Vivir rápido o vivir lento

“Vive rápido, muere joven y deja un hermoso cadáver”

vivir rápido o vivir lentoLa frase de arriba se convirtió en una especie de lema entre toda una generación de actores y de estrellas de Hollywood. James Dean nunca tuvo intenciones de morir joven, pero se puede considerar uno de los seguidores de tan nefasto lema. Desde su llegada a Hollywood, Dean cometió algunos excesos y tuvo varias amantes. Entre ellas, la única mujer a la que de verdad quiso: Pier Angeli. Esta lo terminó dejando para casarse con otro tío. Dean se puso el día de la boda de Angeli con su moto delante de la iglesia y la aceleró todo lo que pudo para hacer el máximo ruido posible… Dean murió con sólo 24 años en un accidente de tráfico, causado por culpa de otro conductor que se le echó encima. Tiempo después, Angeli se suicido, muriendo también muy joven, con 39 años. En su nota de suicidio podía leerse exclusivamente “James Dean fue al gran amor de mi vida”.

De alguna manera, con este caso de James Dean podemos ver las grandezas y las miserias del vivir rápido. Dean se dejó arrastrar por los impulsos de su más apasionada juventud. Desde luego, la posición privilegiada como actor de Hollywood de Dean le ayudó a poder cometer excesos. Tampoco tenía que preocupase por pensar en el futuro, pues lo tenia solucionado. Parecía que Dean lo tenía todo, podía vivir todo lo rápido que quisiera y aun así tener un futuro garantizado… pero no fue así. Curiosamente, parece que el propio James Dean llegó a presentir su propia muerte: el día antes, le dejó su gato a Elizabeth Taylor para que lo cuidase, pues temía que algo le podía estar a punto de ocurrir. En este artículo, vivir rápido o vivir lento.

Los ricos también lloran

No se si se puede considerar a James Dean como una víctima del “vivir rápido”, pues al fin y al cabo él no tuvo la culpa de su propia muerte (aunque se dirigía a participar en una arriesgada carrera de coches… seguramente por eso presintió que le podía ocurrir algo) Pero la mentalidad de “vamos a comernos el mundo rápido, no sea que mañana ya no estemos vivos” puede y suele causar muchos estragos…

Ayer mismo leía sobre Elvis Presley. Murió con sólo 42 años víctima de sus propios excesos. En este caso, los tranquilizantes y la comida… Murió de un infarto como consecuencias de su mala salud, causada por los dos vicios expuestos. Cuando uno se cree que lo tiene todo, siente que ya no tiene que hacer nada por conseguir algo. Y eso no es algo necesariamente bueno.

Dos estrategias para vivir

La evolución nos ha hecho de dos grandes formas distintas. Así, el mero movimiento de adaptarnos al ambiente, terminará por “elegir” una de estas dos formas distintas de las que estamos hechos: vivir rápido y vivir lento. No coinciden exactamente con los valores extroversión-introversión. Es más, James Dean era una persona completamente introvertida, creo que exactamente igual que Elvis Presley.

Según las condiciones sociales, tendemos a preferir uno de estos dos tipos de personas: las mujeres africanas que han crecido en zonas de conflictos, prefieren a hombres con cara muy angulada, y de caracteres muy “echados para adelante”, poco pensativos, hombres de acción…

Pero las mujeres nórdicas y occidentales, prefieren a hombres más sensibles, de caras más redondeadas, que viven a medio camino entre el presente y un futuro que ellos preparan en el presente.

Son dos estrategias distintas. Por supuesto, en la humanidad la Evolución no actúa de forma directa: la historia y la cultura es un mundo dentro del mundo de la Evolución. Y la historia y la cultura pueden cambiar en cuestión de años. En España hemos visto un gran cambió en los últimos años. Hemos pasado de casi pasar hambre hace sólo una generación; a vivir en la opulencia… El resultado: no hemos sido capaces de adaptarnos al cambio de circunstancias en tan poco tiempo, y hemos cometido errores como el de la espantosa estrategia económica que se vislumbrara en el horizonte desde Maastricht.

De alguna manera, el Euro, la burbuja inmobiliaria, el ladrillo… era una estrategia de “vive rápido y muere joven”. Aunque creo que no ha quedaron un bonito cadáver de por medio… más bien algo feo y repulsivo.

Los psicólogos han detectado desde hace tiempo esta doble estrategia para vivir en los niños. En colegios de parvulario se han realizado experimentos al respecto:

Los investigadores colocaron a varios niños de forma individual sentados en una mesa. El niño estaba solo en la estancia, sentado delante de la mesa, en donde había un pastel. Los investigadores les fueron diciendo a los niños situados de esta manera, que podrían comerse el pastel dentro de 20 minutos. Si se lo comían antes, recibirían una regañina del profesor cuando este volviese a la sala. El profesor salía de la sala, y volvía al cabo de los 20 minutos estipulados. De esta forma, pasaron por el experimento varias decenas de niños, como hemos dicho, niños situados individualmente en una mesa, y en una habitación donde no había nadie. El niño quedaba durante esos 20 minutos sólo, delante del pastel que estaba deseando de comerse, produciéndose en él una gran ansiedad por la ganas de comerse el pastel. Así, se clasificaron a los niños en dos grupos, según los resultados del experimento:

-Los niños que no pudieron aguantar la ansiedad de esos 20 minutos delante del pastel sin comérselo.

-Los niños que pudieron aguantar la ansiedad de esos 20 minutos delante del pastel y no comérselo.

Los psicólogos fueron siguiendo la evolución de estos niños, según se iban convirtiendo en adultos. El resultado fue que los niños del primer grupo, habían logrado menos éxitos en la vida, no eran capaces de trabajar duro en el presente a cambio de tener resultados muy positivos en el futuro: ellos preferían trabajar pocos en el presente y tener un resultado, una recompensa, inmediata.

Los niños del segundo grupo, se mostraron como adultos con unas mayores expectativas de éxito profesional, pues eran capaces de trabajar muy duro en el presente sin tener resultados inmediatos; y a cambio, conseguir unos granes resultados, un gran premio, un gran pastel… pero en el futuro.

Conclusión sobre vivir rápido o vivir lento

Es evidente: antes, convenía hacer eso que dice el lema del principio del artículo, vivir rápido… pues el futuro no estaba asegurado. Pero con el futuro asegurado, como tiene hoy un niño al nacer, al menos 80 o 90 años de vida completamente asegurada, la estrategia de reservar hoy para tener más en el futuro, es mucho más adaptable y está sustituyendo a la antigua estrategia de “vive rápido, no guardes para mañana… a lo mejor no hay mañana”.

Por supuesto, los que sean capaces de adaptarse desde ya a los nuevos tiempos que ya están aquí, tendrán muchas más posibilidades de éxito en la vida. Trabajar hoy sin beneficio, para poder tener un beneficio gigantesco dentro de unos años, es una estrategia mucho más eficiente que trabajar hoy, desentenderse del mañana, y dilapidarse hoy los beneficios que conseguimos ayer.

Además, esta estrategia inunda todos los aspectos de nuestra vida: incluso en el ámbito sentimental… eso jóvenes muy inteligentes que parece que con  veinte y pocos se muestran completamente asexuales… no significan que lo sean: simplemente creen que aún no ha llegado el momento adecuado para comerse el pastel…

Por supuesto, los demás entenderán las cosas como les de la gana. Seguirán con su estrategia de intentar hacer pasar el vicio por virtud; y la virtud por vicio. En eso consiste la estrategia de la derecha. El resultado: ellos serán ahora personas muy virtuosas…

Quien se come un pastel hoy, se quedará sin comerse una gran tarta mañana. Quien ayer vivió del ladrillo, hoy no podrá vivir de la industria automovilística.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Aprender a cumplir años y envejecer (4)
  • La suerte de mi vida (4)
  • La actualidad de mi vida y el futuro de este blog (3)
  • Pensamiento positivo versus pensamiento poderoso (3)
  • Grandes Ideas sobre el éxito en la vida (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>