea terminamos un poco “rotos” en nuestra vida. Supongo que actualmente los españoles vivimos en un país “roto” por haber tomado en el pasado decisiones no acertadas. Pero a veces un error se termina convirtiendo con el tiempo en un acierto. De cualquier forma debemos de aprender a ver lo bueno de nuestros errores. Para Shopenhauer el propio Universo mismo era un error, debido a que un mundo tan macabro y cruel nunca debería de haber existido, siendo el Universo algo así como un error de los dioses que hizo que la materia empezase a moverse azarosamente hasta que al final creó algo cuando nunca debería de haber creado nada. De cualquier forma si yo por ejemplo hubiese “acertado” en mis decisiones pasadas yo ahora sería informático y trabajaría 10 horas al día por un salario normal. No estaría en el paro, pero este blog no existiría. Y yo mismo como poeta y como pensador tampoco. ¿Seguro que existen los errores? En este artículo, tomar las grandes decisiones de nuestra vida.

Cómo no equivocarse en las decisiones

Ya los sabios estoicos de La Antigüedad creían que la razón humana era una herramienta fundamental para alcanzar la felicidad. Y es que, cuando tomamos decisiones, y sobre todo cuando tomamos esas decisiones que son tan importantes para nuestra vida, es cuando la razón tiene un papel fundamental: se trata de “adivinar” un poco los cauces por los que fluirá nuestra vida. Es un poco como si nos trasladásemos de forma mental hasta dentro de 10 años. Y desde esa perspectiva privilegiada, miraremos para atrás y veremos todo lo que nos sucederá en esos 10 años. Con esa información, veremos errores, aciertos y demás. Y luego regresaremos al presente, en donde informaremos a nuestro yo presente de lo que tenemos que hacer para evitar los errores y tomar las decisiones adecuadas que harán que nuestra vida sea lo más feliz posible (un poco como en la película “Regreso al Futuro”, vamos al futuro para intentar solucionar allí los conflictos que nos sucederán si no cambiamos nuestro rumbo).

Por eso es tan importante adelantarse al presente, visualizar de alguna manera lo que nos puede suceder. Seguro que si los que estamos por aquí miramos solo un par de años para atrás, es posible que muchas cosas de las que hemos hecho en estos dos años las hubiésemos hecho de forma distinta. De cualquier forma, nunca está claro siquiera lo que es el éxito, cuanto más para querer averiguar claramente el camino del éxito.

Nuestras grandes decisiones del presente

Yo me he equivocado en mi vida mucho. Pero no estoy seguro que a la larga esos “errores” puedan haber resultado muy producentes. Depende de muchos factores y los próximos meses pueden ser muy importantes para ver si yo al final soy un completo equivocado, o algo de razón llevaba. De cualquier forma mi fobia social hizo que yo naufragase sin poder tomar apenas decisiones. Y a día de hoy tampoco puedo tomar demasiadas decisiones. En cambio, estoy al amparo de las consecuencias de mis decisiones pasadas. Pero como todos tenemos que tomar algunas decisiones, yo visualizo el futuro, y partiendo de esta información ventajosa, tomo una serie de decisiones. Mi blog es uno de los más morbosos de la bloggosera… así que nadie se escandalizará de que las ponga a continuación por escrito. Algunas de ellas son recientes; algunas de ellas se mostrarán en el futuro como acertadas; y otras como equivocadas:

Mis decisiones para los próximos meses:

1. No voy a abandonar este blog. No me genera mucho beneficio… o mejor dicho, el beneficio que me genera por hacer publicidad de mi propia persona, es el equivalente a unos 5.000 euros. Y eso subirá según suba este blog de ranking… En una época de bonanza económica este blog ya me hubiese dado trabajo (como bien dice Risto Mejide “si no tienes un producto, véndete tú”)

2. Voy a escribir una segunda novela, después de mi “Reina de los Hielos”. Mi género literario es desde luego la fantasía, terror, ci-fi… aunque siempre con un toque de realismo puro y duro. Y si he empezado en la novela con una de Alta Fantasía, mi siguiente novela será de terror. Contará la historia de la niña suicida Alexa Evangelines, de la prima de Alexa, Helena, de un extraño personaje llamado Evaristo García, de unas extrañas apariciones…

3. Voy a hacer un master de algo que no tiene nada que ver con las letras… No quiero dar mucha información sobre esto. Un master por mi cuenta, por Internet hay mucha información y cursos gratis, y puedes crearte tus propios estudios “a la carta” y de este modo no te libras de estudiar, pero te libras de tener que pagar las abusivas cifras que valen los master. Este tipo de estudios no tiene validez oficial… pero ¿a quién le importa a día de hoy eso? Cada vez a menos gente. A día de hoy se puede demostrar lo que sabemos y lo que valemos de muchas formas. La época de pijos e ignorantes con título, que se creen muy buenos por “ser oficiales”, está acabando. Lo bueno de este master por mi cuenta es que me garantiza que en un año como mucho ya tendré un trabajo con el que poderme pagar mi abundante gasto en ropa y en cursilerías como perfumes que yo antes detestaba…

4. Me emparejaré y formaré una relación estable. Esto me choca mucho a mí… antes yo no tenía la madurez mental para hacer estas cosas; es más, yo creía que nunca en mi vida alcanzaría la madurez mental para vivir y convivir con una pareja, por eso yo me veía a mi mismo de “single”, o sea, persona liberada que no quiere pareja y que busca sexo esporádico nada más. Ironías de la vida tuve que probar lo del “sexo esporádico” para que me asquease lo de vivir sólo y lo de no tener novia reconocida (a raíz de lo del sargeo y de lo de ligar en discotecas, he llegado a la conclusión de que los hombres en las discotecas “sargean”; las mujeres, zorrean… No busquéis el amor de vuestra vida en una discoteca porque os vais a arrepentir; o en el mejor de los casos, vais a perder el tiempo).

5. Seguiré luchando contra mi último demonio. Solo me queda un demonio por vencer de mis viejos demonios pasados. Ya queda poco; ya despunta el alba. Y la batalla tendrá lugar al amanecer.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • La vida como sucesión de ciclos (4)
  • La clave de la felicidad: estar a gusto en tu casa (4)
  • Hablar con nosotros mismos para superarnos (4)
  • Cómo estimular nuestra vida (3)
  • Los recuerdos de la infancia (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>