Tres lecciones para atraer a los demás

Lo de gustar y atraer a los demás es algo que nos ha ocupado una parte de este blog. Por supuesto que mucha gente piensa en gustar a los demás porque están buscando pareja y no la encuentran, y al final entran en estos complejos temas de reflexión como una forma de intentar hacer que ellos puedas gustar y atraer al sexo contrario para así conseguir tener al final pareja.

Tres lecciones para atraer a los demás

greyerbaby

Pero yo siempre advierto a estos que las personas que más gustan y que más atraen, lo hacen ante todo el mundo, y no sólo ante el sexo contrario y ante posibles candidatos a pareja. Los peores hombres que conozco siempre quieren gustar mucho a una mujer bonita de la que se han encaprichado; pero no hacen nada por gustar a todas las personas en las que no tiene interés de algún tipo. Pero gustar y atraer es más genérico que sólo pretender atraer a personas interesantes del sexo contrario, o que sólo pretender gustar a personas en las que tenemos algún interés especial. En este artículo, tres lecciones para atraer a los demás.

Primera lección para atraer a los demás: la mariposa encabronada

A veces hay personas que son muy dulces, que son muy delicadas, que son atractivas por personalidad e incluso por físico… Los demás siempre se sienten atraídos ante una belleza y ante un carisma tan poderoso… Pero estas personas tan dulces y atractivas tienen un lado malo: son esquivas, son desconfiadas, se alejan de los demás cuando estos demás intentan penetrar la esencia de una personalidad tan atractiva… Al final, a estas personas atractivas pero delicadas las pasa lo que le pasó a una hermosa mariposa.

Un día, unos niños vieron en el jardín una mariposa de belleza enorme, con unas figuras en sus alas preciosas, con una forma de moverse delicada y atrayente. Los niños intentaron acercarse a la mariposa, como una forma de poseer su belleza y de participar de un misterio y un carisma tan profundo. Pero la mariposa le tenía miedo a los niños, y no les dejó que la tocasen, ni quiso saber nada de ellos. Al final, los niños que se sentían tan atraídos por la belleza de la mariposa, al ver que esta era reacia a abrirse a ellos y dejar que ellos participasen de su poder de atracción, al no conseguir nada con la mariposa, cambiaron su deseo de poseer a la mariposa por su odio ante una mariposa que no se abría a ellos. Y al final, los niños tomaron una escoba y decidieron destruir a esa mariposa.

A veces del amor al odio hay muy poco terreno. Si somos agradables y atractivos y no nos abrimos a los demás, es posible que estos se intenten vengar en contra de nosotros. Por eso, en esta primera lección para gustar a los demás, tenemos que aprender que ser atractivo no es sinónimo de felicidad precisamente, porque los demás pueden intentar joderte aunque seas una hermosa mariposa. Por eso, tenemos que aprender a tener carácter, a saber valernos por nosotros mismos, a saber ser luchadores y algo guerreros en esos momentos en donde es necesario defendernos… Ser atractivo no es ser un bonito florero; si no una persona que tiene por un lado mucho amor que dar; pero por otro, ser una persona que se sabe defender, que se vale por sí misma, que tiene voluntad propia, que puede mantener a los demás a raya si estos no se comportan bien con ellos… Ser atractivo no es ser un gilipollas que siempre sonríe y que siempre pretende ser dulce ante los demás. Al revés: gustan las personas con autonomía y con carácter.

Segunda lección para atraer a los demás: los hijos preferidos

Si les preguntamos a una pareja de padres que tiene varios hijos y varias hijas, cual de estos hijos son sus preferidos, siempre obtendremos de este tipo de padres la misma respuesta: todos son mis preferidos, queremos a todos nuestros hijos por igual. La respuesta es muy interesante, pero no porque sea sincera, si no justo por lo contrario: porque es mentira. Está demostrado que los padres que tienen varios hijos, siempre tienen una predilección por alguno de ellos. Y claro, muchas veces estos padres benefician casi sin darse cuenta a estos hijos preferidos: los dan más juguetes, mejor comida, los pagan los estudios, los cuidan más… Esto es mera teoría evolucionista: los padres tienden a beneficiar a los hijos que son predilectos para ellos, por que son más encantadores, más inteligentes, son más “buenos”, son más carismáticos… o lo que sea. Y así, estos hijos, más beneficiados por sus padres que sus hermanos, tienen mayores posibilidades de prosperar, y a su vez de dejar descendencia, y así esta descendencia de estos hijos preferidos prospera más que la descendencia de los hijos no preferidos debido a la mayor ayuda de sus padres. Como digo, todo esto es mera teoría darwiniana.

El poder de atracción y de gustar a los demás nos abre muchas oportunidades en nuestra vida, oportunidades de todo tipo: laborales, amorosas, sexuales, vitales… Para abrir estas oportunidades, nada mejor que intentar llevar nuestra personalidad a su máxima potencia, y a nuestra sociabilidad a su máxima potencia, para lo que recomendamos nuestro e-book Los Pilares de la Seducción. Por supuesto que, igual que es más fácil que seamos el hijo preferido si somos personas seductoras, también es más fácil que una mujer o un hombre nos escoja como posible pareja si somos personas seductoras. El gustar y la atracción funcionan en un ámbito más amplio que sólo en las relaciones de pareja.

Tercera lección para atraer a los demás: la contradicción dentro del mundo de la seducción

Dentro del mundo de la atracción y de la seducción hay una gran contradicción, que es la contradicción entre los siguientes enunciados:

a. Nos gustan las personas que son parecidas a nosotros, con nuestra misma inteligencia, con nuestras mismas aficiones, con una forma de entender el mundo parecida, con una personalidad parecida…

b. Nos gustan las personas que son educadas, que son inteligentes, carismáticas, que son divertidas, con confianza y vitalistas, y en definitiva, las personas que tienen todo tipo de virtudes.

Hay una contradicción entre estos dos enunciados. Imaginémonos que yo soy un cani que tiene una sccoter y que se tira todo el día escuchando “Reggaeton”. Entonces me tenderán a gustar las chonis que son mujeres sencillas, pero al fin y al cabo son como yo más o menos… pero un día, aparece delante de mí una mujer culta, delicada, encantadora, luchadora, con una mente compleja… que se llama Isabel, y yo, un cani, me enamoro perdidamente de esta mujer, que no se parece nada a mí. Al final comparo a esta mujer con mi Jenny, que es como yo, sencilla y no muy profunda. Y al final pienso que mi Jenny me gusta porque es una tía que está en mi onda y que entiendo muy bien; pero Isabel me gusta porque es una tía encantadora que tiene un montón de virtudes, y aunque no sea como yo pues me enamoro perdidamente de ella.

Digamos que en la atracción hay una contradicción, de que por un lado nos tienden a gustar las personas que son como nosotros; pero por otro lado, nos tienden a gustar las personas que son “virtuosas”, simpáticas, inteligentes, carismáticas, con buena conversación… Por esto mismo, para atraer a los demás, ya de cara a iniciar con estos “demás” una relación sentimental, tenemos que atender a estos dos factores:

-Por un lado, tenemos que saber que es más fácil atraer a personas parecidas a nosotros

-Y por otro lado, tenemos que saber que si tenemos algo interesante, alguna virtud, dentro de nosotros, más fácil será atraer y gustar a los demás, independientemente de que los demás sean distintos o iguales a nosotros

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Grandes preguntas y respuestas sobre la seducción (9)
  • La madurez como clave para atraer (8)
  • Cinco cosas que dificultan ligar (8)
  • Cómo empezar una relación de pareja (8)
  • Distintas formas de gustar (8)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>