Tres grandes modos de vida

A muchos nos gusta el tema del crecimiento personal y el desarrollo de nuestras capacidades. Lo primero que tendríamos que aprender al respecto es que crecer es aprender: desde aprender informática; hasta aprender sociabilidad; pasando por aprender a hacer el pino. Cuando nos leemos un libro de autoayuda por lo general, no aprendemos nada: simplemente hemos estado varias horas leyendo cosas como “quiérete a ti mismo” o “tú puedes”. ¿Qué hemos aprendido que no supiésemos antes? Nada. Eso no es crecer: es mantenerse igual pero con un ego aún más insoportable. Para crecer tenemos que aprender, no sirven remedios mágicosTres grandes modos de vida tipo “poner nuestra mente en sintonía con las fuerzas espirituales del cosmos”. Eso lo creía mucho Paulo Coelho en otra época, cuando él, que nació en una familia rica, veía que sólo con “poner su mente en sintonía con el cosmos”, tenía todo lo que quería… pero porque lo podía comprar. Ahora parece ser que Coelho se ha vuelto más huraño, menos optimista… ahora Coelho es viejo, sabe que le queda poco de vida y que el dinero no le va a dar eso que él quiere como dijo en la más maravillosamente estúpida de sus muchas frases estúpidas:

Cuando quieres algo el universo entero conspira para que tú puedas conseguirlo.

Cuando quieres algo más te vale que te pongas  a conspirar tú en contra del puto universo para arrancarle a este lo que tú quieres… con planificación y con trabajo.

Yo presumo de que tengo unos lectores de 120 de cociente intelectual de media (y puede que me quede corto). Las personas que me encuentran por Google y no les intereso porque no me entienden ya han dejado de leer mi artículo al llegar aquí. Yo no doy esas soluciones rápidas que se suelen demandar en la era de “no tengo que hacer nada porque no tengo trabajo pero tengo prisa igual”… Yo creo que con una mezcla entre inteligencia y trabajo se puede conseguir muchas cosas. No todo. Otra maravillosa frase estúpida de la autoayuda, podríamos hacer una recopilación:

Impossible is nothing (nada es imposible)

Este tipo de chorradas las suelen creer gente que como Coelho, han tenido todo puesto y dado desde que nacieron porque nacieron en una familia rica. ¿No me creéis? Pues juntad a todos los gurús de la autoayuda, y luego calculáis la media de la renta per cápita de todos estos iluminados… Los que nacimos en clases medias hemos tenido que luchar mucho para conseguir algo, nosotros hemos tenido que conspirar en contra del universo, no tuvimos todos echo por nacer en una familia rica como Coelho (acabo de mirar la Wikipedia, dice que de clase media-alta y Coelho tampoco es tan viejo como yo le he puesto…). Aun así, podemos cambiar, podemos conseguir cosas, podemos arrancarle al Universo eso que queremos… con inteligencia y con trabajo. Dos meses es el tiempo mínimo para lograr una gran mejora en nuestra vida: desde encontrar trabajo; hasta mejorar y crecer como personas. Pero a veces no se trata de mejorar como personas; si no de simplemente, empezar a vivir de otra forma. Son dos cosas:

-Crecer como personas

-Vivir siendo igual de otra forma

De alguna manera algunos hombres que pasaron mucho tiempo en la alocada forma de vida occidental, cuando se relajaron, cuando se fueron durante un año vivir a La India, ellos decían que se habían transformado: ahora no eran tan egoístas, tan amargados, tan estresados… A veces cambiar de forma de vida puede mejorarnos como personas. Yo más bien creo que seguimos siendo la misma persona: pero ahora simplemente usamos mejor nuestra persona. Es como si fuésemos una llave inglesa: aunque sigamos siendo la misma llave, al aplicarnos a otras tuercas pues funcionamos mejor. Por eso no todo es crecer como personas (a lo que le dedicamos más del 90% del tiempo de este blog). A veces simplemente se trata de cambiar nuestro modo de vida. En este artículo, tres grandes modos de vida.

Tres modos de vivir

He estado viendo un vídeo del programa Para todos la 2, en donde sale el ya famoso psicólogo Rafael Santandreu http://www.rafaelsantandreu.es/ hablando sobre los modos de vida. Me cae bien este psicólogo quizás porque tiene las pelotas de ser de los pocos escritores que se meten con libros tipo “El Secreto” a pesar de la gran presión por parte de la sociedad de intentar agilipollar a la gente con lecturas tan insustanciales. Ha estado hablando de modos de vida, de formas de vida, de otras distintas formas de vivir. Rafael Santandreu apuesta por una de estas formas de vida: una vida sencilla, de pequeños placeres, y un poco en sintonía del budismo, una vida alejada de las mundanas preocupaciones que nos constriñen en el ajetreado modo de vida occidental. Pero para ir por partes, Analizamos tres grandes modos de vida en “modo lista”.

1. La vida hippi: pues es la vida de la tranquilidad, del disfrutar de la familia, de la comida, de la naturaleza, del no comerse la cabeza con la preocupación por los negocios, por el trabajo, por que si me despiden o porque si no tengo que pagar la hipoteca… como un “hippi” no tiene grandes gastos pues tampoco tiene que trabajar mucho y tampoco tiene muchas preocupaciones.

2. La vida pija: es contraria a la anterior. Resulta que nosotros somos un hombre y mujer con la mayor fealdad física inimaginable; una fealdad sólo equiparable a nuestra fealdad moral. Por tanto, siendo tan feos se trata de “tapar” esa fealdad, esa falta de profundidad, esa maldad moral incluso, con grandes coches, con un chalet, con un par de pisitos, con buenos trajes, con buenas colonias, con una afición a algún que otro partido político para así aparentar que estamos comprometidos por el futuro de nuestra patria… Para mantener este modo de vida hace falta mucho dinero, que se puede sacar de dos fuentes: del trabajo (por lo que nos mataríamos a trabajar); o simplemente robando de algunas de las muchas maneras que te deja robar nuestra sociedad sobre todo si eres rico.

3. La vida humanista: es un poco más intermedia que las dos anteriores: trabajamos y nos agobiamos; pero para mejorar el mundo y para mejorar nosotros; apreciamos las riquezas, pero en su justa medida; apreciamos la tranquilidad, pero sabemos que a veces hay que agobiarse para conseguir cosas importantes. Es un punto intermedio, una solución que se aleja de las dos extremas anteriores. El conocimiento debe de ser fundamental en la vida humanista, pues como hemos empezado diciendo, con el conocimiento mejoramos, porque nos transformamos. Si para el pijo el conocimiento es una forma de aparentar con títulos que poder colgar en las paredes de sus chalets (o como una forma de travestirse de “persona experta” para así poder entrar en la política para robar, que se lo digan a Bárcenas, experto en finanzas, sobre todo las ajenas…); y para el hippi el conocimiento es una banalidad que pone a occidente en la rueda de la industria y hace que las personas no estén tranquilas, relajadas, disfrutando de esos pequeños placeres… para el humanista el conocimiento es fundamental, porque con él crece, con él mejora su sociabilidad, con él tiene éxito económico, aprende a usar ordenadores, aprende a crecer como persona, en definitiva. Aunque por supuesto hay que poner la teoría en práctica cuanto antes, pero Bill Gates y demás no podrían haber creado sus imperios prácticos sin conocimiento.

Conclusión sobre tres grandes modos de vida

Y es que decía que había estado viendo ese programa de para todos la 2 en donde hablaba Santandreu de los modos de vida. Me ha impresionado un ejemplo de modo de vida feliz que ha puesto: un hombre que ha vivido toda su vida en la montaña, en el campo, que no tiene Internet… por no tener ni siquiera tiene mujer ni sexo con mujeres. Y él es feliz igual. Sería un poco el modelo de la “vida contemplativa” que aún a día de hoy es aplicado a monasterios y conventos de España: vida monástica, con sentimiento de pertenencia a un grupo, con labores agrícolas, tareas caseras, con alejamiento del mundo exterior…

Lo cierto es que se puede ser muy feliz así. El sociólogo Webber criticaba que este modo de vida contemplativo no creaba la mentalidad necesaria para que se desarrollase el capitalismo, con sus negocios, con su ciencia, con su productividad… Y es cierto. De alguna manera se trata de encontrar ese punto intermedio. Si en nuestra vida aplicásemos la máxima de “no te preocupes y disfruta de la vida”, pues no avanzaríamos, porque para conseguir algo importante hay que preocuparse mucho y trabajar mucho. Pero sí es cierto que con poco se puede ser muy feliz. Yo mismo lo sabía desde hace tiempo, y muchas veces pensé en meterme a cura o a fraile… al fin y al cabo yo era un tímido insociable que disfrutaba de la naturaleza, de la tranquilidad… Después llegaron las mujeres y me pervirtieron. Se trata de encontrar nuestro propio camino en la vida. A veces, perdernos es parte de nuestro camino. Es cierto que podemos ser felices con poco; pero a veces la ambición puede más que la felicidad. Pero los que fuimos ambiciosos, debemos de recordar volver a ser felices con esas pequeñas cosas. Los pequeños placeres de la vida son los que más felicidad dan.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo aprender dos grandes formas de comunicarse (4)
  • El nuevo año de un blog para aprender a vivir (3)
  • La cultura del aprender (3)
  • Diez consejos para ser feliz en la vida (3)
  • Mediados de septiembre: nuevo curso o vuelta al trabajo (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>